Fotograma del vídeo donde Torrent habla sobre la situación en Cataluña el 1-O.

Fotograma del vídeo donde Torrent habla sobre la situación en Cataluña el 1-O.

España CATALUÑA

El vídeo que descubre el radicalismo del nuevo president del Parlament: "Quien tenga dudas, que se aparte"

Entrevistas y soflamas independentistas destapan el ideario radical de Roger Torrent, que se presentó en su toma de posesión con un discurso conciliador.

"Si el Gobierno cree que Roger Torrent es conciliador es que no le conoce". Las palabras de Albert Rivera pocas horas después de la elección del alcalde de Sarriá de Ter como presidente del Parlament de Cataluña no dejaban lugar a la duda sobre cuál creen desde Ciudadanos que será el desempeño que Torrent tendrá como sustituto de Carme Forcadell.

El discurso conciliador, con la mano tendida y abierto a la defensa de todos los diputados y partidos elegidos democráticamente en las elecciones del 21-D que realizó el propio Torrent en su toma de posesión abrieron, sin embargo, una espita en las esperanzas de que el nuevo presidente se distanciara de los usos y costumbres de su predecesora: "Haré de la democracia y la convivencia los pilares fundamentales de mi mandato".

Esperanzas que parecen haberse difuminado de un plumazo con la publicación de un vídeo de Dolça Catalunya en el que se repasan algunas de las perlas del nuevo president justo en los días previos al 1-O, cuando la soflama independentista estaba en pleno auge y se preparaba para la respuesta del Estado.

"Lloverán hostias", argumenta en un momento de las imágenes Torrent en referencia a lo que sucedería durante la consulta ilegal del 1-O. Y precisamente por ello pedía implicación, "porque lo último que puede pasar si queremos ganar es que Carme Forcadell se de la vuelta y no haya nadie (apoyándola)". Es más, propone incluso suprimir a los disidentes de las ideas más radicales del separatismo: "Quien tenga dudas que se aparte y deje hacer".

También puede apreciarse, durante una entrevista que también se incluye en el vídeo, el mismo argumentario que desde PdCAT, ERC y CUP se desarrolló en los días previos al 1-O, porque, según Torrent "si hay referéndum y si hay una participación mínima y un resultado claro a favor del 'sí' habrá un reconocimiento internacional. [...] Las instituciones europeas y mundiales los aceptarán (los resultados) [...] y por tanto habrá un reconocimiento por parte de la comunidad internacional de los resultados y de la aplicabilidad de los resultados".

Un discurso sin duda muy diferente al que Torrent esgrimió en su toma de posesión -"Siempre he procurado tender la mano a todo el mundo. Les pido colaboración. Propongo trabajar sin descanso para ayudar a restituir plenamente el discurso de nuestras instituciones", razonó ya como nuevo president del Parlament- pero que desde Ciudadanos siguen mirando con recelo. "Quienes perpetraron el golpe no son los más adecuados para coser la herida en la sociedad catalana", prosiguió en una entrevista en Onda Cero Albert Rivera, quien tendrá la primera prueba de la dirección de la presidencia de Torrent este mismo lunes, fecha en la que el nuevo president deberá comunicar quien es el candidato a la presidencia de la Generalitat y, casi seguramente, ese nombre será el de Carles Puigdemont.