La renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) sigue sin producirse pese a que su mandato caducó hace ya casi tres años. La situación de bloqueo en el órgano de gobierno del Poder Judicial español es ya tan insostenible que el PSOE se plantea una nueva fórmula para descongelar las negociaciones con el Partido Popular: empezar por otro órgano, el Tribunal Constitucional.

El partido del Gobierno lanza esta propuesta a través de su portavoz en el Congreso de los Diputados, Héctor Gómez, en una larga entrevista con EL ESPAÑOL: "Vamos a dialogar. ¿Dicen que no al CGPJ? Pues empecemos hablando del Tribunal Constitucional, o del Defensor del Pueblo, o hablemos de muchos temas...".

Gómez atiende a este diario en su despacho en la Cámara Baja. Desde ahí practica un discurso académico y sin concesiones al principal partido de la oposición, al que exige "¡que cumpla la ley!" y ponga fin a un bloqueo que escandaliza a los vocales del CGPJ y exaspera a las asociaciones de jueces, que se reúnen el próximo 20 de septiembre con el comisario de Justicia de la UE, Didier Reynders, para abordar la modificación del sistema de elección de vocales.

El nuevo portavoz parlamentario socialista sabe colocar el mensaje oficialista de "unidad y mano tendida", pero en sus giros se adivina que esta oferta incluye sólo a los socios (Podemos, Esquerra, Bildu...). Porque para el PP se guarda los reproches, incluso cuando los de Pablo Casado ni aparecían tangencialmente en la pregunta.

Gómez acaba de sustituir a Adriana Lastra al frente del PSOE en el Congreso después años trabajando en la sombra para Pedro Sánchez y cerca de José Manuel Albares. Tan a la sombra, que aún es un desconocido para el público masivo, ése que asiste a la política más al calor de la bronca que del trabajo diario. Él sabe moverse en esas dos pistas del circo de la política. Es un político joven sacado de la cantera, pero con una agenda internacional que para sí la hubiera querido alguna ministra.

Sabe que le medirán por dos cosas: mantener el casi pleno de votaciones victoriosas para el Gobierno que deja Adriana Lastra, y su habilidad dialéctica contra el PP... en la que su antecesora resultaba insuperable eligiendo epítetos para Casado.

Si cambian a Lastra por usted, será por algo, pero seamos bondadosos. ¿Qué se puede mantener de la etapa anterior?

Yo creo que se ha dado un modelo de gestión de éxito, dada la aritmética parlamentaria. La mayoría de las iniciativas importantes han salido aprobadas. Por tanto, en esa línea seguiremos trabajando. Evidentemente, hay aspectos... Estamos en una situación excepcional por la pandemia, iniciando la recuperación económica, y llamamos a todas las formaciones políticas a que piensen en España. Y ahí está nuestra mano tendida.

Pero si llega usted es para cambiar cosas. Entre esos cambios, ¿estará que haya algún acuerdo con el PP, aunque sea el de la hora a la que se reúnan?

Nosotros tenemos la obligación, por el mandato de la ciudadanía, de plantear al resto de grupos parlamentarios lo que creemos que es bueno para España. De intentar interlocutar. Lamentablemente, nos hemos encontrado hasta ahora a un PP que no ha interpretado que sea el momento de unir fuerzas por España. Se han centrado en optimizar las oportunidades para atacar al Gobierno. Cualquier escenario lo han encontrado propicio para atacar a Pedro Sánchez. 

El PP debe pensar en dónde los ha puesto la ciudadanía en las últimas elecciones. Y dónde tiene que trabajar también para hacer posible una recuperación rápida y justa.

Y ahora, seamos malos. A Lastra le costó de inicio, pero luego mantuvo una relación muy estrecha con los socios parlamentarios. Los que organizan homenajes a etarras como Henri Parot y el partido que montó un golpe a la soberanía nacional hace sólo cuatro años... ¿Le veremos a usted sonriente junto a Bildu y ERC?

Repito. Nosotros tenemos la obligación de hablar con las formaciones políticas. No podemos anclarnos en la parálisis. Así que hablaremos con los partidos que no pretendan bloquear la recuperación económica, o crear instrumentos para ayudar a la ciudadanía, que se ha visto tremendamente afectada por la pandemia. Esta semana, sin ir más lejos, hemos aprobado la prórroga del escudo social...

Se vio claro en el decreto que canalizaba los recursos europeos: el PP votó en contra de ese instrumento necesario para que llegaran las ayudas europeas. Es una oposición irresponsable que, incluso en la peor calamidad sanitaria de los últimos años, no ha estado a la altura.

