El Cultural

Cartel electoral

Concurso de micropoemas conducido por Joaquín Pérez Azaústre

3 mayo, 2021 10:01

¡Buenos días!

Han estado muy cerca de ganar estos poemas:

Altamira

En el vientre de la caverna

tiemblan los bisontes

a la luz del miedo.

Muy buen poema desde el punto de vista conceptual: la imagen y su idea se fusionan de manera espléndida, dándonos visión y pensamiento. Se beneficia de un trazo limpio y cristalino en las imágenes, en una concreción verbal definitiva que concreta y evoca.

Juan Manuel Pérez Torres

Cerraron el cine. Derribaron la pantalla.

Demolieron el salón y el ambigú.

Pero cada atardecer se escucha un rugido.

El planteamiento narrativo de este poema nos dirige hacia un temperamento en la lectura: una descripción realista de un espacio. Y lo hace bien. Por eso cuando estalla el fantástico final todo el poema se vuelve más metafórico en ese “rugido” que deslumbra.

Gambela

El crespúsculo voraz del azogue

muda piel de cristal

por el crujido opaco del esparto.

Imágenes sensoriales y muy creativas en cada uno de los versos, que nos van adentrando en distintos niveles de percepción hacia un extrañamiento que parece aclararse en esas pisadas de la lectura final. Poesía con vuelo verbal muy imaginativa.

Pero el ganador es

Pilar Alejos 

Como sombras chinas,

el pasado proyecta su silueta

sobre su piel de lienzo tatuada.

Aquí la potencia metafórica se ofrece sutilmente, con una delicadeza que se va extendiendo tenuemente por cada uno de los versos -no con autonomía, sino potenciando el conjunto-, hasta desdibujarse en ese “pasado” que también se vierte sobre nosotros, antes de esa imagen final de pureza que ha sido grabada por la vida.

Tema de la semana: “Cartel electoral”. Siempre me han producido una cierta melancolía esos restos de entusiasmo que son los carteles electorales después de las campañas, cuando todos esos rostros se mantienen en su misma apostura de confianza y fe en la victoria probable, poco antes de irse desgastando con el viento y la lluvia. Y todas esas caras permanecen ahí, mirándonos de frente, con jirones de tiempo detenido. Escribamos sobre esto, en 3 versos y no más de 140 caracteres: sobre los carteles electorales como único resto de escenarios vacíos, con su éxito o derrota de silencio.