Barcelona

"A veces uso un símil un poco fuerte", dice Miquel Iceta (Barcelona, 1960) sobre la crisis política y social en Cataluña. "Cuando vas al dentista con un flemón, primero hay que bajar la inflamación y luego se ve el resto. Pues en la política catalana pasa igual". 

El candidato del PSC ha desayunado fuerte: una encuesta que le sitúa a un punto y medio de ERC en las elecciones del 21 de diciembre, empatado con Ciudadanos. Tan bien le ha sentado que ha cambiado de estrategia para activar el voto útil y proclamar que ganar las elecciones está a la alcance de su mano.

Si no, Iceta aspira a emular a Birgitte Nyborg, la protagonista de la serie de televisión danesa Borgen, que llega al cargo de primera ministra siendo tercera, pero pactando como la que más. Según Iceta, si el independentismo pierde la mayoría, sólo él podrá ser presidente, ya que Catalunya En Comú Podem será la llave y nunca haría presidente a Inés Arrimadas aunque ella tuviese más escaños. La apuesta del PSC es un gobierno en minoría que se gane cada 15 días los votos necesarios en el "infierno" del Parlament. Parece ciencia ficción. Pero esto es Cataluña. 

¿Ha visto Borgen?

Sí.

¿Se parece usted a Birgitte Nyborg?

No sé, porque ella llega sin ser la primera y yo quiero ser el primero. Es una diferencia. Pero ella tiene una aproximación muy pragmática y es tejedora de acuerdos. Yo quiero ganar. Las encuestas dicen que hay mucho indeciso, pero la más reciente, de El Periódico, se resume en que hay cuatro partidos en torno al 20% y otros tres que se reparten el 20% restante. Vamos a jugar.

Imagino que aspira a ser primero entre los constitucionalistas.

No, primero. Primero es primero.

Hace dos años no aspiraba a ser primero. Si lo hubiera dicho, dirían que estaba loco. Estábamos desahuciados y ahora puedo ser presidente.

Ahora es cuando dice que aspira a gobernar con mayoría absoluta...

Vengo de lo que pasó hace dos años. Entonces, créame que no aspiraba a ser primero. Si lo hubiera dicho, dirían que estaba loco. Estábamos desahuciados y ahora puedo ser presidente. Es mi momento. El desastre del independentismo es evidente. La orfandad del catalanismo moderado, también. El centro izquierda catalanista es mayoritario en Cataluña y, además de entre proyectos, decidimos quién quiere ser presidente. Modestia aparte, creo que reúno las condiciones. Me siento fuerte y el PSC es el único partido que está creciendo.

No es cierto. Ciudadanos aspira a ampliar sus apoyos y hay encuestas que confirman la expectativa. El PDeCAT, que parecía muerto hace un mes, remonta bajo la marca de Junts per Catalunya que encabeza Puigdemont.

Puigdemont sube sobre lo que tenía en las encuestas, que dan a Ciudadanos sobre 25. Es lo que tienen ahora. La última me da a mí 25 y ahora tenemos 16. Eso explica por qué todos me atacan. Hace un mes, Junqueras era el presidente indiscutible. Hoy, estoy por delante en apoyos. Hay un millón de indecisos y mucho trabajo por hacer, pero hay una base que permite soñar. Los de Ciudadanos no utilizan el “Arrimadas presidenta”. ¿Por qué, si es lo que quieren? ¡Qué curioso!

Arrimadas tiene mucho voto oculto, como el PP, que quizás no le afecta tanto a usted.

Ayer [por anteayer], Rivera le hizo la última cuando dijo que me vería como vicepresidente de Arrimadas. ¡A ella sola no la ve! No está en juego la izquierda o la derecha sino un camino u otro [referencia a la independencia]. Y nuestra propuesta es más atractiva. Aquí hay dos posibilidades: o seguimos a trompazos o buscamos un acuerdo. Para el acuerdo, ¿hay alguien mejor que Miquel Iceta?

Iceta, esta semana en un acto de campaña.

Iceta, esta semana en un acto de campaña. EFE

El PSC ha perdido muchos votantes en los últimos años, pero por lo que dice, aspira a convencer a otros electores distintos de los que se fueron.

Es la primera vez que recuperaremos voto desde 1999. En 2003, cuando ganó Pasqual Maragall, ya habíamos perdido 250.000 votos. Ahora nos estamos disparando. No sólo estamos recuperando voto sino que estamos ganándolo entre el catalanismo no independentista que tiene miedo a PP, a Ciudadanos y al péndulo. Muchos dicen: la independencia es una locura, pero tampoco quiero retroceder en autogobierno y en financiación, algo que valoran mucho los sectores económicos, por ejemplo.

