Campazzo se marcha de Henry durante el partido de Euroliga entre Real Madrid y Baskonia

Campazzo se marcha de Henry durante el partido de Euroliga entre Real Madrid y Baskonia

Baloncesto KIROLBET BASKONIA 55-77 REAL MADRID

El Real Madrid suma la décima consecutiva en Euroliga a costa de un Baskonia tristón

Los de Laso continúan su idilio europeo y siguen al acecho del liderato a costa del apático equipo vitoriano. Rudy y Mickey, los mejores.

Noticias relacionadas

'Y a este equipo quien lo para' pensarán los aficionados de un Real Madrid que ha sumado su décimo triunfo consecutivo en Euroliga a costa de un Baskonia más apagado de lo común. Rudy y Mickey fueron los mejores de un Madrid muy coral que abrió brecha en el segundo periodo. [Narración y estadísticas: Kirolbet Baskonia 55-77 Real Madrid].

Volaban hacía el techo del Fernando Buesa Arena las camisetas de Sergi Vidal y de Igor Rakocevic en la previa del duelo entre Baskonia y Real Madrid. Ex jugadores de ambos equipos, tanto el alero catalán como el base balcánico se dejaron el alma con ambos equipos cuanto tiempo estuvieron en pista. Ambas elásticas lucirán en lo alto del mítico pabellón vitoriano recordando su compromiso y épocas mejores del equipo vasco.

Con la morriña invadiendo las gradas del Buesa Arena, arrancó el partido con un Real Madrid tremendamente enchufado. Perasovic emparejaba a Stauskas con Deck y el argentino aprovechaba su superioridad física para anotar 6 puntos en la pintura de manera casi consecutiva. Baskonia parecía estar sin conexión y no era capaz de responder, y es que estaba demasiado focalizado en ataque en buscarle las cosquillas a Tavares en defensa de la mano de Fall. El técnico del equipo vasco tuvo que parar el encuentro y refrescar ideas ya que el choque iba encaminado al desastre que ya vivieron el martes contra Valencia Basket. Reaccionó entonces Baskonia dedicándose a defender con todas las armas posibles, a la vez que basaba sus ataques en la inteligencia para igualar el marcador con sucintos números.

El Madrid abre brecha

El partido pintaba de parciales y Jordan Mickey se encargaba de finiquitar la reacción baskonista con un mate soberbio que cerraba el cuarto con 13-15 en el luminoso. Ese machaque sirvió a los merengues para reactivarse y realizar, nuevamente, un inicio de cuarto sensacional. Si en el primer acto fue Deck el destacado, en el segundo fue su compatriota Laprovittola el encargado de cocinar los puntos. Dos triples de ex de Joventut, acompañados de dos asistencias, hacían de cimiento para el parcial de 0-15 que los de Laso iban a lograr (13-28, minuto 13). 

A base de impulsos individuales, principalmente de Shields, Baskonia intentaba reducir una ventaja que empezaba a ser sonrojante, pero la cosa iba a ir a peor. Si Laprovittola fue el eje ofensivo en el arranque del periodo, Rudy cogió su testigo cuando este marchó al banquillo. Con el argentino respirando en la banda, el alero balear sumó 9 puntos sin fallo para poner la ventaja en 17. Esto colmó el vaso de paciencia de la afición vitoriana y los silbidos pusieron la banda sonara durante los créditos de la primera mitad. 29-45 y el Madrid enseñando todas las costuras de los de Perasovic.

Tras los quince minutos de descanso Baskonia saltó al parqué con hilos nuevo pero con mucho que tejer y el Madrid no iba a mostrar ni un solo síntoma de debilidad. Si los dos primeros cuartos estuvieron marcados por la alternancia de parciales, el tercer acto destacó por ser un combate a golpes. Randolph y Shields se ponían los guantes y golpeaban constantemente el aro aunque más sangre estaba haciendo el equipo vitoriano. A falta de tres minutos para el término del cuarto, Baskonia tenía cuatro posesiones consecutivas para reducir la diferencia a 10 puntos, pero no hizo efectiva ninguna de ellas.

Final sin sorpresas

Sin bien es cierto que los de Perasovic dudaban más que botaban en cada acción ofensiva, el Madrid ponía los warning y se echaba al arcén a reposar la carga de partidos. Con 12 puntos en el tercer periodo, una de las peores marcas históricas desde la llegada de Laso, los blancos dejaron mucho que desear en lo ofensivo por mucho que el buen trabajo del segundo cuarto les dejara margen de error. De esta manera se llegó al término del tercer acto (44-57).

Causeur y Stauskas, durante el partido de Euroliga entre Real Madrid y Baskonia

Causeur y Stauskas, durante el partido de Euroliga entre Real Madrid y Baskonia

Diez minutos le restaban a Baskonia para evitar que el Madrid sumara un nuevo triunfo europeo y Perasovic tiraba la casa defensiva por la ventaja con una presión a toda pista. Dos minutos le duró el planteamiento al técnico balcánico, hasta que Rudy, nuevamente desde el perímetro, volvió a poner los 17 puntos de ventaja en el marcador y paliaba cualquier tipo de reacción vitoriana. A la aportación de Rudy se unió un Jordan Mickey más que efectivo que parece revivido al ver a Mejri en el banquillo. El poste americano, que acabó el duelo con 15 puntos, termino siendo el más destacado, mientras que el público de Baskonia volvía a dedicar música de viento a los suyos y el Madrid llevaba la diferencia a los 

Dos sabores se paladearon cuando la bocina final alzó la voz. El dulzor del merengue al sumar el Madrid su duodécimo triunfo en Euroliga, diez de manera consecutiva, y el amargor de un Baskonia errático y afligido que necesita un cambio inminente para evitar que sus aficionados continúen marchándose del pabellón antes del término del partido entre silbidos.

Kirolbet Baskonia 55-77 Real Madrid

Kirolbet Baskonia: Henry (5), Vildoza (6), Satuskas (0), Shengelia (10), Fall (8) - quinteto inicial - González (-), Janning (4), Diop (6), García (0), Eric (2), Shields (14), Polonara (0).

Entrenador: Velimir Perasovic.

Real Madrid: Campazzo (6), Causeur (9), Deck (8), Randolph (8), Tavares (2) - quinteto inicial - Rudy (12), Laprovittola (8), Garuba (2), Mickey (15), Thompkins (7), Taylor (0), Mejri (-).

Entrenador: Pablo Laso.

Árbitros: Lamonica, Gkontas, Nedovic.

Parciales: 13-15| 16-30| 15-12| 11-20

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 15 de la Euroliga disputado en el Pabellón Fernando Buesa Arena, Vitoria.