Miguel Rodrigo

Miguel Rodrigo

Fútbol FÚTBOL SALA

El fútbol sala español llega a Vietnam para rescatar a los más jóvenes de las drogas

Noticias relacionadas

Vietnam está siendo "invadido" por España. Concrétamente el fútbol sala, que vive una revolución en la que son fundamentales los ocho preparadores españoles que transmiten sus conocimientos desde las categorías inferiores hasta la cima de la selección nacional absoluta. 

Bajo el régimen comunista, Vietnam se enamoró de nuestro país en 2013, cuando el presidente de la federación y dueño de varios clubes, el millonario Tran Anh Tu, fichó como preparador físico al gallego Héctor Souto, hoy entrenador del club Cao Bang.

Tras Souto, en 2014 llegó Bruno García Formoso, que como seleccionador llevó a Vietnam a jugar por primera vez un Mundial en 2016, antes de dejar su cargo para tomar las riendas del equipo nacional japonés.

Todo este éxito hizo que Tran Anh Tu siguiese apostando por el modelo español y le terminase de convencer de la valía de la escuela española. En 2017 llegó Miguel Rodrigo con un equipo de colaboradores cercanos que han encontrado en Vietnam el ecosistema ideal para crecer: el entrenador de porteros Antonio García, el preparador físico Arkaitz Sisniega y los entrenadores Álvaro Martínez y Rafael García para las categorías inferiores.

En 2018 han completado la nómina Lluís Bernat en el equipo Thai Son Nam y Juan Antonio Miguel García 'Juanito' en el Thai Son Bac, lo que ha convertido los campeonatos domésticos en una sucesión de duelos españoles en los banquillos.

EL ESPAÑOL ha podido hablar con Miguel Rodrigo que, actualmente, es el seleccionador del equipo nacional de Vietnam, sobre esta revolución que está sufriendo el fútbol sala vietnamita. 

Vietnam habla en clave español. Y lo hace desde hace varios años en el mundo del fútbol sala gracias a la emigración de muchos españoles al país asiático. Miguel lleva ya varios años en el continente asiático. 

"Mis últimos ocho años los he pasado en Asia. Primero estuve como seleccionador de Japón y fuimos dos veces campeones quitándole la soberanía a Irán. Luego fui seleccionador en Tailandia y acabé en Vietnam en junio de 2017. Antes de mi aventura en Asia estuve en Italia y Rusia. Luego vi un proyecto en Asia y me vine con toda la familia". 

Miguel Rodrigo

Miguel Rodrigo

Toda esta 'invasión' de entrenadores españoles ha causado a veces problemas: "Al principio hubo recelo hacia nosotros. En cualquier lugar cuando aparece gente extraña u hace cosas diferentes, molesta. Pero ahora ya todo está bien visto". 

La evolución del fútbol sala en Vietnam

En el año 2016 la selección de fútbol sala de Vietnam participó por primera vez en el Mundial. Gran parte de culpa de ello la tiene, aparte de los españoles que llegaron a Asia, Tran Anh Tu. "Solo tengo palabras de agradecimiento hacía él. Es un visionario, ya que apostó por la línea española para desarrollar el fútbol sala vietnamita".

"El salto del fútbol sala en Vietnam se produce por contratar nuevos entrenadores y construir los elementos suficientes para que pudieses desarrollar un proyecto como este", dice Miguel.

La creación de una Masia fue uno de los grandes avances para que los niños pudiesen dedicarse al fútbol sala: "Tran Anh Tu lo paga todo. Estos chicos viven exclusivamente para el fútbol sala. Él les regula los salarios y a muchos de ellos les retiene y administra parte del dinero para que no se lo gasten en otras cosas que no son buenas para ellos". 

"Es un proyecto educativo y deportivo, ya que ademas de ser el presidente, se comporta como un padre, poniéndoles incluso multas por no bajar la basura o recoger sus cosas. Muchos chicos vienen de apuestas, mafias, drogas. Él les ha cambiado la vida, además de rescatar a muchos de ellos de las miserias, con nuestra ayuda, ya que nosotros les hemos enseñado a jugar al fútbol cambiando muchas de sus ideas", comenta Miguel. 

Miguel Rodrigo

Miguel Rodrigo

"Es una persona muy exigente. Sabe mucho de fútbol sala. Es habitual que nos llame para discutir ciertas cosas. Le gusta conocer todo y es una persona de palabra, ya que cumple siempre todo lo que dice". 

Vietnam y el régimen comunista

Vietnam, como muchos otros países, es comunista, algo que no ha beneficiado a la hora de la historia a muchos jóvenes que, en el caso del deporte, quieren practicar fútbol sala.

"Los errores en regímenes como estos son muy duros y te castigan. Muchos han tenido siempre miedo a las represalias y a que les pegen. En la vida comunista los jugadores tiene mucho miedo al error y a que puedan ser castigados", expresa Miguel. 

Gracias a los españoles, esta idea ha desaparecido en gran parte de los jóvenes debido a la forma que tienen de entrenar y de educar: "Yo soy todo lo contrario a esta forma de enseñar. Soy una persona que primero construye la confianza para tomar decisiones y luego les enseño la calidad de tomar decisiones. Todo esto está ya muy instaurado. Ha sido un proceso que les ha impactado. Muchos chicos tenían talento oculto y no lo sacaban por miedo a equivocarse".

Toda esta 'invasión' de entrenadores españoles ha causado a veces problemas: "Habido recelo hacia nosotros al principio. En cualquier lugar cuando aparece gente extraña u hace cosas diferentes, molesta. Pero ahora ya todo está bien visto".

Ahora, tras más de un año al frente de la selección española de fútbol sala, Miguel espera ir al próximo Mundial y seguir contribuyendo en la evolución de este deporte en Vietnam. 

[Más información: España y Portugal jugarán dos amistosos con vistas al Campeonato de Europa]