El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, durante la sesión de control al Gobierno. Juan Carlos Hidalgo Efe

Política BATALLA EN EL CENTRO DERECHA

Los barones del PP presionan a Rajoy para que relaje tensiones con Cs y apruebe los Presupuestos

La consigna de Rajoy al partido y al Gobierno es no dejar pasar una a Rivera, pero no todos están de acuerdo. 

Los nervios que transmite la dirección nacional del PP con sus ataques a Ciudadanos se han trasladado a las direcciones autonómicas del partido. Mariano Rajoy reúne este lunes a sus barones en Génova. Y lo hace fundamentalmente para tranquilizarlos. A un año de las elecciones autonómicas y municipales del 2019, los dirigentes territoriales del PP presionan a Rajoy para que relaje las tensiones con Albert Rivera y apruebe los Presupuestos lo antes posible. El gasto autonómico, clave en cualquier año preelectoral como este, depende de los nuevos presupuestos.

Que el avance de Ciudadanos preocupa al PP es evidente. La consigna de Rajoy al partido y al Gobierno es no dejar pasar una a Rivera. El nuevo jefe de gabinete de Rajoy, José Luis Ayllón, así lo ha trasladado a las asesorías parlamentarias de los ministerios en las reuniones que ha mantenido desde que asumió el cargo hace apenas un par de semanas.

Rajoy dice que hay tiempo para aprobar presupuestos

Rajoy y el recuerdo de Barberá

La guerra fría entre los dos partidos, tal y como la ha definido Pedro Sánchez, tiene bloqueados los Presupuestos. Ciudadanos ha marcado dos líneas rojas con la senadora imputada Pilar Barreiro y la equiparación salarial de policías y guardias civiles con los Mossos.

Ciudadanos exige que se aparte a Barreiro, imputada por la trama Púnica, en cumplimiento del pacto de investiduraSegún ha podido saber EL ESPAÑOL, el caso de Barreiro molesta personalmente a Rajoy. El presidente tiene en mente a otra senadora, Rita Barberá. Rajoy cree que trataron injustamente a la exalcaldesa de Valencia y que le hicieron el vacío. El presidente no quiere equivocarse con Barreiro y está vacilando a la hora de tomar la decisión. Barberá murió en un hotel de Madrid frente al Congreso hace ahora un año. 

La equiparación salarial de fuerzas de seguridad es otro punto de fricción. La duda es si se comprometerán los 1.500 millones en tres años que, según los sindicatos, son necesarios para que guardias civiles y policías nacionales cobren lo mismo que los agentes de los Mossos y la Ertzaintza.

Como ya informó EL ESPAÑOL, la tensión entre PP y Ciudadanos ya amenaza los acuerdos que ambos partidos tienen en cuatro comunidades: Castilla y León, La Rioja, Murcia y Madrid. Pero con elecciones a la vista, los problemas se extienden a todas las regiones. Los barones del PP en ejercicio del Gobierno necesitan presupuestos para encarar la recta final de sus mandatos con un perfil propio frente a Ciudadanos.  

Nueva financiación autonómica

El otro punto que inquieta en las comunidades es la reforma de la financiación autonómica. Ciudadanos ha liderado un rechazo al cupo vasco que ha tenido mucho eco en todo el país. PP y PSOE, que gobiernan todas las comunidades menos Canarias, País Vasco, Navarra y Cataluña, buscan una solución a la brecha que ha abierto el cupo en sus propios partidos. Una nueva financiación permitiría a sus respectivos ejecutivos abrir un grifo de gasto lleno de telarañas por los años de austeridad y crisis.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, participará en la reunión del lunes en Génova. Montoro compartirá con ellos los avances tanto en financiación como en presupuestos.