Lastra era una estrella mediática por sus calificativos, cuando no descalificaciones, al PP y a su líder: "Casado es un cenizo que trabaja contra España". ¿Héctor Gómez también encaja con frases como ésa?

Bueno, tengo que decir que yo he visto al líder de la oposición empleando todos los insultos habidos y por haber contra el Gobierno y contra Pedro Sánchez. El presidente no ha entrado en esa línea de insultos. Los ciudadanos no se merecen esa agresividad del líder de la oposición. Nosotros queremos construir y para eso hay que dialogar y buscar puntos de encuentro.

El actual PP, el de Casado, ha fundamentado su acción de oposición exclusivamente en la confrontación, sin aportar medidas con valor añadido a la acción de Gobierno. Por ejemplo, en la renovación de CGPJ, el TC, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas... y así con todas las medidas que hemos llevado al Congreso. Confiamos en que cambien el chip.

Hasta ahora, el PP que no ha interpretado que sea el momento de unir fuerzas por España. Se han centrado en optimizar las oportunidades para atacar al Gobierno

Luego hablamos del CGPJ, pero permítame que le contradiga. El PP sí ha presentado propuetas: por ejemplo ese 'plan Cajal' con una la ley de pandemias... ustedes ni lo valoran, mientras la ciudadanía no tiene ni idea de dónde y a qué hora se puede tomar un café o unas kokotxas, según el territorio.

Creo que España está llevando a cabo una labor extraordinaria en lo sanitario. Que lideramos a Europa en las cifras de vacunación, y debemos reconocer nuestra solidaridad, a través del mecanismo Covax para donar vacunas. ¡Estamos trabajando!

Y respecto a su pregunta, es importante que las iniciativas vengan acompañadas de un amplio apoyo del arco parlamentario. No se trata de elevar propuestas sólo por conseguir un flash mediático. Hay que estar comprometidos con la situación y proponer medidas con voluntad real de que se ejecuten, no para aumentar la crispación política o arrojar constantemente lanzas al Gobierno.

Oiga, es que usted le está negando al PP que tenga voluntad de negociar. Y si ellos proponen y la respuesta del PSOE es 'no me creo que quieras eso'... ¿adónde vamos?

Voluntad de diálogo, toda. Así que vamos a empezar por renovar los órganos. ¿Dicen que no al CGPJ? Pues empecemos hablando del Tribunal Constitucional, o del Defensor del Pueblo, o hablemos de muchos temas...

¿Se puede empezar por alguno de esos otros órganos?

¿Quiere dialogar el PP? ¡Esa es la pregunta! Porque hace unos meses vetaban un juez. Y ahora quieren jugar con otras cartas. Lo que no se puede es, a mitad del proceso, querer cambiar las reglas del juego.

El problema pudo ser el nombre de ese juez, pero es que además el Gobierno lo quería colar por la vía de los vocales juristas. Y eso lo prohíbe la ley...

...el problema es que el PP, gobernando con mayorías absolutas, no dio ese paso de modificar las reglas del juego. Así que, ¿por qué ahora?...

...insisto, un juez en ejercicio, que se quería colar por donde la ley lo prohíbe.

Pero la diferencia es que la ley determina las reglas del juego, la de 1985. Y tenemos que movernos en ese marco legal y constitucional. El PP está en la oposición porque así lo ha decidido la ciudadanía. Y pretende bloquear la renovación. ¡Llevamos más de 1000 días! No advertimos una voluntad negociadora en el PP.

Entonces, el bloqueo de la renovación del CGPJ, que es muy grave...

...es extremadamente grave...

...despliega un paraguas enorme bajo el cual el PSOE no se creerá ninguna iniciativa del PP, ni aceptará negociar nada, porque es un partido de excusas encadenadas. ¿Es eso? 

Vamos a desligar los aspectos relacionados con el CGPJ. ¡Claro que llegamos a acuerdos con el PP! En la comisión de reconstrucción los hubo. Pero luego el PP se pasea por Europa deteriorando la imagen de España. ¡El propio Pablo Casado ha dicho que en Europa nos ven al borde de un Estado fallido! Torpedeó la acción del Gobierno en la negociación de los fondos europeos. Criticó al Gobierno en la crisis con Marruecos, y escondió sus reuniones previas con formaciones ultranacionalistas marroquíes que defienden la soberanía de Marruecos sobre Ceuta y de Melilla. ¿En la crisis de Afganistán? Más criticas al Gobierno, a pesar del reconocimiento de Ursula von der Leyen y de Charles Michel.

