Ninochka Gómez, jugadora del Pozuelo. Foto: Twitter (@PozuFem)

Ninochka Gómez, jugadora del Pozuelo. Foto: Twitter (@PozuFem)

Fútbol FÚTBOL

"Hace unos años teníamos que aguantar que un árbitro nos lanzara besitos"

Noticias relacionadas

Ninochka Gómez,  portera del CF Pozuelo de Alarcón Femenino, comentó este jueves en El Chiringuito  las situaciones machistas a las que se enfrentan diariamente las jugadoras de fútbol. "Siempre tienes situaciones que te llevan un poquito al límite, pero tienes que guardar la compostura y saber dónde estás".

La guardameta y sus compañeras tienen que aguantar en muchas ocasiones comentarios fuera de lugar tanto de la grada como de otros compañeros de profesión. "Cuando jugamos, normalmente después juega otro equipo, y en muchas ocasiones están calentando en la parte de atrás de la portería y tienes que escuchar comentarios que… ¡madre mía!, estamos en el año 2018".

Según la futbolista "hay que dar gracias si echas la vista atrás", pero todavía hay gente que sigue viendo el fútbol como un deporte para hombres, y aunque la portera afirma que el deporte femenino ha avanzado mucho en este país, las mujeres se siguen enfrentando sobre el terreno de juego a comentarios sobre su físico, obscenos o sexistas. "En algunos casos hace unos años tenías que aguantar como el árbitro te mandaba besitos cuando le protestabas una acción".

Los partidos femeninos no se tratan de manera tan profesional como el de los hombres,  en muchas ocasiones utilizan sus partidos para la formación de nuevos colegiados. Gómez destaca este problema en su categoría. "Tenemos que aguantar que muchas veces nos traigan árbitros a aprender. Estás escuchando al línea dar órdenes al árbitro central".

La futbolista entiende y aprueba que la Real Federación Española de Fútbol decidiera que en la categoría femenina arbitren mujeres, pero la portera no entiende que sea personal no preparado solo por el hecho "de ser mujeres". "Prefiero que me arbitre un hombre que sepa a que por el hecho de ser mujer tenga que estar ahí".

El machismo en el fútbol sigue siendo a día de hoy un lastre con el que las profesionales tienen que cargar. Un claro ejemplo son los cánticos, gritos o pancartas que se escuchan y oyen en los terrenos de juego. Las preguntas a las deportistas sobre su físico o vida personal y no por su trayectoria, o situaciones como la que tuvo que aguantar la primera mujer en recibir el Balón de Oro, Ada Hegerberg.

[Más información: Las 5 muestras de que a Joseph Blatter sólo le interesó el físico de las futbolistas ]