Los jugadores de Senegal celebran un gol ante Polonia.

Los jugadores de Senegal celebran un gol ante Polonia. REUTERS

Mundial

Senegal recupera el orgullo de África tras aprovechar los errores de Polonia

La selección senegalesa, primera africana en ganar en el Mundial, que se lleva otra sorpresa. Los europeos cometieron muchos errores en defensa.

La primera jornada de la primera fase del Mundial tenía que acabar como la tónica general de lo que hasta ahora se había visto: una sorpresa. Esta fue de menos envergadura, pero también no esperada. Senegal ganó a Polonia y puso al fin la primera victoria africana en Rusia 2018. [Narración y estadísticas: Polonia 1-2 Senegal]

Los senegaleses, con el mítico Aliou Cissé en el banquillo (fue miembro de la Senegal que llegó a cuartos en el Mundial 2002), aprovecharon los errores de Polonia, al que le pudo el miedo escénico e hizo añicos su condición de favorita en este grupo que les dio el sorteo (eran cabezas de serie) así como el ranking FIFA, que tantas veces se demuestra que no refleja la realidad del fútbol. Solo reaccionó al final, cuando ya era demasiado tarde.

Tras las derrotas de Egipto, Marruecos, Nigeria y Túnez, Senegal defendió al fútbol africano en Rusia con la primera victoria de este continente, conseguido básicamente por aguantar en pie todo el duelo y, sobre todo, por aprovechar los errores de Polonia. La sorpresa se debió al flan que montó la selección europea en su defensa.

Pasada la media hora de juego, los polacos, que no habían hecho hasta entonces nada (tampoco después), dejaron a Gueye rematar desde la frontal. En un disparo sin mucho peligro, Cionek lo desvió y engañó a Szczesny, su portero, que se tiró para el otro lado. Lejos de la reacción, Polonia siguió cometiendo errores, que se acrecentaron al primer cuarto de hora de la segunda parte.

Ahí se electrocutó Polonia. Krychowiak, ex del Sevilla, retrasó sin sentido un balón a su propio campo. Su compañero ni se enteró, M'Baye Niang comenzó a correr y Szczesny salió con una patada voladora con la que tuvo suerte de no cargarse al senegalés, que marcó después a puerta vacía. Ya en los últimos minutos marcó Krychowiak, sin que rascara algún punto.

De Lewandowski, nada. El delantero polaco, como otras estrellas del Mundial, muy ausente en su debut. Y eso restó a Polonia, que también vive del delantero del Bayern.

Senegal, que está en su segundo Mundial, debuta con victoria como hiciera en 2002, cuando dio la campanada y ganó también en su inicio a Francia, que era la vigente campeona. Entonces llegó a cuartos, lo que repetirlo ahora sería un éxito descomunal. Por ahora, primera (junto a Japón, que ganó a Colombia) de un grupo H que va por todo lo contrario a lo que se esperaba.