¿Y al presidente le importa España? ¿Muestra señales de ello si ni siquiera llama al líder de la oposición?

Absolutamente, sí. Lo ha demostrado. Ha sido el presidente que más ha comparecido ante el Congreso. Lo vimos en las prórrogas del primer estado de alarma, y al comunicar medidas excepcionales en estos meses. No ha puesto condiciones para comparecer cuantas veces se le ha solicitado. Y siempre ha existido comunicación. Pero hay una oposición radical incluso en esta situación excepcional.

La oposición está en su derecho de confrontar, por supuesto. Pero por ejemplo, estando José Luis Rodríguez Zapatero en la oposición, el PSOE mostró todo su apoyo al Gobierno de Aznar en la crisis de Perejil. Si comparamos con lo de Ceuta, lo que hay es una oposición que se ha tirado directamente contra el Gobierno. No entendemos esa falta de sentido de Estado. No es una oposición al Gobierno, es una oposición al país, a España.

Héctor Gómez, portavoz del PSOE en el Congreso, atiende a las preguntas de EL ESPAÑOL. Carmen Suárez

¿Hay un problema de homofobia en España? Suben los delitos de odio, pero sobre todo en el ideológico, y los afectados suelen ser juventudes del PP, de Cs o de Vox en el País Vasco y en Cataluña.

Yo creo que los responsables públicos tenemos mucho trabajo por hacer. Hay 743 delitos de odio en lo que va de año. Es una clara señal de que no podemos frivolizar. Dicho esto, traslademos mensajes con mesura, debemos ser conscientes de la gravedad de los mensajes que se están lanzando. Cuando un líder político dice que se vivía mejor en la dictadura de Franco que con un Gobierno elegido democráticamente como el actual, evidentemente, eso no invita a la convivencia pacífica e integradora.

Afortunadamente, tenemos una sociedad capaz de interpretar la posición de cada uno. Desde el PSOE y desde Gobierno estamos en la idea de propiciar la convivencia pacífica, de poner todos los instrumentos y recursos para acabar con esta lacra. Y en eso actuamos con mesura. La denuncia falsa de los últimos días no esconde lo que existe realmente detrás. Tenemos un problema más que real. Queda claro.

Aparte de mesura, ¿les hace falta a ustedes autocrítica o prudencia? Se usó políticamente una denuncia que resultó luego ser falsa, pero ya ocurrió algo parecido en la campaña del 4-M exhibiendo sobres con balas y una navajita, que quedaron en nada...

Yo creo que el presidente actuó con responsabilidad. No hace ni dos meses que un joven fue asesinado en Galicia por un grupo de personas. Y fue una acción estrictamente de odio por su condición sexual. Simplemente ese hecho demuestra que las administraciones deben activarse al máximo. En la sociedad del siglo XXI, no podemos admitir actitudes de rechazo a determinados colectivos por el hecho de serlo.

No se ha actuado desde la irresponsabilidad al convocar una comisión para tomar medidas en relación a un problema que entendemos que es grave. La política debe ganar en mesura en un escenario preocupante, y eso nos obliga a multiplicarnos, también en responsabilidad.

El PSOE tiene 120 escaños, Sánchez es el presidente con el menor apoyo parlamentario en democracia. ¿Usted será la correa de transmisión de todo el Gobierno, o sólo del PSOE?

Bueno, el PSOE ganó dos elecciones consecutivas en 2019. La ciudadanía decidió hacernos la fuerza más votada. Dicho esto, se conformó un Gobierno de coalición y debemos respaldar todas las iniciativas que son buenas para España... ahí vamos a estar. Pero con los que busquen el detalle como excusa para rechazar de plano cualquier iniciativa, ahí no.

La Ley de Vivienda está bloqueada por lo que pide Podemos en alquileres, pero se están limando las posiciones. Seamos optimistas, en un Gobierno de coalición se negocia

¿Un 'detalle' es el empeño de Unidas Podemos en intervenir el mercado del alquiler, lo que bloquea la ley de Vivienda desde hace ya casi un año?

Independientemente de esa iniciativa legislativa, el Plan de Recuperación ya tiene medidas muy ambiciosas en el sector de la Vivienda. Oye, que en un Gobierno de coalición tengamos que negociar es razonable. La nueva ministra está empleándose a fondo en este campo y estamos convencidos de que pronto tendremos una salida.

¿Pronto cuándo es? Nos llevan diciendo 'pronto' seis meses...

