La disputa sobre Gibraltar vuelve a ser un escollo en las negociaciones sobre el 'brexit'

La disputa sobre Gibraltar vuelve a ser un escollo en las negociaciones sobre el 'brexit' Jon Nazca/Reuters

Europa

PP y PSOE exigen a la Eurocámara que acepte llamar a Gibraltar "colonia"

Los eurodiputados españoles no logran el apoyo del resto de sus colegas europeos para hacer valer sus demandas sobre el Peñón.

Bruselas

Los eurodiputados del PSOE, PP y UPyD han exigido este martes a la Eurocámara que rectifique su posición y acepte llamar a Gibraltar como "colonia de la Corona británica" tal y como pide España, una denominación que ha enfurecido al Gobierno de Theresa May. Los diputados españoles culpan del conflicto al ponente del reglamento sobre exención de visados tras el brexit, el laborista Claude Moraes, que según su versión se niega a incluir la palabra "colonia" en esta norma por ser británico. También el Gobierno de Pedro Sánchez ha responsabilizado a Moraes del problema.

El encontronazo sobre la definición de Gibraltar bloquea las negociaciones sobre el reglamento en cuestión, cuyo objetivo es suprimir la exigencia de visados a los británicos que viajen a la UE para periodos cortos tras el brexit. La UE espera que a cambio Londres haga lo propio con los ciudadanos comunitarios que viajan a Reino Unido. Las tres rondas de diálogo celebradas hasta ahora entre la Eurocámara y los Gobiernos de los 27 no han servido para desatascar el conflicto: la palabra "colonia" es el único punto de discrepancia.

Durante un debate celebrado este martes en la comisión de Libertades Civiles de la Eurocámara, el británico Moraes ha admitido que su posición en este expediente es incómoda y que el tema es "muy sensible". No obstante, ha defendido su negativa a aceptar la denominación "colonia" con el argumento de que no estaba en la propuesta original de Bruselas ni tampoco en el mandato negociador que le dieron por unanimidad el 29 de enero los 53 diputados de Libertades Civiles, incluidos los españoles. La añadieron a petición de España los Gobiernos de los 27 en una nota a pie de página el 1 de febrero.

Pese a ello, Moraes alega que ha intentado proponer redacciones alternativas y menos conflictivas. Por ejemplo, dejar constancia en la nota que existe "un desacuerdo entre España y Reino Unido en la demarcación de la frontera de Gibraltar". Colonia es un término "incendiario" que amenaza con ser "contraproducente" para los objetivos del texto, según ha dicho a EL ESPAÑOL el liberal checo Petr Jezek, otro de los negociadores de la Eurocámara.

El más duro con Moraes ha sido el portavoz del PP, Agustín Díaz de Mera, que le ha pedido directamente que se retire como ponente del reglamento de visados y deje paso a otro eurodiputado que no sea británico "y si usted quiere que no sea español". "De lo contrario estaríamos en presencia de una cacicada", "de una desviación de poder, de un abuso de posición dominante", ha sostenido. "En cuanto al fondo, señor ponente, Gibraltar es una colonia británica en territorio español, así lo reconoce el Tribunal de Justicia de la UE y numerosísimas resoluciones de la Asamblea General de la ONU", ha dicho.

Sin llegar a reclamar su dimisión, el portavoz del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, le ha pedido a Moraes "un ejercicio de flexibilidad" para aceptar la definición de Gibraltar como colonia. "Gibraltar es una colonia de Reino Unido pendiente de descolonización y sobre la que existe una disputa histórica entre Reino Unido, que se va de la UE, y España, que se queda en la Unión", ha dicho López Aguilar.

"Yo entiendo que para usted es tremendamente complicado dada la situación de su país", le ha espetado a Moraes la eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundúa, que ya ha anunciado que irá en las listas de Ciudadanos para las elecciones europeas del 26 de mayo. A su juicio, pedir que el reglamento sobre visados incluya una mención a Gibraltar como colonia "no es una reclamación superficial y extemporánea, sino que tiene sentido. Debemos dejar constancia de esa condición jurídica sui generis".

Moraes se plantea dimitir

"Creo que Reino Unido está manipulando la polémica sobre Gibraltar y saboteando este acuerdo, intenta manipular a esta comisión y a este Parlamento. Nosotros estamos intentando que eso no ocurra", ha sostenido la eurodiputada del PP Teresa Jiménez Becerril.

Sin embargo, los eurodiputados españoles no han recibido ningún tipo de apoyo ni solidaridad del resto de diputados europeos que han intervenido en el debate sobre Gibraltar. El liberal checo Jezek ha asegurado que la palabra "colonia" no aparece en ninguna otra legislación comunitaria ni en la posición negociadora de la UE sobre el brexit y ha considerado "completamente inaceptable" que esta disputa bloquee la norma sobre exención de visados.

La socialista alemana Birgit Sippel ha destacado que los eurodiputados españoles no presentaron ninguna enmienda sobre Gibraltar cuando tocaba y ahora se están poniendo "nerviosos" por la proximidad de elecciones. "La gente está reaccionando de forma emocional, no deberían ser tan vociferantes", se ha quejado el ultra holandés Auke Zijsltra, del Partido por la Libertad. 

Al término del debate, Moraes ha asegurado que tiene en cuenta las críticas de los eurodiputados españoles. Este miércoles se celebrará el cuarto trílogo de negociaciones entre la Eurocámara y los Gobiernos de la UE. Si al final no hay acuerdo sobre Gibraltar, Moraes ha sugerido que se planteará dimitir como ponente. El reglamento sobre visados debería estar aprobado antes de la fecha del brexit, el 29 de marzo.