Pepe, el padre de 'El prenda', en su barrio de toda la vida

Pepe, el padre de 'El prenda', en su barrio de toda la vida Cuatro

Reportajes

El padre de 'El Prenda' ataca a la víctima: "Ella fue a buscarlos, podía con 5 y con 25"

"Ella es la culpable". Quien habla es Pepe, el padre de El Prenda, para referirse a la chica que sufrió abusos sexuales por parte de La Manada en San Fermín de 2016. El progenitor del líder del grupo de cinco sevillanos condenados "confía" en la justicia para que se revierta la sentencia -aún no es firme- que condena a su hijo y cuatro amigos a nueve años de prisión, ya que, en su opinión fue la víctima quien "buscó" a los sevillanos por ser "muy guapos": "Podía con 5 y con 25". 

En silla de ruedas, con un polo rojo y con una gran cadena con el escudo del Sevilla F.C. Así ha sido localizado el padre de El Prenda en el barrio sevillano en el que reside por un equipo de periodistas de Cuatro. Allí, Pepe, que accede a hablar ante a las cámaras y ataca a la víctima de La Manada.

Define a su hijo como un "buen chico" que cuida de él y de su madre y confiesa que hace dos años y medio -desde que fueron detenidos horas después de los abusos sexuales probados- que no le ve dado a que no puede viajar hasta su cárcel de Pamplona en la que está preso. "Está bien, lo sabemos por el resto de la familia que sí va a verlo todas las semanas", reconoce.

Para este padre, el "tropiezo" no lo tuvo su hijo ni sus otros cuatro amigos condenados: "Lo tuvo ella. Ella es la culpable". "Los niños son muy chulos, fue ella la que fue a buscarles, que los sevillanos eran muy guapos, podía con cinco y con 25 sevillanos", ataca. Además, dice confiar en ellos y "que haya justicia".

El programa En el punto de mira también ha hablado con un amigo de La Manada, quien en la misma línea no considera a la joven madrileña "una víctima". Y carga toda la responsabilidad de lo sucedido aquella madrugada de San Fermín a la chica.

"Estoy ya quemado con este tema. Yo entiendo que se pegaron una fiesta y se les fue de las manos, porque le quitaron el teléfono a las 3 de la mañana en una ciudad que no es la suya. Cuando le preguntaron qué le pasaba, ella no iba a contar que se había acostado con cinco personas", asegura.