La acción del Ejecutivo la determinan los responsables que dirigen el Ministerio. Pero la información que tenemos es que se están multiplicando los encuentros, se están limando las posiciones. Seamos optimistas.

La mesa con Cataluña

Cuando Pablo Iglesias decidió apartarse, ustedes respiraron, porque Yolanda Díaz parecía más dialogante. Pero les está ganando muchas batallas, ¿no? El recibo de la luz, la subida del SMI, centrando el debate de los Presupuestos en el 15% para el impuesto de sociedades... ¿Ser un Gobierno con oposición interna, cómo se lleva?

No advertimos que haya una oposición interna. Es un Gobierno de coalición que está trabajando con lealtad...

...¿lealtad?...

...y que sea necesaria la negociación, es lógico. Para eso estamos. El liderazgo del socio del Gobierno lo deciden ellos, y la acción del Ejecutivo lo decide el presidente...

...¿pero se puede llamar lealtad?...

...el liderazgo del Gobierno lo ejerce el presidente [remarca cada palabra]. Que es quien tiene legalmente el encargo de dirigir las políticas de nuestro país. A partir de ahí, no advertimos más tensión que la propia de un Gobierno de coalición. Evidentemente, también debemos atender la realidad de formaciones políticas que intentan sacar rédito de calamidades sanitarias. Eso sí que debe preocuparnos.

...no me cuele al PP, le decía: ¿se puede llamar lealtad a la visita de Yolanda Díaz al estanque de La Ricarda para presumir de que el acuerdo de su propio Gobierno para ampliar El Prat se había ido al garete -y cito- porque ella "llevaba trabajando mucho tiempo discretamente en ello"?

Yo creo que todos los ministros y ministras trabajan en la misma dirección, sinceramente.

Pues explíqueme eso.

Sinceramente, puede darse una situación... en el caso concreto de El Prat. Efectivamente, se tomó la decisión de incorporar una partida al DORA II, que es el instrumento que regula las inversiones plurianuales en las infraestructuras aeroportuarias, pero en el Govern no existía consenso a propósito de este proyecto...

Nosotros consideramos necesario que todos los proyectos de este tipo deben contar con consenso mutuo para poder ejecutarlos. Y al advertir una actitud dubitativa por parte de la Generalitat, lo que ha trasladado la ministra es que hasta que esto no se aclare, queda paralizada la inversión. En todo caso, tenemos unos plazos para aprobar estos planes plurianuales y se tendrá que dilucidar en breve.

Pero oiga, las mismas dudas que se advierten en el Govern con este asunto -Junts dice que sí, ERC dice que no-, las hay en el Gobierno de la nación: el PSOE está por que sí y Unidas Podemos, por que no.

Una visita puntual no es una acción contra el Ejecutivo. No lo vemos así, honestamente. Y estoy convencido de que seguimos trabajando en la misma dirección. Hay que ver la posición que definitivamente adopte el Govern. Y a partir de ahí, el compromiso adquirido se respetará o no en función de ello.

O sea, que tenemos todavía tiempo. Hasta el 28 de septiembre, que es el último Consejo de Ministros del mes...

Eso es.

Y esa oportunidad de diálogo que le dan a ERC, ¿se la darán también al PP con lo del CGPJ?

Siempre hemos estado abiertos al acuerdo. El ministro de Presidencia va a hacer una ronda con todos los portavoces parlamentarios para plantear, precisamente en esos asuntos, que haya sentido de Estado. No podemos vivir eternamente en una anomalía.

Se lo decía porque lo de empezar por el Constitucional parece la técnica que explica Moncloa para la mesa con Cataluña: hablar primero de las cosas en las que uno se puede poner de acuerdo, y dejar a un lado lo que enfrenta.

Eso es.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, durante la entrevista. Carmen Suárez

Entremos, pues, al "conflicto político" con Cataluña. "Autodeterminación y amnistía, sin eso no hay nada que hablar", dicen ellos. "Si vienen con la autodeterminación y la amnistía no hay reencuentro", responde Moncloa. Oiga, ¿y de qué hablaron, del verano, de cómo están los niños?

Hombre, hablar de la infancia es un tema importante [sonríe]. Hay muchos temas de los que hablar. Por ejemplo, de cómo ha descendido la crispación en Cataluña. No se olvide de que con el anterior Gobierno, vivimos una declaración unilateral de independencia. La salida a la situación pasa por el diálogo. Esto es lo que debe primar. España quiere una Cataluña a la vanguardia... y evidentemente, nos vamos a mover dentro del marco constitucional. Eso está claro, desde luego.

