Quim Torra, camino del atril del hemiciclo del Parlament para pronunciar su discurso.

Quim Torra, camino del atril del hemiciclo del Parlament para pronunciar su discurso. Alberto Estévez Agencia EFE

España QUIM TORRA

Torra promete una Constitución para la 'República Catalana' del 1-O

"Nuestro presidente es Puigdemont". El discurso del diputado de Junts per Catalunya Quim Torra como candidato a la presidencia de la Generalitat no ha dejado ningún tipo de dudas sobre la voluntad del independentismo, con él a la cabeza, de mantener el pulso al Estado y mantener la confrontación que ha dividido a la ciudadanía de Cataluña

En su discurso, que comenzó a las 12 de la mañana de este sábado en el Parlament, Torra ha anunciado que su labor como presidente, si es elegido, es elaborar una Constitución catalana que responda al resultado del referéndum ilegal del 1 de octubre, en el que no participó la mayoría de la oposición. "Impulsaremos un proceso constituyente participado por la ciudadanía", ha anunciado Torra, que "tiene que acabar en la propuesta de la Constitución de Cataluña". Para ello ha prometido trabajar "sin descanso". 

Las cinco claves del discurso de investidura Quim Torra

Torra ha hecho un discurso netamente independentista, alineado con las tesis menos pragmáticas y posibilistas del nacionalismo, en la que combinó una apuesta por la autodeterminación al tiempo que reconocía, con su presencia y por la situación de "excepcionalidad", que no le queda otro remedio que ser investido conforme a la legalidad. Su programa concreto, más allá de la confrontación con el Estado y la defensa del independentismo, no se concretó en ninguna medida política específica.

Torra ha cargado contra todos: el rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena y, por la ausencia de gesto alguno, contra la oposición que votará en contra de su investidura y que representa a más ciudadanos que el independentismo. 

"Resulta, Majestad, que hay presos políticos, exiliados, centenares de catalanes investigados por haber defendido un proyecto democrático como es la independencia; resulta que votamos el 1-O y el 21D pero no se respeta la voluntad expresada en las urnas. Majestad, así no", ha dicho.

"¿Hablamos, señor Rajoy? ¿Nos sentamos en una mesa su gobierno y el nuestro? Estamos dispuestos a hablar ahora mismo, sin condiciones, sin vetar nada. Con el respeto institucional debido entre gobiernos", ha pedido. 

"Cuando una resolución de las Naciones Unidas no le afecta, ¿hasta dónde puede llegar la arbitrariedad?", dijo Torra sobre el juez del Supremo Llarena y el acuse de recibo de un comité de la ONU que pedía a España garantizar los derechos de Jordi Sànchez. 

El discurso de Torra contrasta mucho con el que hace casi dos meses hizo el exconseller Jordi Turull, antes de entrar en la cárcel. En el discurso de Turull no había menciones a la república catalana ni una reivindicación clara de Puigdemont. En Torra el que parecía hablar era el propio Puigdemont. 

"Quiero dejar claro que nuestro president es Carles Puigdemont", dijo. Sus palabras fueron del agrado del expresident, en Berlín tras huir de la Justicia española y a la espera de ver si es entregado al Tribunal Supremo. "Brillante. Inmejorable, gran discurso. Muy bien expresado, con pasajes excelsos que dan toda la dimensión histórica que requiere el momento excepcional que vive Cataluña. Responsabilidad y confianza para la libertad y la república".