La terraza de la Suite Imperial cuenta con una piscina climatizada al aire libre.

La terraza de la Suite Imperial cuenta con una piscina climatizada al aire libre. Cedida

Reportajes

7.000 euros: la Nochevieja más cara de España se celebra en este hotel de Tenerife

Ostras, trufa, lubina o solomillo de la mano del ocho veces estrella Michelín Martín Berasategui para despedir el año en el Ritz-Carlton Abama. Un complejo hotelero con vistas al mar en un entorno volcánico para bolsillos exclusivos. Las reservas empezaron en verano.    

Dar la bienvenida a un nuevo año en medio del Océano Atlántico es posible. Protegidos por la naturaleza de una tierra impoluta y sobre un idílico paraje. Envuelto en una ciudadela se encuentra el hotel Ritz-Carlton Abama. Está rodeado por la esencia volcánica tinerfeña, lo que le convierte en el rincón mejor guardado de la isla. Disfrutar de la Nochevieja aquí y disfrutar de los manjares de Martín Berasategui, el chef vasco con ocho estrellas Michelín, cuesta 7.255 euros

Es la última noche del año. También la más lujosa. Los españoles se preparan para despedir los días de 2017. Mientras, las lentejuelas, el espumillón y las serpentinas se convierten en los aliados de los comensales durante la cena. Los adultos desempolvan sus mejores galas, los jóvenes buscan la fiesta perfecta y los niños saltan buscando las bengalas. Nochevieja se acerca. Tic tac. El reloj corre, casi frenético. Tic tac. Todos esperan el momento más deseado. Tic tac. Las uvas se sirven. Tic tac. Ya son las doce en el hotel más lujoso del país. La Nochevieja más exclusiva se vive en Tenerife, en el centro de un paisaje virgen, rodeado de naturaleza y en medio del Océano Atlántico.

Escena de la fiesta de fuegos artificiales de la Nochevieja de 2016.

Escena de la fiesta de fuegos artificiales de la Nochevieja de 2016. Cedida

En el precio no se incluye la cena especial para despedir el año. La comida viene de la mano de Martín Berasategui, el chef vasco es el encargado de diseñar los platos principales de la noche del 31 de diciembre. Él, junto a su equipo, regenta el restaurante más famoso del hotel, que ya cuenta con dos estrellas Michelín. Los precios al alza se notan también en la alimentación, la cena cuesta 255€ para los adultos, 98€ para niños de 7 a 12 años y 49€ para los más pequeños.

El galardonado chef hace un menú a medida para esta noche tan especial, la lubina asada sobre una cama de cebolleta trufada y salsa de mostaza trufada y el solomillo asado a la brasa con puré cremoso, terrina de tocineta ibérica y salsa perigeux son los platos principales para los comensales. La suma de sabores se cierra con un menú que baila entre el pescado -ceviche de pescado blanco local, el tartar salmón y una estación de ostras- hasta el producto cárnico nacional con una degustación de quesos, jamón de bellota. El chef elige para abrir boca, una variedad de entrantes como patata confitada y caviar, langostinos al ajillo, chorizo a la sidra y fusilli frescos con salsa cremosa de bogavante. 

Salón principar del salón.

Salón principar del salón. Cedida

La lista de prestaciones es larga, la marca Ritz-Carlton explota la fama mundial para llevar el lujo de sus servicios hasta las Islas Canarias. Erigida sobre la azotea de la ciudadela, la Suite Imperial cuenta con la mejor vista de todo el hotel. Los ventanales, desde el suelo hasta el techo, alargan la luz en la habitación y realzan las vistas panorámicas que la rodean.

El dinero no mengua la demanda, son muchas las personas que eligen este destino para disfrutar de la última puesta de largo del 2017. “Ya estamos completamente vendidos hasta el 2 de enero, incluyendo las suites más exclusivas del hotel”, afirma Arianna Calcaterra, responsable de marketing y comunicación en el Ritz-Carlton Abama.

A principios de verano los teléfonos empezaron a sonar. Los más impacientes ya preguntaban por las ofertas de Navidad. “Nuestro mercado más fuerte está en Inglaterra, comenzamos a recibir reservas ya en verano, desde ese momento quieren saber los planes que tenemos para Nochebuena y Nochevieja”, explica Calcaterra.

The Ritz-Carlton, es una marca hotelera de lujo que cuenta con 70 hoteles en 23 ciudades repartidas por todo el mundo. Cuando las uvas y las serpentinas ruedan por el suelo, el cielo que protege el resort se viste con fuegos artificiales.