Isabel Celaá, portavoz del Gobierno, este viernes tras el Consejo de Ministros.

Isabel Celaá, portavoz del Gobierno, este viernes tras el Consejo de Ministros. JuanJo Martín Agencia EFE

España REY JUAN CARLOS

El Gobierno, "satisfecho" con Sanz Roldán, da por zanjada la crisis por las 'cintas de Corinna'

Las conocidas como 'cintas de Corinna' no volverán a sonar en el Palacio de la Moncloa. Al menos esa es la intención del Gobierno, que ha dado carpetazo a la crisis provocada por las grabaciones hechas a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, examante del rey emérito, en las que denunciaba el cobro de comisiones ilegales y la ocultación de patrimonio por parte de Juan Carlos I. 

Las revelaciones, publicadas por EL ESPAÑOL, provocaron una comparecencia extraordinaria del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, a quien Corinna acusaba directamente de amenazas contra ella y su familia. Esa comparecencia, a puerta cerrada en la comisión de Gastos Reservados en el Congreso de los Diputados, se celebró el miércoles. Sanz Roldán negó haber amenazado a Corinna y también haber investigado las finanzas del rey emérito.

"El Gobierno ha concluido, está satisfecho con las explicaciones dadas y también el Grupo Socialista en el Congreso. Ahora corresponde al resto de los grupos dentro del ámbito parlamentario tomar sus decisiones al respecto", ha dicho Isabel Celaá, portavoz del Gobierno, este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. 

Unidos Podemos y ERC han registrado una comisión parlamentaria de investigación sobre las actividades del rey, apoyada también por el PDeCAT, Compromís y el PNV. Es decir, que todos los partidos que dieron la presidencia a Pedro Sánchez en la moción de censura quieren que se esclarezca si el rey emérito llevaba una vida sin reglas amparándose en la jefatura del Estado o en la imagen de España.

Pero sin el PSOE, esa comisión no saldrá adelante. El Gobierno y el grupo parlamentario que lidera Adriana Lastra prefieren pasar página.