El PSC, el nuevo partido de la burguesía catalana.

Los independentistas seguirán siendo independentistas, pero hay muchos catalanistas que les acompañaron en ese viaje, sobre todo confiando en Artur Mas, que al ver las consecuencias que ha tenido se lo están replanteando. Entre ellos había quien confió en que el independentismo forzaría una negociación. Que pidiendo más, obtendrían algo, aunque fuese menos. Nadie les había hablado del coste y ahora no quieren dejar de ser catalanistas, no les gusta la deriva de los comunes, no tienen referente y no se van a ir al PP y a Ciudadanos.

Si Arrimadas tuviese más votos que usted, ¿debería intentar formar Gobierno? ¿Se sentaría con ella a negociar?

Me voy a sentar con todo el mundo, pero no nos llegaría entre los tres [junto al PP], según todas las encuestas. Sky is the limit [el límite es el cielo], pero con limitaciones. No veo una investidura sino es con una cierta transversalidad.

La única alternativa al independentismo es un Gobierno del PSC en solitario, apoyado por los demás.

Que sólo puede aportar Catalunya en Comú.

Todas las encuestas dicen que o bien hay mayoría independentista o los comunes tienen la llave. La única alternativa al independentismo es un Gobierno del PSC en solitario, apoyado por los demás.

Ada Colau ha expulsado al PSC del Ayuntamiento de Barcelona y Domènech carga contra usted en todos los mítines. ¿Tiene esperanza de que le apoyen?

Ellos verán. Si quieren hacer president a Puigdemont, que lo hagan. Cada partido es responsable de sus decisiones y tarde o temprano todos tenemos que dar cuenta de nuestras acciones. Es verdad, pueden tener la llave. Hay quien teniéndola no se atreve a usarla y la pierde para siempre. O que abre en una dirección equivocada y la pierde para siempre. Tampoco sería lo mismo si estamos empatados que si yo gano y me pongo el primero. ¿Me dirían los comunes que no? Pueden, pero tendrá un coste para ellos. Por poder, pueden. Si bloquearon la investidura de Pedro Sánchez…

"Mientras gobernamos con ERC, se cumplía la ley"

¿Qué ha aprendido el PSC del último tripartito?

Mientras nosotros gobernamos con ERC, Cataluña cumplía la ley. Y hay quien se olvida de que ERC salió del Gobierno cuando dejó de apoyar el Estatut. Pero en la siguiente legislatura, se comprometió a desarrollarlo y al no a la independencia. Por eso gobernaron con el presidente Montilla.

Muchas voces señalan que en esos años se gestó el problema actual.

Pues no hay que dejarse engañar por esas voces.

Dicen que el problema ya no fue la sentencia sobre el Estatut, que también, sino el propio texto, que la sociedad no veía como prioritario.

Si fuera así, ¿por qué desde el 2010 al 2012 gobernó Artur Mas con el apoyo del PP? ¡Después de la sentencia! Nadie responde a esa pregunta. Si en esa teoría faltan dos años, se viene abajo. La sentencia del Estatut fue un problema, pero no el problema.

"Mi Gobierno tendrá oxígeno uno o dos años"

Su Gobierno, en minoría, tendría poco oxígeno. ¿Unos meses? ¿Un año?

Un año o dos… Si no consigue nada, ¿qué sentido tendría seguir gobernando? Hay quien piensa que ganando ya está todo arreglado. Yo no. Si gano, intentaré un acuerdo para arreglarlo. Si no hay acuerdo, habré fracasado.

¿Cree que puede hacer algo con ERC o PDeCAT?

Volvamos al tripartito maldito. ERC estuvo en contra del Estatut, pero cuando los catalanes lo votaron, se comprometieron a desarrollarlo. Ahora están en la independencia. Si muestras que puedes obtener buenos resultados, no creo que los rechacen y digan: “¡Hasta la independencia, nada!”

No cuento con ERC o PDeCAT para la investidura ni para acuerdos a corto plazo

No cuenta con ellos para la investidura ni para acordar nada con ellos en el corto plazo.

Pues no. Eso va a ser muy difícil. Yo quiero una investidura y un margen para gobernar sin cuotas de poder y reparto de consejerías. Quien manda es el Parlamento.

Un infierno cada 15 días.

Eso es la vida. Prefiero un infierno parlamentario que un no Gobierno.

El sesgo de TV3, ¿sólo lingüístico?

¿Qué haría usted con TV3?

Que se cumpla la ley, que dice que tiene que cumplir ciertos criterios y que tiene unos mecanismos de control. Luego, tenemos un problema que son los costes disparados.

PP y Ciudadanos dicen que TV3 es el principal mecanismo de agitación independentista.

Y quieren cerrarla. Yo no estoy de acuerdo.

