El expresident de la Generaliatt, Carles Puigdemont, durante su intervención por vídeo.

El expresident de la Generaliatt, Carles Puigdemont, durante su intervención por vídeo. Susanna Sáez EFE

Política CATALUÑA

Puigdemont lanza en solitario su Crida por la unidad de los separatistas

Noticias relacionadas

El movimiento inspirado por el expresident Carles Puigdemont desde Bruselas ha visto finalmente la luz en la convención fundacional celebrada este sábado en Manresa. Al acto del lanzamiento de la Crida Nacional per la República (Llamada Nacional por la República) han asistido destacados rostros del independentismo - entre ellos, el actual president de la Generalitat, Quim Torra, la portavoz del Ejecutivo catalán, Elsa Artadi, y el conseller de Interior, Miquel Buch - en medio de tensiones y desacuerdos que los dividen y separan.

En la convención, a la que han asistido 6.000 personas, también han estado presentes el alcalde de Montblanc (Tarragona), Pep Andreu, y la exdiputada de ERC en el Parlament Maria Àngels Cabasés. Su presencia ha llamado especialmente la atención tras el anuncio de ERC de desmarcarse del proyecto. Pese a esto, Cabasés ha asegurado que se ha adherido a la Crida por "coherencia" con la declaración de independencia que hizo el Parlament justo hace un año. 

También ha destacado la intervención de la exconsellera de Salud y exidirigente del PSC, Marina Geli, que ha defendido la unidad del independentismo para "ganar la libertad", y la de varios hijos e hijas de políticos soberanistas encarcelados como Jordi Sànchez, Jordi Turull y Quim Forn.

Según datos distribuidos por la propia formación, hasta el momento la Crida habría registrado 9.500 "fundadores" y 51.000 personas estarían adheridas al proyecto, sin contar los 700 voluntarios que colaboran con el mismo.

La diferencia entre los primeros y los segundos estriba en que los adheridos son personas que firmaron el manifiesto cuando se presentó la plataforma en julio, mientras que los "fundadores" son los que han hecho alguna aportación económica -donaciones a partir de 10 euros- y podrán participar en el proceso de enmiendas a las ponencias hasta el congreso que se celebrará el próximo 19 de enero

La Crida nace con el objetivo de reunir bajo el mismo nombre a todas las formaciones políticas con aspiraciones separatistas, si bien su vida útil está condicionada al logro de su principal objetivo: la independencia de Cataluña. Para ello, la hoja de ruta aprobada este sábado reivindica el diálogo con el Estado pero también la desobediencia para lograr una república catalana.

Puigdemont, líder inequívoco

Considera como un movimiento transversal del independentismo, la Crida garantizará a sus asociados militar en este movimiento y a la vez "en otras entidades, asociaciones, partidos políticos o de cualquier otra naturaleza". 

La inclusión de la doble militancia busca evitar el conflicto al que se exponen varios impulsores del movimiento que forman también parte del PDeCAT. De esta forma, cualquier integrante podrá formar parte de ambos al mismo tiempo sin que se generen controversias.

Por otra parte, la plataforma dedica un artículo a establecer que Puigdemont será su líder inequívoco: "El presidente legítimo de Cataluña, el Muy Honorable Carles Puigdemont i Casamajó, es el presidente impulsor de la Crida y como presidente impulsor liderará la acción política de la misma".

ERC y la CUP condenan la Crida al fracaso

El acto en Manresa ha coincidido este sábado con la expulsión del PDeCAT de la Alianza de Liberales y Demócratas Europeos y con la publicación de la primera parte de una entrevista hecha a Carles Puigdemont por El Nacional.cat. En ella, el expresident define a la Crida como "la respuesta a un clamor transversal que hay en la sociedad catalana". 

Para Puigdemont, este nuevo "actor político" es "un movimiento que rebasa partidos" y que "apela a gente que no ha estado quizás nunca vinculada a ningún formación, pero quiere hacer política". En ningún momento, eso sí, ha empleado el término "partido político" para referirse a la Crida ya que, para él, éste "es un instrumento novedoso que no le pide a nadie que renuncie a su militancia" haciendo compatible pertenecer a ella con la pertenencia a cualquier otro espacio político.

No obstante, las pretensiones del expresident están lejos de cumplirse. Sus principales socios en el Parlament de Cataluña, ERC y la CUP, ya han anunciado que no integrarán sus siglas en la nueva plataforma del independentismo, en una muestra más de la división existente entre las tres formaciones.

"El Parlament no ha actuado como esperábamos"

En la misma entrevista, Puigdemont se ha pronunciado también sobre la celebración de las próximas elecciones locales que tendrán lugar en 2019. Para él, lo más conveniente sería presentarse al Ayuntamiento de Barcelona bajo una lista conjunta compuesta por las fuerzas secesionistas. Aspiración que, por otra parte, ha quedado descartada tras el anuncio de ERC de concurrir a la ciudad condal bajo la candidatura de Ernest Maragall. Sobre la posible presentación del exconseller Joaquim Forn a la alcaldía de Barcelona, el expresident manifestaba que Forn "tiene que estar involucrado y me consta que quiere estarlo".Puigdemont también ha dedicado criticas al Gobierno de Pedro Sánchez por costear la defensa del juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, a raíz de la querella presentada contra él por el propio expresident en Bruselas. Así como al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, después de exigir el cese del cónsul griego en Barcelona por "insultar gravemente la bandera española".

Los reproches también se han extendido al Parlament de Cataluña, al que ha acusado de "plegarse" al dictamen de los letrados de la Cámara que alertaban de la ilegalidad de delegar el voto de los diputados procesados por participar en el 1-O. "El Parlament no ha actuado como esperábamos en la cuestión de la delegación de voto", ha dicho Puigdemont en una crítica velada al presidente del legislativo autonómico, el republicano Roger Torrent.