Los jugadores del Milan se abrazan tras el gol logrado ante el Barcelona

Los jugadores del Milan se abrazan tras el gol logrado ante el Barcelona EFE

Fútbol INTERNATIONAL CHAMPIONS CUP

Un gol del Milan en el 90' provoca una nueva derrota del Barça en pretemporada

El joven delantero portugués André Silva marcó en el tiempo de prolongación el gol con el que el Milan venció esta noche por 1-0 al FC Barcelona en el tercero y último partido para ambos equipos dentro de la novena edición del torneo de la International Champions Cup. Silva aprovechó un pase del marfileño Franck Kessié y superó al arquero alemán del Barcelona, Marc-André ter Stegen, que había salido en la segunda parte.

Dominio del Barcelona

Pese al resultado, el dominio fue del Barcelona, al tener más el balón, generar fútbol en el centro del campo y crear ocasiones claras de gol. Estas comenzaron en el minuto uno del partido después de que los capitanes de ambos equipos, Sergi Roberto, por el Barcelona, y Alessio Romagnoli, por el Milán, habían sorteado el campo.

Precisamente sería el juego de Roberto en el centro del campo, como cerebro del equipo, lo que hizo que el Barcelona saliese dominador y que Munir El Haddadi pusiese en apuros al arquero italiano Gianluigi Donnarumma, que se vio obligado a meter la manopla para enviar el balón a córner, en la primera acción del partido.

A los 36 minutos, el brasileño Arthur estuvo cerca de conseguir otro golazo como el que logró en el primer partido de la gira frente al Tottenham, cuando en un tiro directo obligó a Donnarumma a estirarse para impedir el tanto. Malcom protagonizó alguna jugada de brillantez y, en el minuto 40, lanzó un disparo potente para estrellar el esférico con violencia en la madera de la base del poste izquierdo.

Segundo tiempo más igualado

Pero todavía faltaba otra oportunidad más antes de que acabase la primera parte, que tuvo de nuevo Munir, cuando en el minuto 42 aprovechó una recuperación en la zona de ataque y disparó potente de pierna izquierda para que el balón se fuese ligeramente desviado del palo derecho.

Nada cambió en la segunda parte, con un Milán muy encerrado en torno a su área y un Barcelona al que le costó también encontrar espacios. Como se esperaba, los cambios efectuados por ambos entrenadores hicieron que el partido perdiese intensidad y las oportunidades de gol también desaparecieron.

La primera que llegó en la complementaria fue a los 56 minutos, cuando Malcom recibió el balón en el vértice izquierdo del área y el brasileño no se lo pensó dos veces para disparar potente y obligar a Donnarumma a forzar el córner. La primera del Milán llegó en el minuto 69 tras un disparo de Suso a la media vuelta y el balón llegó a los guantes de Stegen, sustituto de Jasper Cillessen, que salió de titular.

Una victoria para cada equipo

El Barcelona tuvo la penúltima del partido en el 85 con el joven Richard Puig de protagonista, tras poner un balón picado al defensa portugués Semedo, que no acabó de rematar. Luego llegaría de nuevo Riqui, el más activo en la segunda parte, el que estuvo a punto de anotar cuando se cumplía el minuto 90.

Cuando todo parecía que el ganador iba a decidirse por penaltis, Silva cambió los planes con el gol que valió el triunfo al Milán y con el que salvó el honor en el torneo al conseguir la primera victoria después de haber perdido los dos primeros partidos, ante el Manchester United en la tanda de penaltis (8-9) tras concluir el tiempo reglamentario con empate a uno, y 0-1 frente al Tottenham.

El Barcelona también acabó con un triunfo, el que consiguió en la serie de penaltis (5-3) frente al Tottenham, después de acabar el tiempo reglamentario 2-2 y fue goleado (2-4) por la Roma.