Sánchez, este lunes durante su rueda de prensa en Ferraz.

Sánchez, este lunes durante su rueda de prensa en Ferraz. EFE

España DIÁLOGO POLÍTICO

Sánchez y Rajoy logran el primer acuerdo sobre Cataluña a una semana de la Diada

El Gobierno, Podemos y Cs, favorables a la comisión parlamentaria que reforme el Estado autonómico propuesta por el PSOE. 

De entrada, sí. La propuesta de Pedro Sánchez de crear cuanto antes una comisión parlamentaria para reformar el Estado autonómico, que el PSOE abandera como respuesta política al referéndum independentista, goza del respaldo suficiente para salir adelante. El líder de la oposición mantuvo este lunes por la tarde una conversación telefónica con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que se mostró favorable, según informaron fuentes cercanas a ambos líderes.

"La puerta a la creación de la comisión está abierta", explicaron fuentes de Moncloa. "Rajoy ha recibido positivamente esta medida, abriendo la puerta a la creación de la mencionada Comisión", explicaron, algo más optimistas, las fuentes del PSOE.

De lo que no hablaron es de cuándo crearla. Sánchez quiere que sea antes del 1 de octubre, cuando los partidos independentistas prevén celebrar el referéndum de autodeterminación. Eso mandaría, según el PSOE, un potente mensaje a la sociedad catalana sobre las posibilidades de seguir conviviendo. El Gobierno cree que es el momento de parar la consulta y que sólo después se pueden plantear otros debates. 

Fuentes de Unidos Podemos y Ciudadanos consultadas por este periódico también se han mostrado favorables a la creación de ese foro parlamentario, por lo que la propuesta de Sánchez ha obtenido un consenso inicial en menos de 24 horas.

Además, PDeCAT ha anunciado también que irá, desmarcándose de ERC. Juntos conforman en Cataluña Junts pel sí, el núcleo duro de los planes independentistas, que en Madrid se dividen así ante la propuesta de Sánchez. 

En una rueda de prensa, el líder del PSOE planteó a mediodía de este lunes la creación de esta comisión y le dio importancia a intentarlo antes del 1 de octubre, fecha prevista para el referéndum independentista. Aunque el trabajo de reformular el Estado de las autonomías en lo que concierne a las competencias, la financiación y la resolución de conflictos es una tarea titánica y de largo alcance, Sánchez cree que es ahora, más que nunca, cuando debe expresarse la voluntad política de que es posible.

"Reconstruir la unión entre los pueblos de España"

"Si entre todos creamos este espacio de diálogo, el mensaje que transmitiríamos a España y a la sociedad catalana sería el más poderoso de los últimos años: nuestra determinación de reconstruir la unión entre los pueblos de España", según él. "Sin la ley no hay salida, pero sin diálogo tampoco", explicó Sánchez. 

La posición del PSOE sobre el 1-O y el independentismo tiene dos elementos clave. El primero, la defensa de la legalidad y el apoyo al Gobierno incluso sin que el Ejecutivo haya desvelado sus planes para impedir que se celebre el referéndum. En el PSOE no aclaran si apoyarán todos los pasos de Rajoy, pero aseguran que Pedro Sánchez los conoce y está informado de todos los escenarios. Así, el PSOE quiere mostrar su cara más constitucionalista y de Estado. 

Es en la otra pata de la respuesta, la que Sánchez avanzó este lunes, en la que los socialistas quieren distinguirse con una posición nítida. El PSOE cree que apoyar al Gobierno en la defensa de la legalidad da más fuerza a su defensa de una solución que supere tanto el independentismo como el inmovilismo que le atribuyen al PP. "Han sobrado muchos reproches y ha faltado diálogo", dijo Sánchez en su comparecencia. 

La estrategia de Sánchez

Su posición es relativamente cómoda. Sin responsabilidades de Gobierno, Sánchez puede apoyar desde fuera a Rajoy salvo que ofrezca una respuesta no proporcionada al desafío independentista. Como líder de la oposición, aspira a capitanear una respuesta política que será clave el día después del 1-O si el referéndum no se celebra o no comporta consecuencias. 

En rueda de prensa, la coportavoz de Podemos, Noelia Vera, aseguró que "todo lo que favorezca el diálogo siempre va a ser positivo" y recordó que en enero, En Comú Podem, confluencia catalana del partido morado, ya propuso una medida parecida. "Queremos que haya diálogo, que es lo que no hay, porque Rajoy está en el inmovilismo", dijo.

La acogida ha sido más fría en Ciudadanos, que sin embargo se muestra favorable siempre que Sánchez vaya en serio. "Primero Pedro Sánchez tiene que aclararse y explicarnos exactamente lo que quiere, porque si lo que quiere es hablar en serio de una modernización de la Constitución estaríamos dispuestos a verlo. Para hablar de ocurrencias y frivolidades que no cuente con nosotros", explican fuentes del partido naranja. 

El formato de comisión, que no es legislativa, exige su aprobación en la Mesa del Congreso. Allí están representados los cuatro grandes partidos, pero PP y Ciudadanos tienen mayoría. Si el PSOE reúne el apoyo de Pablo Iglesias y Albert Rivera, el nuevo órgano se abrirá paso aun con la oposición del PP. "A nosotros nos gustaría que estuviera, pero tenemos claro que la impulsaremos incluso sin ellos. 

"Asistiremos a la comisión del PSOE para defender el derecho a decidir y el referéndum del 1-O", dijo por su parte la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal.