Miguel López López, actual entrenador del Deportivo Guadalajara

Miguel López López, actual entrenador del Deportivo Guadalajara

Fútbol SEGUNDA B

Miguel López: el sargento que arbitró en el Santiago Bernabéu y ahora es entrenador

Corría un 27 de noviembre de 1997 cuando los árbitros de Primera División, encabezados por López Nieto anunciaron que se ponían en huelga para protestar contra los malos tratos que estaban recibiendo, pues los insultos hacia las actuaciones arbitrales (incluso por parte de los presidentes de los equipos). La jornada 14 fue la elegida para llevar a cabo el paro, en contra de la opinión del presidente del comité de árbitros, Victoriano Sánchez Arminio.

Fue entonces cuando se supo que los partidos se jugarían, y con árbitros de Segunda División B. Miguel López López era por aquel entonces sargento y se encontraba destinado en Guadalajara, donde también actuaba como árbitro en la categoría de bronce. "Era de los más jóvenes árbitros de Segunda B y físicamente era muy poderoso, en aquel momento se potenciaban mucho los árbitros corredores, árbitros que estuvieran fuertes", comenta a EL ESPAÑOL

Miguel López López no se imaginaba lo que le iba a pasar cuando estalló la huelga "a mí me llamó mi presidente de la Federación territorial y me dijo que tenía que ir al Santiago Bernabéu a arbitrar y que buscara dos asistentes". "Elegí a dos chicos de Guadalajara, Pedro Sierra y Rafael Merino, los cogí y fuimos para allá". Un Real Madrid - Celta de Vigo les esperaba.

Miguel López López posando en el campo del Deportivo Guadalajara

Miguel López López posando en el campo del Deportivo Guadalajara

La teoría de la atracción

Un año antes, Miguel López López fue de cuarto árbitro al Santiago Bernabéu con Juan Antonio Fernandez Marín. Por aquel entonces, era un joven árbitro con proyección y su compañero de Primera División le dijo "tú pronto estarás en este campo". "Yo al año siguiente me vi allí y pensé en la razón que tuvo y en la teoría de la atracción", afirma Miguel López.

"Fue una experiencia muy bonita, fue una inyección de moral, de ser capaz de arbitrar un partido delante de 90.000 espectadores y hacerlo con corrección". Antes de empezar el partido, Miguel López López confiesa que hubo dos momentos muy duros. "Uno es cuando estás en el túnel de vestuarios y miras hacia arriba por las escaleras para salir al campo del Santiago Bernabéu y ves que no hay una butaca, que sólo ves gente y ahí puedes respirar y pensar en que el campo está hasta arriba. Ahí dices 'la que puedo preparar aquí'.

El otro momento, según relata, es "cuando llegas al círculo central y los asistentes van a mirar las redes y tú estás esperando allí con la moneda para hacer el sorteo. Los capitanes van viniendo a ti y tu ves ese escenario lleno, solo allí porque se han ido tus asistentes y ves venir a Manolo Sanchís y a 'Patxi' Salinas". Aunque también reconoce que se le pasó en el minuto 2, pues Pedja Mijatovic (quien ese mismo jueves se había gastado 1 millón de pesetas, ahora 6.000 euros en unos zapatos) se paró cuando el árbitro pitó. "Este es un tío que tiene todo el dinero del mundo, pero yo pito y él separa, con lo que la autoridad soy yo". 

Miguel López dio importancia a la naturalidad en aquella situación. "Si yo hubiera tenido que ir al Bernabéu a bailar una sevillana estaría muy nervioso, pero lo que iba a hacer lo acababa de hacer el fin de semana anterior en Málaga y tres semanas antes en Cartagena, cuatro antes en Benidorm y cinco antes en Bermeo. Era lo que hacía cotidianamente, qué ocurría, que el nivel de repercusión era muchísimo mayor". 

1997-1998 Real Madrid 3-1 Celta

Los entresijos de una gran actuación

El Real Madrid venció 3-1 en un partido donde marcaron Mijatovic, Raúl y Seedorf para los blancos y Gudelj para los gallegos. De aquel partido, recuerda que los jugadores más protestones fueron Mostovoi y Valeri Karpin. "Eran insoportables", recuerda, "vino 'Patxi' Salinas, que era el capitán y me dijo 'no les hagas caso a los rusos, olvídalos'. No paraban, eran muy radiantes".

Los entrenadores se comportaron bien, aunque afirma Miguel López que "Irureta perdió y le sentó un poquito peor, él dijo que la presión me había condicionado, pero es un comentario y es lícito". De Jupp Heynckess, dice que "es un caballero".

Del partido recuerda también una situación con Davor Suker, actual presidente de la Federación croata de fútbol y por aquel entonces delantero contra el Real Madrid. En una falta a favor del Celta, Miguel colocó la barrera y Suker le dijo "está muy lejos" a lo que el árbitro replicó "la misma distancia aquí que allí". El croata asintió pues y colocó a sus compañeros en la barrera. Más adelante hubo una falta a favor del Real Madrid que lanzó Suker tras pedir barrera y envió a la cruceta. Entonces le comentó al colegiado, "has visto, cuando ponéis la barrera bien hay posibilidades de gol".

"Si tú eres justo, los jugadores sean de la categoría que sean lo que quieren es que el árbitro les aplique las reglas del juego lo mejor posible y quieren equidad", dice Miguel López, "así ganas la confianza de los jugadores". Recuerda también un comentario de un jugador, que le dijo "el tema es que tú no eres una estrella, y a veces vienen árbitros que son estrellas también y sus egos y los nuestros chocan. Tú no, tú vienes aquí a hacerlo lo mejor posible".

El ejército terminó con su etapa arbitral

Para los árbitros que arbitraron ese fin de semana las cosas no fueron fáciles, "nos crucificaron un poco, no nos trataron todo lo bien porque había intereses más allá...cosas del backstage del mundo de las federaciones territoriales y demás", aunque él prefiere quedarse con que arbitró aquel partido y lo bien que lo pasó.hasta los teníamos en los cromos, que eran muy famosos. Ahora hay árbitros famosos pero no tanto, yo creo que tienen un perfil mediático más bajo. 

Su carrera arbitral se vio truncada después, cuando fue destinado a Ceuta. "En aquella época necesitábamos una autorización de nuestro trabajo y teníamos que tener una autorización. Yo llegué a Ceuta y el coronel de la legión me dijo 'dedicación prioritaria al Tercio' y allí tuve que estar", comenta Miguel López.

Un trozo de césped, su recuerdo más presente

Meses más tarde, ese equipo se plantó en la final de la Champions disputada en Ámsterdam. El Real Madrid, 32 años después, se proclamó campeón de Europa por séptima vez con un gol de Pedja Mijatovic. Para Miguel López López eso fue "una cosa para no olvidarla" y "un honor".

Afirma que el Real Madrid "a mí me trató de maravilla". "Ese año cambiaron el césped y el delegado, el señor Casabella, que era y es un caballero, me llamó y me regaló un trozo de césped. Lo tengo plantado en mi casa, un trozo de césped de aquel Santiago Bernabéu donde yo arbitré. Y se nota en mi jardín que hay un pedazo que tiene otra textura y otros matices distintos".

Así fue la experiencia de lo que significó para el fútbol una jornada más de las 38 que tiene una liga pero que para una persona como Miguel, un día que no olvidará jamás. Actualmente entrena al equipo de su vida, el Deportivo Guadalajara, que pelea por el ascenso en el grupo castellano-manchego de Tercera División.

[Más información: Marcos Moreno, el pichichi del fútbol español: de La Roda, mozo de almacén y fan de Cristiano]