En 2018, 17.000 mujeres han llegado desde Marruecos hasta los campos de Huelva para la recolección de las frutas. Todas han sido contratadas en origen. Se trata de una cifra que duplica a la del año anterior.

En 2018, 17.000 mujeres han llegado desde Marruecos hasta los campos de Huelva para la recolección de las frutas. Todas han sido contratadas en origen. Se trata de una cifra que duplica a la del año anterior.

Reportajes

Las mujeres que denunciaron abusos sexuales en los campos de Huelva, despedidas

Expulsadas por denunciar. En torno a un centenar de jornaleras marroquíes de las alrededor de 400 que este pasado viernes presentaron una denuncia colectiva ante la Guardia Civil por incumplimiento de convenio y por abusos de índole sexual en los campos de fresas de Huelva han sido expulsadas de las fincas en que residían días antes de que finalice su contrato.

Así lo ha denunciado el Sindicato Andaluz de los Trabajadores (SAT). Fuentes de la organización sindical explican a EL ESPAÑOL que el contrato de la mayoría de estas mujeres finalizaba este próximo martes pero que, tras la denuncia colectiva y después de conocer que mañana lunes miembros del sindicato acompañarían a inspectores de Trabajo a las fincas, muchas de esas mujeres están siendo expulsadas de las plantaciones y devueltas a su país de forma apresurada.

Las jornaleras estarían siendo conducidas en autobús desde los campos freseros de Huelva hasta Algeciras (Cádiz). De allí las trasladarían a su país de origen en el ferry que une la ciudad gaditana con Tánger, al norte del continente africano.

Manifestación mujeres de la fresa en contra de los abusos sexuales

El SAT señala directamente a una empresa en concreto, Doñana 1998, como la sociedad que está devolviendo a las temporeras de forma anticipada a Marruecos. Según el digital La Mar de Onuba, que hablado con la empresa, los traslados hasta Algeciras se están produciendo, pero la compañía niega que se deba a la denuncia presentada este viernes por el propio sindicato en representación de unas 400 mujeres y a que inspectores de trabajo fuesen a visitar las fincas este lunes.

Tal y como descubrió EL ESPAÑOL tras una investigación, numerosas jornaleras marroquíes sufren abusos laborales y sexuales en las fincas agrícolas de la provincia de Huelva por parte de empresarios y capataces. Varias de ellas explicaron que, incluso, se producían violaciones a mujeres coaccionadas con la amenaza de perder el empleo.

Tras el reportaje publicado por este periódico, a los pocos días se produjo la detención policial por coacción y abusos del manijero de una finca. Las mujeres que accedieron a contar sus testimonios lo señalaron a él directamente. Dijeron que les pegaba y que las manoseaba en pechos y trasero mientras ellas recogían fresas.