Sergio Ramos celebra uno de sus goles al Nápoles.

Sergio Ramos celebra uno de sus goles al Nápoles. REUTERS

Champions League

Sergio Ramos: "Hace una semana me mataban y no por meter dos goles seré un héroe"

El capitán, salvador del Madrid en Nápoles, se reivindicó otra vez en Champions. "Toca reflexionar", añadió sobre la mala primera mitad.

Era la figura y él sabía que los focos estaban enfocándole. Sergio Ramos acababa el partido en Nápoles con una sonrisa. No era para menos, había salvado otra vez al Real Madrid y había vuelto a ser decisivo para una victoria de su equipo.

"Contento por conseguir el objetivo, que era pasar la eliminatoria. Era mi partido 100 en la Champions y qué mejor manera que ayudar al equipo que con goles", explicaba Ramos tras el partido. "Hemos sufrido en la primera parte. Hace una semana me mataban, hace un mes era muy bueno y no por meter dos goles seré un héroe", añadió en la entrevista a pie de campo, reivindicándose otro día más.

También habló sobre los problemas del Real Madrid en los primeros 45 minutos. "A veces las cosas no salen como las trabajamos. Siempre que la actitud sea buena y positiva, no hay cosas que reprochar. Nos precipitamos mucho con el balón, robaban en nuestro campo y creaban ocasiones", analizó Ramos, que al final acabó "contento. Toca reflexionar y a por el siguiente partido".

Solo tuvo un momento de desencanto el capitán del Real Madrid. Fue cuando le comunicaron que la UEFA no le daba la autoría del segundo gol (se lo da a Mertens en propia puerta). "¿Sí? ¡no jodas! Me ha quitado el doblete. Bueno, pues nada", dijo entre risas un Sergio Ramos que puso a Nápoles como otra ciudad talismán en su ya larga carrera de éxitos.

Zidane: "Ramos mete la cabeza de vez en cuando"

Por su parte, Zinedine Zidane aseguró que "un partido dura 90 minutos" y que su equipo lo hizo "muy bien" a pesar de la primera mitad, en la que admitió que sufrió mucho y que hay que "jugar mejor". 

Como todos, el técnico francés solo tuvo elogios para Sergio Ramos, alegrándose de poder contar con un defensa que "mete la cabeza de vez en cuando".