Todo bien, pero ¿de qué van a hablar?

Ha tocado usted algunos temas: inversiones, competencias... en esa mesa se tratarán temas de especial relevancia para el conjunto del país y, sobre todo, para seguir en una línea de interlocución y no de confrontación, como se vivió en el pasado. Lo que no es una solución es el no hablar.

¿El contenido de la mesa con Cataluña? Hay mucho de que hablar. Sobre todo, porque la solución a ese conflicto pasa por el diálogo. Lo que no es una solución es no hablar

Sin duda. Pero inversiones, competencias... eso ya quedó claro, en la cita de Sánchez y Aragonès el 29 de junio, que se hablaría en la mesa bilateral. Y que la del 'conflicto' es para la autodeterminación y la amnistía. La pregunta es fácil: ¿Qué propuesta tiene el Gobierno de la nación?

Veremos cómo se desarrollan las reuniones y los trabajos. Confiamos en que sea positivo para la situación que se da en Cataluña. Eso por un lado. Y luego, en relación a la agenda de acciones, debemos normalizar los encuentros. Y ya dará cuenta quien le toque para trasladar las conclusiones de las reuniones. Pero tenemos muchas expectativas depositadas en que estas reuniones serán sanas.

¿Se van a periodificar, con un calendario concreto y conocido?

Eso ya lo veremos, ya se dará a conocer.

¿El boicot al diálogo por parte de Junts, no desacredita el objetivo confeso del Gobierno, que es "estrechar los lazos afectivos entre catalanes"? ¿O es que el primer objetivo real era la división del independentismo?

La Mesa de diálogo se ha realizado entre el Gobierno de España y el de la Generalitat. Ambos estaban representados. Quien acudiera por parte del Govern es una decisión de la Generalitat. Lo importante es que unos y otros tenemos claro que es importante sentarnos a dialogar.

Oiga, si no se ponen de acuerdo en lo racional, El Prat, ¿cómo van a ir juntos en lo emocional, la bandera?

Como ha dicho el presidente, se trata de un primer encuentro. Ambas partes sabemos lo distantes que estamos, pero es precisamente por ello por lo que tenemos claro que el único camino pasa por hablar y escuchar.

Recientemente, hemos publicado las pruebas del contacto directo entre la Generalitat de Puigdemont y la Rusia de Putin para apoyar la secesión en 2017. ¿Cómo nos estamos defendiendo de esas injerencias?

El Grupo Socialista en el Parlamento Europeo ha impulsado una investigación para analizar si hubo algún tipo de injerencia. Pero en cualquier caso, nada debe enturbiar lo que vimos el miércoles, es positivo para la convivencia, para el crecimiento de la economía y el futuro de los catalanes y españoles, creo que nos tenemos que quedar con eso, la ciudadanía necesita estabilidad y altura política.

Con este Putin, con EEUU de retirada, la experiencia traumática de Afganistán... ¿Hace falta un ejército europeo?

Ha sido la propia presidenta de la Comisión Europea la que ha hablado en este sentido. Debemos fortalecer nuestras instituciones, pero todo debe pasar por un análisis sosegado.

CGPJ: quién tiene la culpa

Le voy a pedir respuestas en tamaño tuit sobre unos cuantos temas. A ver cómo se nos da...

...adelante.

¿Por qué no llaman al PP con una oferta para dejar claro que es Casado el que no quiere renovar los organismos constitucionales?

Hay interlocución. El ministro de Presidencia ya ha contado sus llamadas y ahora tendrá reuniones con los portavoces. Ya anunció la ministra de Hacienda que llamará a todos, incluido el PP, para los Presupuestos. No sabemos dónde está la no interlocución, cuando se han trasladado temas de especial relevancia, el presidente del Gobierno también ha hablado con la oposición. Pero lamentablemente...

...oiga, éste es un tema de 'especial relevancia'...

...lamentablemente, decía, lo que ocurre es que se utilizan este tipo de encuentros, nuevamente, para atacar al Gobierno. En todo caso, el presidente está abierto a recibir cuantas propuestas en positivo se den. Ellos saben que existe voluntad de diálogo. Lo saben. Pero en lo que están más ocupados es en hacer relatos para justificar lo injustificable de su bloqueo.

Usted ha dicho que "de alguna manera, Casado entiende que es una oportunidad para él" no renovar. Eso es que ustedes opinan que los vocales conservadores del CGPJ actúan al dictado del PP...

