Mujeres de Churriana con Bizum y los euros en prueba

Mujeres de Churriana con Bizum y los euros en prueba Silvia P. Cabeza

Reportajes

Churriana, el barrio malagueño que estrenó el euro antes que el resto de españoles hace 20 años

  • La prueba del euro tuvo lugar durante cuatro días de 1998.
  • La alcaldesa Celia Villalobos y el ex ministro Rodrigo Rato participaron en los festejos.
  • La aplicación de pago por el móvil Bizum ha querido repetir el experimento.
Sofía C. Rodríguez Silvia P. Cabeza

Noticias relacionadas

“Olé mi madre, olé mi suegra y olé mi tía”. Las mujeres del malagueño pueblo de Churriana cantaban su versión de la emblemática melodía de la película Bienvenido Mr Marshall. Era el 30 de septiembre de 1998, el primer día y en el único lugar en que se probó el euro en toda Europa, tres años antes de que saliera para toda España.

Este año es el vigésimo aniversario del proyecto Euro Málaga, que convirtió al ahora distrito 8 de Málaga en epicentro de la economía europea. El miércoles sus habitantes volvieron a estrenar forma de pago, gracias a una campaña de la aplicación Bizum, que ofrece la posibilidad de realizar compras y transferencias con el móvil. EL ESPAÑOL viaja hasta el lugar para conocer de cerca el pueblo que siempre va un paso por delante.

A las nueve de la mañana del lunes 30 de septiembre de 1998, el pueblo de Churriana bullía de actividad. Acababan de abrir los bancos y los vecinos ya podían cambiar sus pesetas por euros, con los que pagarían todas sus compras durante cuatro días, hasta el 3 de octubre. Dos horas después, los establecimientos estaban colapsados. Los 12.000 habitantes de Churriana iban a ser los primeros en toda Europa en utilizar la moneda única y la “ilusión” se palpaba en el ambiente, al igual que el miércoles cuando se regodeaban en la cantidad de transferencias realizadas a través de Bizum.

Churriana, el primer pueblo de Europa que probó el euro por primera vez hace 20 años Silvia P. Cabeza

Así ilustra Rosa Mari, churrianera de toda la vida, la llegada del euro. Durante aquellos cuatro días se compró “de todo” en los 195 comercios que se pasaron momentáneamente al pago con euros. Desde flores hasta medicinas, toda excusa era buena para sacar las nuevas monedas del bolsillo. “Llegamos a celebrar una corrida de toros para pagarla con los euros”, presume la mujer.

Rosa Mari, churrianera y estrella mediática por un día

Rosa Mari, churrianera y estrella mediática por un día Silvia P. Cabeza

Adaptarse al cambio de pesetas a euros costó trabajo. Los vecinos tenían un único mantra en la cabeza: 1 euro son 166 pesetas. “La gente iba a todos lados con la calculadora en la mano”, ríe Mercedes, “churrianera adoptada” desde 1990. Hoy la han cambiado por el smartphone. José, el párroco, explica con una sonrisa los problemas que tuvieron con los euros los habitantes más mayores, que se dedicaron a sacar su dinero del banco para contarlo e ingresarlo de nuevo, porque si no, “no se fiaban” de tenerlo todo.

Verbena por el euro

A pesar de las dudas, “fueron unos días de fiesta y verbena”, recuerda Mercedes en los que no pudieron faltar las autoridades políticas. La entonces alcaldesa de Málaga Celia Villalobos y el ex ministro de economía Rodrigo Rato acudieron al evento, y fueron recibidos por las mujeres del pueblo, mientras cantaban la canción “americanos os recibimos con alegría” de la película Bienvenido Mr Marshall, según rememora Rosa Mari para EL ESPAÑOL. El pasado miércoles ambos estaban bastante alejados del lugar. 

Hoy Churriana despierta con 2.213 habitantes más que hace veinte años y convertida en un distrito más de la ciudad de Málaga, pero conserva el mismo “alma de pueblo” de siempre. La prueba del euro “cambió la vida a todos” los vecinos y Rosa Mari se emociona al contar que “muchas de las familias que emigraron por trabajo han vuelto por amor” al lugar desde el acontecimiento.

Las monedas utilizadas para la prueba tuvieron poco que ver con los euros que manejamos actualmente. Fueron la máxima expresión de la sobriedad: pequeños discos metálicos con un número y las palabras “euro de prueba” grabadas en relieve, nada de ilustraciones de monumentos o monarcas. Sin embargo, se han convertido en las joyas de la corona de Churriana y son conservadas “con mucho cariño” por los vecinos, tal como ha contado el párroco del pueblo.

Euros en prueba de Churriana

Euros en prueba de Churriana Silvia P. Cabeza

Rosa Mari, que guarda en su casa un juego completo de estas monedas, es una de las pocas que no las ha vendido. Mercedes relata con tristeza que, mientras algunos “las tienen enmarcadas en sus casas”, otros habitantes las vendieron a los coleccionistas que inundaron Churriana en busca de estos trozos de Historia. Hoy aún se encuentran anuncios en internet en los que se vende el juego completo -8 monedas- por 11 euros.

"El futuro se hace presente"

Los churrianeros, que ya superaron el “miedo” a las novedades con el experimento del euro, vuelven a probar un nuevo invento en exclusiva: el pago con el móvil. Ha sido a través de la aplicación Bizum, que ha querido repetir la experiencia que ya vivieron los habitantes de este pueblo, 20 años después. El pasado miércoles se celebró un acto donde los usuarios compartieron su experiencias tras haberla utilizado durante una semana.

La promesa de los creadores de la plataforma es que ya no será necesario conocer el número de cuenta de una persona para poder realizarle una transferencia bancaria: sólo es necesario el número de teléfono. Los vecinos han estado de acuerdo en que ha sido “mucho más sencillo” familiarizarse con Bizum que con el cambio de pesetas a euros.

Recorte del diario 'SUR'.

Recorte del diario 'SUR'. Silvia P. Cabeza

Churriana, el lugar donde “el futuro se hace presente”, en palabras de Javier Montserrat, creador de la idea detrás de Bizum, ocupa hoy titulares de periódicos tal como hizo 20 años atrás.