Kevin de Bruyne da instrucciones a sus compañeros durante el Bélgica - Panamá.

Kevin de Bruyne da instrucciones a sus compañeros durante el Bélgica - Panamá. Efe

Mundial RUSIA 2018

Una asistencia mágica de De Bruyne ante Panamá hace soñar mucho más a Bélgica

Bélgica, entrenada por el español Bob Martínez, debutó a lo grande en el Mundial, con un contundente triunfo ante Panamá (3-0) y con una estrella a la que seguir.

Siempre se ha esperado mucho de la última generación de los 'diablos rojos' y más que se va a esperar de ellos tras su irrupción en el Mundial de Rusia. Si a las grandes favoritas al título les costó entrar en acción, la selección de Roberto Martínez entró con un juego brillante, pese a la escasa resistencia de Panamá, y con un Kevin de Bruyne superlativo, al que ya son muchos los aficionados que colocan justo tras la estela de Cristiano Ronaldo, Messi y Neymar. [Narración y estadísticas: 3-0]

Mertens y Lukaku -este dos veces- fueron los estiletes de una Bélgica que sentenció el estreno mundialista de Panamá en una segunda parte en la que ni siquiera necesitó apretar el acelerador para dejar la sensación de equipo trabajado, con especial atención por el balón y con un trío de jugones que asusta. Y eso que durante la primera parte el equipo centroamericano, que llegó al estadio de Sochi listo para sufrir un chaparrón, se aventuró incluso a probar a Courtois, haciendo dudar una vez más de la hipotética candidatura de una generación dorada.

Fue Mertens, a los 47 minutos, quien abrió la lata panameña, aunque desde ahí los de Bolillo Gómez se descontrolaron por completo y fueron las amarillas amarillas lo que llovió sobre sus cabezas. A partir de ahí Panamá abrió sus líneas y el trío De Bruyne-Mertens-Hazard se hizo dueño del encuentro.

En apenas seis minutos, del 69 al 75, Romelu Lukaku se encargó de sellar una goleada. En la primera acción, Hazard salió del área para dar el balón a De Bruyne, que por la misma vía entró y con un pase de fantasía con el exterior de su pie derecho puso el balón en la cabeza de Lukaku. La puntilla llegó con una combinación desde el fondo. Hazard, con espacio, volvió a ser el hombre de los eslalon y Lukaku volvió a ser el encargado de rematar el balón a la red.

De Bruyne ensayó la media distancia, cambió posición con Hazard, hizo y deshizo a su antojo y rindió el Mundial a sus pies en la primera jornada. Eso sí, los 'Diablos Rojos' ahora deben ser conscientes de que se han impuesto al rival más débil del grupo y de que, por ahora, aún son únicamente candidatos a meterse en la pelea. Por mucho que haya quien sitúa a De Bruyne tras la estela de los Ronaldo, Messi, Neymar, Iniesta...

Ficha técnica

3 - Bélgica: Courtois; Alderweireld, Boyata, Vertonghen; Meunier, Carrasco (Dembele m.74), Witsel (Chadli, m.90), De Bruyne, Hazard, Mertens (T. Hazard, m.83) y Lukaku.

0 - Panamá: Jaime Penedo; Michael Murillo, Román Torres, Fidel Escobar, Eric Davis; Gabriel Gómez; Aníbal Godoy, Armando Cooper, Edgar Bárcenas (Gabriel Torres, m.63), José Luis Rodríguez (Ismael Díaz, m.63); y Blas Pérez (Luis Tejada, m.73)

Goles: 1-0, m.47: Mertens. 2-0, m.69: Lukaku. 3-0, m.75: Lukaku.

Árbitro: Janny Sikazwe (ZAM) amonestó a Meunier, Davies, Bárcenas, Cooper, Murillo, Godoy, Vertonghen y De Bruyne.

Incidencias: partido de la primera jornada del Grupo G jugado en el estadio Olímpico Fisht, en Sochi, ante 43.257 personas