La disputa sobre Gibraltar vuelve a ser un escollo en las negociaciones sobre el 'brexit'

La disputa sobre Gibraltar vuelve a ser un escollo en las negociaciones sobre el 'brexit' Jon Nazca/Reuters

Europa

PP y PSOE fuerzan la salida del eurodiputado británico que no quería llamar a Gibraltar colonia

España logra que la Eurocámara respalde su posición sobre el Peñón en el reglamento sobre exención de visados tras el 'brexit'.

Bruselas

Noticias relacionadas

España logra que la Eurocámara acepte definir a Gibraltar como "colonia de la Corona británica", una denominación que ha enfurecido al Gobierno de Theresa May. El PP y el PSOE han forzado este lunes la destitución del eurodiputado laborista británico Claude Moraes como ponente del reglamento sobre exención de visados tras el brexit por su negativa a utilizar la palabra 'colonia' para referirse al Peñón. Moraes alegaba que esta definición da argumentos a España para reivindicar la soberanía sobre Gibraltar. 

El PP y el PSOE han votado a favor de apartar a Moraes con el argumento de que es urgente que se apruebe el reglamento de visados antes de que se consume la salida de Reino Unido de la UE, según han explicado fuentes parlamentarias. Tanto los eurodiputados españoles como el Gobierno de Pedro Sánchez acusaban al eurodiputado de bloquear las negociaciones por su nacionalidad, por ser británico. Los dos partidos tenían suficientes votos en la comisión de Libertades Civiles para forzar su salida y así lo han hecho.

Los liberales, grupo al que está adscrito Ciudadanos, se han abstenido. El resto de grupos han votado en contra alegando que se trata de un golpe de los Gobiernos para imponer su posición a la Eurocámara.

"Al forzar la destitución del ponente, que estaba representando fielmente nuestra posición, el propio Parlamento Europeo se ha disparado un tiro en el pie. Es escandaloso que la decisión se haya tomado únicamente por motivos de nacionalidad y por tanto por la supuesta parcialidad del ponente", se ha quejado el liberal checo Petr Jezek, que formaba parte del equipo negociador de la Eurocámara para este reglamento.

"Si además el Parlamento abandona su posición, que fue adoptada unánimemente por 53 votos, y acepta la problemática posición del Consejo sobre Gibraltar, estará disparándose en la cabeza. Significará que el Parlamento ya no es necesario para elaborar legislación y puede ser abolido", sostiene Jezek, que renuncia a seguir participando en las negociaciones.

El reglamento en cuestión tiene como objetivo suprimir la exigencia de visados a los británicos que viajen a la UE para periodos cortos (menos de tres meses) tras el brexit. Esta norma debería aplicarse incluso en caso de que Londres se marche sin acuerdo el 12 de abril. La UE espera que a cambio Londres haga lo propio con los ciudadanos comunitarios que viajan a Reino Unido.

El eurodiputado laborista británico, Claude Moraes

El eurodiputado laborista británico, Claude Moraes Parlamento Europeo

En la propuesta original de Bruselas no había ninguna mención a Gibraltar. La comisión de Libertades de la Eurocámara la aprobó por unanimidad. Pero días más tarde, los Veintisiete incluyeron a petición de España una nota a pie de página que define al Peñón como colonia. Moraes se ha negado desde el principio a utilizar este término y ha propuesto varias redacciones alternativas sobre Gibraltar. Pero las cinco rondas de diálogo celebradas hasta ahora entre la Eurocámara y los Gobiernos no han servido para desatascar el conflicto: la palabra "colonia" es el único punto de discrepancia.

"No es una colonia. Si se le describiera como una colonia, España podría empezar a hacer reclamaciones basándose en el derecho internacional y por eso quieren esa definición. Y los ciudadanos de Gibraltar están extremadamente alarmados porque una vez que se usa en este contexto, volverá a ser usada una y otra vez", ha dicho Moraes al periódico The Guardian. El eurodiputado británico se considera víctima de una campaña orquestada por el Gobierno y la prensa española. 

"No me esperaba que España usara este expediente como rehén con un anexo que describe a Gibraltar jurídicamente como 'colonia'. Es un abuso de nuestras obligaciones legislativas", ha dicho Moraes en un comunicado tras conocerse su destitución. Una decisión que achaca a "la enorme presión de los políticos y la prensa españoles". 

Los portavoces del PP, el PSOE y UPyD en la Eurocámara llevan semanas pidiendo a Moraes que se marche. El propio presidente del Parlamento Europeo, el conservador italiano Antonio Tajani, le solicitó la semana pasada que dimitiese, pero Moraes se ha resistido hasta el final. Ahora ha sido la comisión de Libertades del Parlamento la que le aparta de este expediente y le sustituye por el eurodiputado búlgaro Sergei Stanishev. Un cambio en el ponente de una ley europea a mitad del partido tiene pocos precedentes.

La Eurocámara y los Gobiernos celebran este martes a primera hora una nueva ronda de negociaciones ya con el nuevo ponente, en la que esperan llegar a un acuerdo en el que se incluirá la definición de Gibraltar como colonia.