El Español
Economía
|
Sostenibilidad

Meraki Ferments: Kombuchas de sabores y naturales hechas con el alma en Galicia

Naya Bravo creó su propia empresa hace dos años para dar a conocer los beneficios de los productos fermentados, como el kimchi y el chucrut que se generan con la fermentación de la col, y transmitir que un estilo de vida saludable y sentirse bien con la alimentación es posible
Las kombuchas de Meraki_Ferments.
Cedida
Las kombuchas de Meraki_Ferments.
Ofrecido por:

Naya Bravo estuvo 12 años viviendo en Estados Unidos antes de llegar a Galicia y fundar Meraki Ferments, la empresa con la que quiere acercar los productos fermentados a los ciudadanos para que conozcan los beneficios de incorporarlos a una dieta equilibrada combinada con un estilo de vida saludable. La marca nació hace dos años y el segundo siguió adelante gracias a la fidelidad de sus clientes durante la pandemia, algo por lo que la emprendedora está inmensamente agradecida.

Esta venezolana descendiente de gallegos descubrió que el mercado autonómico apenas ofrece productos con lacto fermentación (por lactobacilos, no por lácteos). "Es toda aquella fermentación que crea microorganismos que son beneficiosos para la digestión", aclara Bravo, que consideró Noia (A Coruña) un buen lugar para establecer su taller e iniciar su proyecto debido, en parte, a la "buena" materia prima disponible en Galicia.

La fundadora de Meraki Ferments, Naya Bravo (Cedida).

"Meraki significa hacer algo con el alma en griego. Ferments es porque, aunque el primer producto fue la kombucha, ya tenía la idea desde el principio de no enfocarme solamente en ella porque se toma como una bebida probiótica, aunque tiene otras cualidades mejores. Los vegetales fermentados son prebióticos, el alimento para para el probiótico que habita en tu flora", explica la fundadora de la marca gallega.

La kombucha fue la primera propuesta de Bravo, que actualmente también comercializa kimchi y chucrut para que Meraki tenga opciones diferentes y naturales durante todo el año. Pero, ¿qué son todos estos productos y cuáles son sus beneficios?

Los productos de Meraki Ferments

"La kombucha es una bebida con base de té y azúcar. Es una fermentación del té, al igual que el vino es una fermentación de la uva, a la que después se le agregan sabores como fresas o remolacha. Es entre ácida y dulce, hay algunos sabores que recuerdan a la sidra", explica Bravo.

Los tres sabores de kombucha de Meraki_Ferments (Cedida).

Panela y limón, fresa y menta y remolacha, albahaca y limón son los tres sabores de kombucha, todos con una personalidad totalmente diferente y disponibles en dos formatos: 750 y 330 ml. "La panela limón es para la gente que busca un refresco y quiere pasarse a algo más saludable: es la que menos azúcar tiene. La fresa y menta es un poco sidrada, para gente que se la toma con la comida en vez de un vino. La de remolacha, albahaca y limón es para aquellos a los que les gusten los sabores contundentes, gente aventurera, y es la que tiene fans más fieles", explica Bravo, que indica que el nuevo sabor que saldrá en verano tendrá un papel totalmente distinto.

El kimchi es una fermentación de la col a la que Meraki Ferments añade otros ingredientes, al igual que al chucrut. "Tienen col china, ajo, cebolla, manzana, zanahoria y jengibre picado bien chiquitito mezclado con la sal", explica esta emprendedora. La diferencia entre estos dos alimentos es que el kimchi, procedente de Corea, es picante. "Tienen procesos de fermentación diferentes. El chucrut tarda muchísimo más en fermentar, quebramos más las moléculas de los alimentos por una fermentación más larga", indica Bravo, que añade: "La sal quiebra las moléculas de esos vegetales donde tienen los azúcares, y de ese azúcar, cuando se libera, los microorganismos de las verduras y hortalizas crean lactobacilos".

Meraki Ferments no pasteuriza ni sella al vacío sus productos caseros, cuya disponibilidad puede variar según la temporada de los ingredientes, aunque Bravo consiguió tenerlos a la venta todo el año. La venezolana trabaja de una forma cíclica y su marca no es una industria donde se produce siempre lo mismo, sino que se adapta a la temporada de las materias primas o busca las mejores opciones para adaptar sus propuestas. Bravo cifra en 250 kilos la producción de kimchi y chucrut al mes, mientras que calcula que hará unos 2.000 litros de kombucha mensuales el próximo verano.

Una de las kombuchas de Meraki Ferments (Cedida).

Los productos de Meraki Ferments están disponibles a través de la página web, donde siempre hay pack nuevos según la demanda de los consumidores, y en 200 tiendas a nivel nacional. Algunos de los locales que venden los productos creados por Bravo están en las ciudades gallegas, aunque también están disponibles en varios establecimientos de hostelería y tiendas de zonas pequeñas. El objetivo de esta emprendedora es llevar la fermentación, "una práctica milenaria", a los hogares de cada vez más gente y con tal fin realiza también talleres que anuncia a través de la web.

¿Cuáles son los beneficios de la kombucha?

"Me quita la ansiedad porque me llena y me ayuda con la digestión porque equilibra la flora bacteriana", explica Bravo en referencia a los beneficios de la kombucha. Así, esta bebida permite a los consumidores sentir el intestino "ligero" y les da la energía suficiente para concentrarse y mantenerse activo durante un periodo más largo de tiempo que otros productos.

La fundadora de esta marca gallega asegura que algunos beneficios de la kombucha, como su poder diurético, están supeditados a una alimentación equilibrada. "No pretendas que, si sigues una dieta o estilo de vida con malos hábitos, la kombucha haga milagros", indica Bravo. Los fermentados que Meraki comercializa aportan vitaminas B y C, pero la emprendedora hace un llamamiento a combinarlos con una alimentación equilibrada.

La fundadora de Meraki Ferments considera que, con su marca, contribuye a una nueva forma de ver la vida y ella les proporciona a sus clientes las "herramientas" para que conozcan otro tipo de alimentación y se sientan bien con lo que están comiendo. "Cuando tenemos que pagar por algo, nos vamos a lo que ya está estandarizado", indica Bravo, que juega con los diferentes sabores de la kombucha y sus otros productos para llegar a más consumidores.

Esto no significa que la fundadora de la marca quiera promover determinadas dietas, sino darle a sus consumidores ideas sobre productos que les van a proporcionar más bienestar, tanto si los compran como si los elaboran en casa. "La gente va cambiando la dieta poco a poco por lo que sienta bien, pero tiene que venir de la persona. Nosotros le estamos dando una herramienta más a la gente que busca una alimentación más consciente para que se sienta bien", asegura esta emprendedora, que defiende que no deben privarse alimentos que gustan pero que es mejor incluirlos en la dieta "con consciencia".

Economía