Eso no es así. Yo he dicho eso, pero no con esa interpretación. Leído así, no es real. Cuando dije eso es porque Casado entiende que es una forma de bloquear la acción del Ejecutivo y le interesa mantenerse en esta anomalía. No hablo de jueces, no hablo de vocales, no hablo del presidente del Poder Judicial. No hablo de nada de esto.

Quien ha alardeado de controlar la Sala Segunda del Tribunal Supremo es el PP. Quien recientemente ha dicho que tienen a todos los jueces de acuerdo con ellos, es el PP. Nosotros tenemos el máximo respeto al Poder Judicial y a quienes lo integran. Lo único que está diciendo el PSOE al PP es que cumplan la ley. ¡Que cumplan la ley! Y una vez se cumpla, podemos hablar de cuantos temas consideren oportunos... siempre y cuando tengan las mayorías suficientes para cambiar en el Congreso lo que ellos propongan.

Usted no quiere que lo malinterpreten, pero las asociaciones judiciales tampoco. El pasado lunes explicaron que no están "con el PP", sino que comparten su propuesta de cambiar el sistema de elección del CGPJ. Todas, conservadoras y progresistas. Como, por cierto, reclama la Comisión Europea, el Consejo de Europa y como pidió el Constitucional en su sentencia de 1986.

Claro. Pero la pregunta es: cuando el PP estaba dispuesto a llegar a un acuerdo pero vetó a un juez, también estaba de acuerdo con respetar la ley, ¿verdad? ¿Qué ha sucedido, entonces? ¿Es un relato de excusas para no facilitar la renovación del CGPJ? ¿Cuándo se van a cambiar las reglas del juego?...

Pues oiga, así no va a haber acuerdo nunca. Si nadie se fía de nadie...

Pero es que el PP está en la oposición porque eso quiso la ciudadanía en 2019. ¿Vamos a atentar también contra la voluntad popular? Mire, confianza... en 2016 querían una abstención del PSOE para la investidura de Rajoy. El propio Pablo Casado dijo en los medios que el PP, en una situación así, nunca sería obstáculo para que gobernase la fuerza más votada. Pues se dio la ocasión y Pablo Casado, como líder de la oposición, hizo justamente lo contrario.

Así que efectivamente, existe un escenario de desconfianza por la continuidad de los hechos. 

...mire, es culpa mía por insistir, pero no me quiero enganchar en esto...

...no, es que quieren cambiar las reglas cuando se ha iniciado un proceso ya, conforme a la ley establecida...

...y ese proceso ellos lo respetan, porque no quieren tocarlo ahora, sino para la próxima...

...pero está en marcha ya, ¡está en marcha! Por lo tanto, ¿cuándo quieren sentarse a negociarlo, después de renovar los órganos? Eso es lo que hay que aclarar.

En cualquier caso, ni el Gobierno ni el PSOE jamás han manifestado su negativa a hablar para negociar y renovar lo establecido por mandato constitucional. Aquí lo que hay es un ejercicio de irresponsabilidad importante.

Bueno, dejémoslo, que no vamos a aclarar nada...

...no, si está muy claro...

...se lo digo porque usted se me enroca, y yo tengo más preguntas. Volvamos a las respuestas cortas. La reforma laboral, ¿se deroga o se reforma? 

Ya hemos iniciado la reforma de aspectos concretos de la reforma laboral, precisamente durante la pandemia. Los despidos por causas médicas... Siempre hemos hablado de derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral del PP. Lo importante es que tengamos un instrumento acorde con los tiempos que corren. Que favorezca la evolución del mercado laboral, que sea flexible y tenga garantías para los trabajadores.

Pensiones, SMI, Vivienda

Y el verbo que le ponga cada uno es lo de menos, entiendo.

Hay mucho que dialogar. Hasta ahora, las reformas y regulaciones han pivotado en torno al diálogo social y en eso queremos seguir avanzando.

¿Y el Salario Mínimo? Ahí no hay acuerdo social...

El Gobierno, hasta ahora, se ha movido en un marco de éxito para la toma de decisiones, que es diálogo social. Pero es que consideramos que la subida del SMI es un paso necesario dar para dar músculo al mercado de trabajo en España.

¿Sigue en pie eso que sugirió Escrivá del recorte a los 'babyboomers', como usted y yo, vamos a tener que sacrificarnos para pagar las pensiones de hoy... a la espera de que alguien, algún día, se sacrifique por las nuestras?

Bueno, yo creo que este Gobierno va a trabajar por la sostenibilidad de las pensiones. Y por revalorizarlas. Nos hemos encontrado con un vacío en la hucha de las pensiones. Así que, evidentemente, hay que crear instrumentos que las garanticen en el futuro.

