Iniesta llora en el banquillo.

Iniesta llora en el banquillo.

Copa del Rey

Las emotivas lágrimas de Iniesta en la final de Copa del Rey al ser sustituido

El capitán del Barcelona jugó 88 minutos, se dio un abrazo con Valverde y lloró en en banquillo. Es su última Copa del Rey de Don Andrés. 

Noticias relacionadas

Andrés Iniesta jugó su última final de Copa del Rey. Y lo hizo, a lo grande. Siendo capitán, mandando en el campo, 'limpiando' rivales en el césped del Wanda Metropolitano y levantando una Copa al cielo de Madrid, que fue celebrada por los hinchas del FC Barcelona en toda España. Y, al final, llorando. En el banquillo, soltó unas lágrimas. La imagen más emotiva de la Copa. 



Era su título número 31 con el FC Barcelona. Su futuro está en China. Por eso, cada sorbo de un nuevo título es más especial que nunca. Iniesta es el futbolista más querido de España desde que dio el Mundial a su selección en 2010. Y cuando subió al palco de autoridades a recoger el trofeo de manos dey Rey Felipe VI, todo el mundo le saludó con pleitesía. Feliz su presidente, Josép María Bartomeu, el del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo; el de la Junta Gestora de la RFEF, Marcelino Maté. Nadie pone pegas a Iniesta cuando abraza un trofeo.



Incluso a sus rivales, si te gana Iniesta, parece que la derrota es más dulce. El de Fuentealbilla es patrimonio del fútbol español. Los aficionados pueden estar disfrutando de los últimos minutos de Iniesta en una Liga que ha crecido de forma exponencial en el mundo, entre otros factores, gracias a su arte.



Michael Laudrup le enseñó la 'croqueta, esa jugada de uno contra uno, que te enseña la pelota y te la esconde al mismo tiempo. Iniesta dribla y se va. Eso es lo más caro en el fútbol de hoy en día. La magia, la finta, el regate y su visión periférica que le permite dirigir la orquesta del FC Barcelona como lo hizo esta noche ante el Sevilla FC. Iniesta movió al FC Barcelona a la velocidad que él quiso. 



Uno de los hombres más felices en el palco era Julen Lopetegui. Iniesta tiene buena pinta. Acaba la temporada en plena forma. Y la selección le espera. El Mundial de Rusia 2018, tras ganar la Liga en breve, será el gran desafío de Iniesta antes de comenzar una nueva vida.