Juncker pide que se respete la Constitución española

Juncker pide que se respete la Constitución española Eric Vidal/Reuters

Política

La UE sigue con "gran, gran preocupación" el agravamiento de la crisis catalana

"Tenemos el mayor respeto a la Constitución española y al orden jurídico español", asegura la Comisión.

Bruselas

Noticias relacionadas

En público, la línea oficial no ha cambiado: pleno respeto a la Constitución española y al ordenamiento jurídico español. Pero en privado empieza a cundir la inquietud en Bruselas por el agravamiento de la crisis catalana. Las noticias sobre detenciones de altos cargos del Gobierno catalán y concentraciones de protesta de los independentistas ocupan las portadas de todos los medios europeos. Lo que era un asunto interno español se ha convertido ya en un problema europeo.

"Estamos siguiendo todo el proceso con gran, gran preocupación, sí", ha admitido este jueves un alto funcionario de la UE. No obstante, la presidencia estonia no tiene intención de incluir el proceso secesionista catalán en el orden del día de la reunión de ministros de Asuntos Europeos del lunes o de la cumbre que se celebra el próximo viernes 29 de septiembre en Tallinn.

"Lo consideramos como una cuestión interna para el Gobierno español, que por supuesto nos preocupa a todos. Pero normalmente decimos en este punto que confiamos en la democracia", explica el alto funcionario.

La crisis catalana ha monopolizado este jueves la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea. La gran novedad es que a las recurrentes preguntas de los periodistas españoles de los últimos días, se han sumado este vez compañeros italianos, franceses o belgas. Se interesaban por lo que consideran una situación "inédita y rara" en la UE, supuestos "problemas de libertad de expresión" o por "el uso de la fuerza" por parte del Estado español. Es decir, han asumido plenamente el relato de los independentistas.

"No tenemos nada más que añadir. Respetamos el orden constitucional en España, como el del resto de Estados miembros", ha repetido en múltiples ocasiones el portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas. "Esta posición no es nueva. No es el resultado de la improvisación. Es una posición muy clara de la institución expresada a todos los niveles", ha resaltado.

Bruselas no mediará en la crisis catalana

¿Tiene previsto el Ejecutivo comunitario hacer un llamamiento al diálogo entre el Gobierno español y el catalán? ¿Está dispuesto a hacer de árbitro entre las dos partes?, le han preguntado al portavoz. La respuesta es negativa. "Nosotros tenemos el mayor respeto a la Constitución española y al orden jurídico español, en el marco de los cuales todas estas cuestiones pueden abordarse", ha dicho Schinas.

¿Por qué Bruselas medió entre España y Portugal en el conflicto por el almacén nuclear de Almaraz y ahora no está dispuesto a hacerlo con Cataluña? "La diferencia es evidente. En el primer caso, hay dos Estados miembros que se habían denunciado mutuamente ante el Tribunal de Justicia y la Comisión medió porque pensamos que nuestros Estados miembros tienen formas mejores de resolver sus conflictos. En el otro caso, se trata de una cuestión que afecta al orden constitucional y jurídico de España, que respetamos como ocurre con todos los Estados miembros", alega el portavoz.

El agravamiento de la crisis catalana ha provocado una nueva guerra de correos electrónicos entre los eurodiputados del PP y los independentistas. Los parlamentarios del PDeCAT y de Esquerra Republicana han enviado una carta a todos los miembros de la Comisión y de la Eurocámara en la que sostienen que "Cataluña está bajo asedio" y reclaman a la UE que "defienda los derechos de los catalanes en tanto que ciudadanos europeos y no se mantenga indiferente a lo que está pasando en Cataluña".

Por su parte, los eurodiputados del PP han escrito al presidente del Parlamento, Antonio Tajani, para denunciar que el Gobierno catalán ha recabado de forma ilegal los datos personales de los ciudadanos para elaborar el censo del referéndum del 1 de octubre, vulnerando así las normas europeas.