Las medidas aprobadas este martes para bajar la factura de la luz son las que la misma vicepresidenta decía dos semanas antes que eran -y la cito- "la peor idea posible" porque "vulneran las normas de la UE". Que yo me aclare, ¿sí se podía o no?

Hay una realidad, que ya la anunció el presidente: no se va a pagar más este año que lo que se pagó en 2018...

...pues para eso, hay que bajar la factura muchísimo...

...por eso, hay una batería de medidas: la bajada del IVA del 21% al 10%, con una merma de 1.400 millones en recursos para el Estado...

...merma que ya se ha recuperado por esta subida imparable...

...vale. Y dos iniciativas legislativas, la del CO2 y la del fondo de sostenibilidad, que precisamente inician su tramitación ahora y que pedimos a los grupos que vayan por la vía de urgencia. Y las otras medidas que anunció la portavoz el martes pasado.

Pero este impacto lo estamos viviendo en el conjunto de Europa. Estamos hablando de 180 euros por kilowatio hora, pero en Reino Unido están en 290. Se tomarán las medidas que se considere que se tienen que tomar. Y si hay un beneficio extra para determinadas compañías, pues tendremos que tomar decisiones para que no sufra la ciudadanía esta realidad, que se ha disparado.

¿Les preocupa que se les dispare también la inflación? Porque la energía afecta a todo el ciclo económico, las pensiones subirán con el IPC -que ya va por ley-, los funcionarios quieren un 3% para empezar a hablar...

Nosotros confiamos en que todas las medidas que adopta el Gobierno miden el impacto posterior. Así que confiamos en que la inflación no se convierta en un problema estructural por las acciones y decisiones del Gobierno. Creemos que la inyección de recursos al sistema, los planes operativos que se van a poner en marcha con los Presupuestos y los fondos europeos van a suponer un impacto muy positivo para el tejido productivo. Esas medidas legislativas se irán viendo en cada pleno de esta Cámara.

Pero convengamos en que eso es a medio y largo plazo. Ojalá haya ese impacto magnífico que usted augura...

...ya hay medidas con impacto inmediato. Hablaba antes de los fondos Next Generation, pero también de los fondos propios, en los que hay ayudas directas a las empresas, dinero para que las CCAA puedan adoptar medidas extra en materia sanitaria, de innovación y ciencia... No lo planteo a largo plazo. Porque la recuperación ya está aquí, es inmediata.

La luz alza los precios, las pensiones van con el IPC, sube el SMI... pero confiamos en que la inflación no se convierta en un problema estructural por las decisiones del Gobierno

Hablando de las cosas inmediatas: en España nadie se puede independizar. No hay trabajo para los jóvenes, los sueldos son una miseria, las hipotecas implanteables, los alquileres en burbuja... ¿qué ley puede acabar con eso?

No hay una sola ley que pueda con todo eso, claro... Hay muchas realidades a las que hacer frente: jóvenes, desempleados, personas mayores, dependientes... España es el país más competitivo desde la perspectiva turística. Somos un destino líder, y eso condiciona nuestra economía, el comercio, la actividad industrial... el abanico es enorme.

Las medidas de facilidad en el acceso a la vivienda, en el ámbito legislativo y de proyección de ayudas públicas, que ya se están dando, están orientadas a mitigar estas dificultades. Y en el ámbito de las relaciones laborales, tenemos realidades estructurales muy débiles que necesitan una puesta a punto para que el mercado laboral se pueda fortalecer.

Sí, porque aquí nos ponemos contentos cuando el paro baja del 10% pero ése debería ser el techo...

...y hay CCAA en las que el paro está por encima del 20%. Son problemas estructurales de décadas. El compromiso es sólido. Por eso, cuando me preguntaba usted por la reforma laboral, lo de menos era el verbo, la clave son las medidas concretas que musculen y protejan al trabajador.

Sus antiguos jefes, Calvo y Ábalos, ahora son sus subordinados en el Grupo Parlamentario... ¿Ha hablado ya con los nuevos diputados rasos sobre lo que espera de ellos?

Ambos atesoran una gran experiencia y un recorrido político enorme y jugarán un papel en el Grupo Parlamentario. Cabe destacar que Carmen también forma parte de la dirección federal del PSOE, y que los dos cuentan con todo el respeto y respaldo de la organización. Por eso forman parte del grupo parlamentario. Nuestra obligación es sacar su máximo rendimiento.

¿Presidiendo una comisión, como portavoces socialistas en la de Transportes él y en la de Igualdad ella?

