Dos imágenes de Instagram de Paul Baccaglini.

Dos imágenes de Instagram de Paul Baccaglini. Instagram

Fútbol Internacional

El presentador del programa que acosó a Marc Márquez en su casa, nuevo presidente del Palermo

Paul Baccaglini, conocido empresario italo-estadounidense, se hizo este lunes con el control del equipo italiano, hasta ahora en manos de Maurizio Zamparini.

Paul Baccaglini, conocido empresario italo-estadounidense, se hizo este lunes con el control del Palermo, hasta ahora en manos de Maurizio Zamparini, tal y como hizo público la liga transalpina de fútbol. Un traspaso de poderes que se produce apenas dos semanas después de que Zamparini renunciase a la presidencia del club, en peligro de descender a la Serie B. Un acuerdo que incluye el traspaso de la propiedad del Palermo el próximo mes de abril a un fondo de inversión de Baccaglini, tal y como apuntó el club.

Con una consolidada trayectoria en los medios audiovisuales italianos, a sus 33 años Baccaglini ha pasado por la radio, donde ha trabajado como moderador, así como por varios programas de la pequeña pantalla. Tras su paso por la MTV, presentó el programa 'Las Hienas', un espacio satírico que algunos medios han comparado con el extinto 'Caiga Quien Caiga' y del que los aficionados al deporte de nuestro país guardan probablemente un pésimo recuerdo por el caso de la supuesta agresión de dos 'reporteros' a Marc Márquez en su casa hace más de un año.

En aquel momento, Jorge Lorenzo acababa de situarse en una posición clara para hacerse con el Mundial de MotoGP, después de que la famosa patada que le propinó Rossi a Márquez en Sepang le costase al italiano, con el que su compañero en Yahama se disputaba el título, partir desde la última posición en la última carrera del campeonato.

En mitad de la polémica en los medios italianos, que clamaban contra las supuestas malas artes y la alianza entre Jorge Lorenzo y Marc Márquez contra Rossi, dos reporteros del programa 'Las Hienas', presentado por el nuevo presidente del Palermo, se presentaron en la casa de Marc Márquez en Cervera y, tras una pelea con su familia, terminaron con sus cámaras de grabación rotas.

La polémica se tradujo en denuncias mutuas entre las partes, que se acusaban de haberse agredido la una a la otra, y un ambiente aún más hostil entre Lorenzo, Márquez y Rossi de cara a la última prueba del Mundial en Cheste, la que terminó dándole a Lorenzo el título de campeón.