Los independentistas arrojaron pintura amarilla en el portal de la casa del juez.

Los independentistas arrojaron pintura amarilla en el portal de la casa del juez.

Tribunales

Los separatistas de Arran atacan la casa del juez Llarena y se jactan de ello en un vídeo

  • "El pueblo manda y Arran obedece", reza el tuit publicado por el grupo radical separatista.
  • Los cachorros del separatismo ya realizaron pintadas amenazantes contra el juez del Tribunal Supremo en su casa de Das, en Gerona.

La organización independentista catalana Arran ha difundido en su cuenta de Twitter un vídeo en el que dos personas encapuchadas rocían con pintura amarilla -en referencia a los políticos independentistas que se encuentran en prisión preventiva acusados de rebelión- el portal de la vivienda del magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena en Sant Cugat del Vallés (Barcelona).

"El pueblo manda, Arran obedece" Redacción | Agencias

"Lo hemos vuelto a hacer", presume Arran, que ha protagonizado otros ataques al instructor de la causa abierta a los exmiembros del Gobierno catalán por imponer la secesión unilateral de Cataluña. Los encausados vienen negando que el proceso independentista sea violento.

El pasado septiembre, Arran hizo pintadas ante la vivienda de Llarena en Das (Gerona). En aquel momento anunció a través de Twitter que si el mensaje en el que difundió las imágenes de la agresión llegaba a los 300 retuits volverían a cargar contra él, como han hecho.

Arran presume de sus ataques al juez Llarena./

Arran presume de sus ataques al juez Llarena./ Twitter

La pintada realizada anoche ha sido descubierta a las 7.00 horas de este miércoles por uno de los familiares de Llarena, que ha acudido a la Comisaría de los Mossos a denunciar los hechos en compañía de un vecino. El magistrado, sin embargo, no se encontraba en la vivienda.

Es la misma casa en la que, en las primeras horas de la jornada del referéndum ilegal del 1-O, aparecieron sobre la alfombra de la entrada varias papeletas de votación.

El juez Llarena ha sufrido repetidas agresiones y amenazas, especialmente intensificadas desde que procesó a los encausados por la secesión unilateral de Cataluña.  

["Venían de cacería contra Llarena, con los cuerpos fuera del coche, buscándonos como a alimañas"]