En las próximas horas, iremos despejando esas incógnitas.

Marruecos, EEUU y Venezuela

Terminemos con un poquito de política exterior, ya que es usted secretario de Relaciones Internacionales del PSOE. Usted participó de los arreglos con Marruecos, ¿cómo va la reconducción de la crisis?

Lo dije desde el primer momento, en el momento álgido del conflicto en Ceuta. Todo pasaba por un nuevo marco de relaciones fundamentadas en el respeto al derecho internacional, el respeto mutuo a los acuerdos bilaterales y una perspectiva de colaboración mutua. Quedó claro que Ceuta, Canarias, Melilla, Andalucía... es frontera no sólo de España, sino de Europa.

El ministro José Manuel Albares está llevando una labor extraordinaria en la puesta al día de las relaciones. Y Marruecos ya ha manifestado su voluntad de establecer un buen marco de relaciones con España. Vamos a dejar que se sustancie en el ámbito de la diplomacia. Confiamos en que lo que salga sea mejor incluso de lo que había antes de la crisis de Ceuta.

¿Tendremos viaje del presidente a verse con Mohamed VI?

Iremos despejando el calendario de visitas del presidente en las próximas fechas. Pero déjeme que repase algún otro tema.

Diga usted.

No quiero pasar por alto la conversación del presidente con Joe Biden, de más de 25 minutos, y la colaboración con EEUU durante la crisis de evacuación de Kabul, el acuerdo de uso de las bases de Rota y Morón, el apoyo logístico desde Torrejón... todo eso demuestra que hay una muy buena relación.

Sin embargo, el PP ha mostrado su peor cara, tanto en la crisis de Marruecos como en la de Afganistán. Y lo digo, en primera persona. Tuve que oír cómo el PP rechazaba al ministro Albares, que no era suficiente que les contactara el ministro de Exteriores para informarles.

Tampoco en esto se entienden ustedes...

Tenemos grabadas imágenes horribles de personas agarradas al fuselaje de un avión, y cómo se desprendían mientras intentaban escapar del infierno talibán... eso nos ha marcado a todos, pero ahora toca trabajar. Y el ministro lo está haciendo, de hecho, se desplazó a Islamabad la semana pasada, ha ido a Catar esta semana para establecer vínculos estratégicos y poder cumplir con lo que dijimos: que seguiríamos dando cobertura a nuestros colaboradores en el terreno.

Yo creo que la exterior ha sido siempre una política de Estado. Hasta ahora nunca se utilizó de arma arrojadiza. Pero la línea radical se está imponiendo en el PP también en la política exterior.

¿Tendremos nuevo embajador en Venezuela?

El ministro tiene que cubrir determinadas embajadas. Lo veremos.

¿Participa, y en qué medida, el Gobierno español en las negociaciones entre el régimen de Maduro y la oposición democrática?

Nosotros respaldamos el acuerdo entre la UE y EEUU respecto a Venezuela. Es un paso importante que ha dado Josep Borrell. Y todo lo que sean vías de diálogo para encontrar una solución, que se prolonga ya demasiado, las vamos a respaldar.

En todo caso, el ministro está al tanto de la realidad de Venezuela con mucha profundidad. Y la demostración es el esfuerzo que ha hecho este Gobierno con cerca de 80.000 beneficiarios de protección internacional, frente a menos de medio centenar de los siete años del PP.

Mire, usted también está confrontando.

Creo que el caso de Venezuela se ha politizado en exceso aquí en España. Lo han utilizado para hacer política nacional, y eso es un craso error. Lo que interesan son soluciones. Y en Venezuela lo que tocan son elecciones donde la ciudadanía pueda participar libremente, que puedan elegir un gobierno democrático y se pueda poner fin a sus limitaciones de acceso a tantas cosas que dificultan un proyecto de vida normal. La ciudadanía venezolana, que tiene estrechos vínculos con España -especialmente con algunas CCAA- tiene todo el respaldo de este Gobierno. Todo.

...porque ese régimen no es una democracia, ¿verdad?

Nosotros no nos andamos con ambages. Hemos sido muy contundentes con lo que se ha dado en Venezuela. Pero también somos conscientes de que además hay que buscar soluciones para que no sufra más, si cabe, la ciudadanía. Hay que dejar trabajar a los diplomáticos para llegar a acuerdos. No vayamos por la vía de la confrontación que perjudique aún más a la sociedad civil. Bastante han sufrido y están sufriendo aún.

El portavoz socialista en el Congreso, Héctor Gómez. Carmen Suárez

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información