Tardá pide la libertad de Bódalo en el Congreso.

Tardá pide la libertad de Bódalo en el Congreso. Chema Moya Efe

Política

El PP votará a Tardá para la Comisión de Secretos con el referéndum ilegal en marcha

Sólo Ciudadanos se opondrá a la entrada de ERC a este órgano, que canaliza el acceso del Congreso a información reservada del Estado.

Noticias relacionadas

El PP votará a favor de que el diputado de ERC Joan Tardá forme parte de la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso en plena escalada del desafío separatista en Cataluña. El apoyo del Grupo Popular permitirá a Tardá entrar a esta Comisión, que canaliza el acceso de la Cámara a información reservada del Estado y que puede abordar, por ejemplo, planes de contingencia para frenar el nuevo referéndum independentista. El PP, que vetó a ERC en esta comisión cuando tenía mayoría absoluta, se inclina también por votar al convergente Jordi Xuclá como representante del Grupo Mixto.

El Congreso decide la próxima semana la composición de este órgano especial. Entre sus funciones está el control de los gastos reservados y la fiscalización del CNI y cualquier materia relacionada con la seguridad del Estado. El sistema de elección de sus miembros es como el de la Mesa: secreto y con papeleta en urna. 

Cada grupo parlamentario propone un candidato, que suele ser su portavoz. En esta legislatura, la lista puede tener un máximo de siete nombres. Cada uno de ellos necesita el respaldo de tres quintos del Pleno para formar parte de esta Comisión. Es decir, 210 diputados. No hay abstención, pero es posible votar en blanco para rechazar a un candidato. 

Cs no votará a ERC

El PSOE ya había manifestado su intención de no vetar a nadie. Tampoco Unidos Podemos. Los 32 diputados de Ciudadanos, por su parte, no apoyarán ni a ERC ni al Grupo Mixto, y sólo votarán cinco nombres. Para que Tardá y Xuclá entren a la Comisión necesitan el respaldo expreso del PP. Según ha podido saber EL ESPAÑOL, lo tendrán.

A pesar de que la Generalitat mantiene la consulta tras la anulación del Tribunal Constitucional, el PP considera que no puede oponerse porque ERC tiene Grupo parlamentario propio. En cuanto al Mixto, los populares nunca votarían a favor de Francesc Homs, procesado en el Tribunal Supremo por el 9-N, pero en principio tienen menos reparos con Xuclá.

El presidente de la Comisión es también el del Congreso, Ana Pastor. Las sesiones de la Comisión de Secretos Oficiales son secretas. Los diputados tienen la obligación de no revelar su contenido, pero esto no siempre se cumple. También suelen comparecer los ministros de Defensa, Interior y Exteriores, así como de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que tiene al CNI bajo su mando. Los Grupos pueden reclamar que se informe sobre materias declaradas como clasificadas conforme a la Ley de Secretos Oficiales. 

La última vez que se aprobó la composición este órgano fue en febrero de 2012, después de que el PP ganase las elecciones de 2011. En aquella legislatura, y con el desafío separatista ya en marcha, el PP vetó primero a la formación abertzale Amaiur, que lideraba el Grupo Mixto, y después a ERC hasta en tres ocasiones.

Tardá achacó entonces el rechazo a su candidatura "a una España intolerante empeñada en criminalizar el independentismo". "No tienen derecho a expulsarnos por tener un proyecto político distinto", dijo.

Tardá espera que no le veten

Tardá ha sido uno de los diputados más activos en reclamar la constitución urgente de esta Comisión. Y públicamente ha dicho que espera no ser vetado. ERC ya formó parte de este órgano durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando la formación independentista tenía Grupo parlamentario. En el pasado, Convergència también ha estado tradicionalmente representado por Josep Antoni Durán i Lleida.

Una de las razones esgrimidas por el portavoz republicano para participar en la Comisión es conocer los supuestos vínculos del rey emérito Juan Carlos con los casos de corrupción que afectan a la familia Pujol.

Joan Tardà en el debate de investidura de Rajoy (agosto 2016)

En la sesión de investidura de Mariano Rajoy, Tardá aseguró que no "tenían miedo al Tribunal Constitucional" y que el pueblo de Cataluña seguiría su camino hacia la independencia del resto de España.