¿Cree que funciona bien TV3? ¿Es plural?

Como otras televisiones, TV3 tiene algún problema de pluralidad. Yo quiero que las administraciones funcionen. Aunque siempre habrá algún sesgo. En TV3 hay uno, que es el idioma, uno de los sesgos ideológicos de la sociedad. Ahí hay que ser muy cuidadoso.

Imagen presidencial: Iceta siempre viste corbata y hablar con una bandera catalana detrás.

Imagen presidencial: Iceta siempre viste corbata y hablar con una bandera catalana detrás. EFE

Ese sesgo del idioma puede ser casi técnico. Usted habla catalán como lengua madre y no es independentista.

Si mira la preferencia por independencia o no independencia y lo cruza con el idioma, verá los resultados. Por lo tanto, como una televisión tiene que cuidar a su audiencia. Por eso te encuentras con que las noticias sobre el procés tienen mucha más presencia que en otras televisiones.

En el PP y Cs piensan que hay una oficina siniestra desde la que se imponen contenidos a TV3. Se equivocan. A ellos les gustaría que no se informase de la manifestación en Bruselas. ¡Eso es absurdo!

Es decir, que no cree que haya un sesgo ideológico o que haya propaganda. Que como el idioma es el catalán…

No, creo que hay un sesgo más sobre la dosis. Me quejo de que en un Telenoticias, de 10 noticias, siete sean sobre el procés. Algo no va bien. Por otra parte, se ha dado mucho poder a los profesionales de los medios públicos. En el PP y Cs piensan que hay una oficina siniestra desde la que se imponen contenidos a TV3. Se equivocan. A ellos les gustaría que no se informase de la manifestación en Bruselas. ¡Eso es absurdo!

"Hemos fracasado en la enseñanza de Historia española"

¿Se enseña bien la Historia de España en los colegios catalanes?

No, ahí hemos fracasado. Pero tampoco creo que en los colegios españoles se enseñe bien la historia de Cataluña. Necesitamos una historia común de los pueblos de España. Esa era una de las obsesiones de Maragall. Pero tampoco me gusta que sea más fácil estudiar catalán en una universidad inglesa que en una española.

No cree usted que la escuela catalana sea una fábrica de independentistas.

No. La prueba es que van a perder las elecciones. Se puede ser críticos sin impugnar un sistema. Eso es desbarrar. Hay aspectos que mejorar en la escuela, pero tienen más que ver con el apoyo a los maestros que con las teorías del adoctrinamiento.

¿Consultará el PSC con el PSOE sus acuerdos poselectorales?

Lo hablaremos siempre. Lo que no vamos a hacer es pillarlos por sorpresa.

¿Y a la militancia?

Depende de qué tipo de acuerdos.

¿Consultará un acuerdo de investidura, aunque sea para gobernar en solitario?

Veremos. Si es un acuerdo estrictamente para la investidura, no. Si es un acuerdo que implique un Gobierno de coalición, sí.

La penitencia lleva años trabajando para que un gay sea president de la Generalitat

¿Se arrepiente de la foto con Albiol en la manifestación de Sociedad Civil Catalana?

No.

¿Con quién tiene más afinidad, con Arrimadas o con Rovira?

[Se lo piensa varios segundos] Hoy mismo, probablemente con Arrimadas.

¿Le molesta que Espadaler, su número tres por Barcelona, siga estando en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo?

No, la penitencia lleva años trabajando para que un gay sea president de la Generalitat.

¿Le viene bien que en el PP haya quien le prefiera a usted como president antes que Arrimadas?

No me asusta. Pueden tener dos motivos. El malo: con tal de que no lo sea Arrimadas, que lo sea yo. Motivo bueno: esto hay que arreglarlo y mejor que sea Miquel.

¿Hay homofobia en la política catalana?

No especialmente en la política. Hay quien, cuando no tiene argumentos, recurre a eso. Conmigo van mal.

¿Cuánto le ayudó el baile?

Hace dos años, un montón. Conseguí una notoriedad que no tenía.

'A Sánchez le digo: "Te veo joven"

Algo bueno de Puigdemont y algo malo de Pedro Sánchez.

La tozudez puede ser buena, pero a él le ha llevado a grandes errores. A Pedro siempre le hago una crítica que igual es un poco injusta. Siempre le digo: “Te veo joven”. Hoy está mucho mejor que hace dos años. La experiencia y la maduración es muy importante. Siempre lo veo como un hermano pequeño, pero le veo mucho más cerca de presidente hoy que cuando me desgañitaba por ahí.

¿Será usted el trampolín para que él llega a la Moncloa?

No, es independiente. Lo que no pensaba era llegar yo antes que él. Y mira, a lo mejor eso se da.