Claudio López, con Guardiola al fondo, en un Valencia-Barcelona.

Claudio López, con Guardiola al fondo, en un Valencia-Barcelona. Efe

Copa del Rey COPA DEL REY

Un Barcelona-Valencia para recordar al Piojo y olvidar el error de Iglesias Villanueva

Se cumplen 20 años de las míticas remontadas del Valencia en el Camp Nou con el recuerdo infame y más reciente del gol que Iglesias Villanueva no concedió a Messi en Liga.

No muchas personas son capaces de recordar el 'síndrome Salamanca'. Aquella época oscura del Barcelona de Louis van Gaal, a la postre campeón con 10 derrotas, quedó sepultada por el aluvión de éxitos de los Guardiola, Vilanova o Luis Enrique. Nadie piensa que aquellas remontadas en la temporada 1997-1998 de la Real Sociedad o el propio Salamanca se puedan repetir, aunque cuando el nombre que resuena es el de Claudio 'Piojo' López la conversación se tensa, el vello se eriza y la mirada se crispa.

20 años han pasado desde entonces y el recuerdo permanece. 20 años de aquella remontada en Liga en el Camp Nou, de aquella otra un año después en el campo azulgrana, de aquella otra ya en la temporada 1999-2000 con aquel 4-1 en las semifinales de la Champions camino de su segunda final consecutiva ya con Héctor Cúper en el banquillo. Dos décadas desde que comenzó la construcción del mejor Valencia de la historia. Quizás el mismo germen que ha plantado Marcelino y que está a punto de florecer. Quizás en esta Copa del Rey.

En un país donde 'tirar la Copa' no es un concepto extraño, el Barcelona honra año tras año la competición del 'KO'. Ocho semifinales en los últimos nueve años y una nueva amenaza de triplete. El conjunto imparable en Liga y avasallador en Champions con el Chelsea en el futuro inmediato se enfrenta a un Valencia en crecimiento, que sueña con volver a ser lo que un día fue y que, si bien no tiene aún un 'Piojo' López, cuenta con Simone Zaza o Rodrigo como candidatos a convertirse en el argentino.

El argentino de aquel Valencia de finales del siglo XX marcó 72 goles en cuatro temporadas, 67 en las tres últimas y muchos de ellos fueron determinantes, sobre todo aquellos que marcó en el Camp Nou -más allá de su participación en el 6-0 al Real Madrid en la Copa del Rey de 1999-. Y ahora que se cumplen 20 años de su primera amenaza, el Valencia tiene un referente al que agarrarse y un equipo con el que soñar meterle mano al conjunto azulgrana, el equipo "más en forma de Europa" según Marcelino.

Sin Garay, Guedes, Kondogbia ni Murillo, ni siquiera el fantasma del 7-0 en el Camp Nou hace dos temporadas amilana al tercer clasificado en Liga -"No creo ni que se acuerden del partido contra el Madrid (del pasado fin de semana)", dijo el técnico ché- y tampoco Ernesto Valverde se fía de los últimos resultados de los valencianistas: "Veo al Valencia parecido al del día de la Liga, cuando estaban inmersos en una racha de ganar muchos partidos (empataron 1-1)", dijo en una rueda de prensa en la que hizo especial hincapié en controlar el contraataque del Valencia -"Tiene laterales largos que siempre buscan el dos contra uno. El Atlético y el Madrid hacen lo mismo y en los grandes equipos los laterales son fundamentales"-.

El gol que marcó el Barcelona en Mestalla y no le dieron por válido.

El gol que marcó el Barcelona en Mestalla y no le dieron por válido. TV

En cualquier caso, nadie se lleva a engaño en Mestalla. El Barcelona es una apisonadora y va a por todas. "Cuando estás en una semifinal te la tienes que jugar. Es una oportunidad de llegar a una final y debemos intentarlo todo porque no ocurre todos los días poder llegar a una final", dijo Valverde en su tono sosegado que no esconde la ambición de conseguir el triplete.

Y todo lo anterior sin una sola referencia por parte de ninguno de los dos técnicos o sus jugadores al polémico gol fantasma que Iglesias Villanueva no concedió en el encuentro liguero a pesar de que el disparo de Messi, tras colarse entre las piernas de Neto, atravesó la línea de gol por más de medio metro. Una polémica olvidada en la Copa, revivida en Liga por el Alavés tras la mano de Umtiti que el mismo Iglesias Villanueva no señaló por muy clara que fuera y que amenaza con ensombrecer la eliminatoria si el murciano Sánchez Martínez no está a la altura de las circunstancias.