Gareth Bale golpea la pelota

Gareth Bale golpea la pelota Reuters

1ª División

¿Qué hace el Real Madrid con Gareth Bale?

Zidane sustituyó al galés en el descanso ante la Juventus (1-3). Fue uno de los señalados tras una primera parte para olvidar. No ha sido convocado para jugar contra el Málaga. No quiere irse en verano, aunque podría hacerlo si llega una buena oferta.

Bale no está a gusto. Eso, a estas alturas, no se pone en duda. Ni juega lo que querría ni dispone de la confianza que desearía. La tuvo, no hace tanto, de su entrenador. Zidane lo avaló durante mucho tiempo, hizo de la BBC algo fijo y, sobre todo, le dio –y le ha dado– oportunidades. Hasta que decidió cambiar. ¿El motivo? Su rendimiento. Gareth hace tiempo que no es un aspirante a ganar el Balón de Oro o a sustituir a Cristiano Ronaldo en el Madrid. No, ahora es uno más. Y eso, al galés no le termina de agradar. Se cree especial. Sabe lo que costó y con el cartel que llegó, y quiere que se le trate como tal. Pero no es posible. Hay jugadores (Lucas Vázquez y Asensio, entre otros) que están mejor que él. Qué se le va a hacer.

Zidane no se casa con nadie. Cree que el galés ha bajado su rendimiento. Por eso lo dejó en el banquillo en Turín, lo cambió en el descanso en la vuelta contra la Juventus y lo ha dejado fuera de la convocatoria contra el Málaga. Bale no apareció en toda la primera mitad el miércoles. Ni influyó en el juego, ni se ofreció, ni fue determinante. Es más, mientras tanto, la ‘Vieja señora’ anotó dos goles (ambos de Mandzukic). Y, claro, ante esa circunstancia, el técnico francés modificó el esquema: quitó a Casemiro y decidió que Bale no jugara la segunda mitad. ¿La razón? Lucas Vázquez ha demostrado, en innumerables ocasiones durante los últimos meses, que está en mejor forma y aporta más a su equipo.

Gareth Bale centra delante de su rival.

Gareth Bale centra delante de su rival. Reuters

Esta situación le ha hecho replantearse al club su venta en el próximo verano. Zidane no está contento con su rendimiento y, aunque siempre ha insistido en que se quiere quedar con todos sus jugadores, no vería mal su venta. ¿El problema? Su salario. Aunque muchos otros equipos estarían interesados en él, no todos podrían pagarle lo que cobra en el Real Madrid. Por eso, el jugador aboga por seguir vestido de blanco. ¿Lo hará? Depende, en parte, de lo que haga de aquí a final de temporada. Si su rendimiento es bueno, el técnico francés no dudará en defenderlo.

Este mismo domingo la relación entre ambos ha sufrido otro giro. Zidane no lo ha convocado para el choque intrascendente contra el Málaga (20:45 horas). ¿Por qué? He ahí la cuestión. El caso es que el galés no estará en un partido de poco interés para el conjunto blanco, que tiene casi imposible pelear por la Liga –aunque si aspira a ocupar la segunda plaza que pertenece ahora mismo al Atlético– y su objetivo es la Champions League. No obstante, Zidane afrontará estos encuentros como un campo de pruebas para llegar de la mejor forma posible al partido contra el Bayern de Múnich de semifinales.

Con ese objetivos, el técnico francés hará cambios. Kovacic sustituirá a Modric, que está tocado; Achraf y Theo Hernández ocuparán los laterales; Sergio Ramos volverá tras su ausencia ante la Juve; y Lucas Vázquez será de la partida. El que seguro que no comparecerá será Cristiano Ronaldo, que busca dosificarse en este final de temporada y tampoco ha sido convocado. Con este panorama, comparecerá el Madrid sin Bale. Ambos, en este final de curso, escudriñándose y pensando si les conviene seguir juntos. Eso es lo que se dirimirá en los próximos encuentros.