Gianni Infantino, presidente de la FIFA. Foto: fifa.com

Gianni Infantino, presidente de la FIFA. Foto: fifa.com

Fútbol MUNDIAL DE CLUBES

Infantino, dispuesto a cambiar el formato del Mundial de Clubes

El prestigioso Mundial de Clubes podría sufrir una modificación en su formato de cara a futuras ediciones. Hasta ahora, la competición había sido jugada por los diferentes campeones de cada continente, en la que el Real Madrid volverá a estar presente el próximo diciembre, en la que será su cuarta actuación de los últimos cinco años. Tal y como afirma The Guardian, el cambio podría venir de la mano de Gianni Infantino.

La propuesta del actual presidente de la FIFA parte, en primer lugar, por ampliar el número de equipos competidores en el torneo. De esta manera, si actualmente son siete clubes los que llevan disputando el campeonato durante temporadas anteriores, Infantino pretende ampliar dicha cifra hasta un total de 24, lo cual haría que la famosa Copa Confederaciones fuera abolida.

No obstante, las grandes instituciones europeas como la UEFA y la Asociación Europea de Clubes no han tardado en mostrar su desacuerdo al proyecto de Infantino. Consideran que, de llevarse a cabo, la Champions League podría salir dañada, algo que no entra dentro de sus planes ya que se trata de la máxima competición europea, por lo que presentarán su voto en contra de manera inmediata.

Gianni Infantino, presidente la FIFA, en la gala 'The Best'

Gianni Infantino, presidente la FIFA, en la gala 'The Best' JOHN SIBLEY Thomson Reuters

Aún así, el presidente de la FIFA ha dejado claro que su objetivo con esta nueva organización es fomentar los gastos a favor de nuevos proyectos futbolísticos de gran nivel de cara al año 2026, lo cual también traería consigo un número de ingresos considerables, pues nuevos torneos verían la luz.

Luz verde de Madrid y Barça

Cabe mencionar que el Real Madrid y el Barcelona, dos prestigiosos clubes a nivel europeo y a nivel mundial, han dado su visto bueno al plan de la FIFA, ya que las ganancias prometidas alcanzaban los 113 millones de euros a cada equipo participante, lo cual supone un dato a favor a tener en cuenta. Con todo por resolver, las instituciones europeas tendrán la última palabra, pese a que ya se han dejado clara su postura en contra.