Los jugadores del Real Madrid con la copa de campeón del Mundial de clubes.

Los jugadores del Real Madrid con la copa de campeón del Mundial de clubes. REUTERS

Fútbol

El Real Madrid gana el Mundialito y conquista su quinto título en el mejor año de su historia

El equipo de Zidane vence al Gremio brasileño en la final del Mundial de Clubes (1-0) y cierra un 2017 brillante. Cristiano marcó el único gol del partido.

Noticias relacionadas

El Real Madrid no falla en el día de los elegidos. Es el club de las finales, de los títulos y de las hazañas. Es el mejor club de la historia del fútbol y, por segundo año consecutivo, el mejor equipo del mundo. Ganó el Mundial de Clubes al Gremio brasileño e hizo historia. [Narración y estadísticas: Real Madrid 1-0 Gremio]

Un solitario gol de Cristiano Ronaldo de falta directa llevó al Real Madrid al cielo del mundo. En Abu Dhabi, uno de los pocos sitios del planeta donde los blancos todavía no habían ganado, los de Zidane volvieron a besar un trofeo que indica mucho más de lo que este torneo representa. Este Mundial conseguido cierra el mejor año de la historia del club. Nunca antes se habían ganado cinco títulos en un mismo año natural, de enero a diciembre.

Liga, Champions League, Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. El Madrid 'chocó' los cinco con su afición en un año que recordarán todos los madridistas por la brillantez del mismo. Solo faltó la Copa del Rey para igualar al Barcelona de Guardiola (2009) y el equipo de Zidane superó en un título al que hasta ahora había sido el Madrid más eficiente, el de Ancelotti en 2014.

Con un Gremio al más puro estilo sudamericano, rocoso y en varias partes del juego duro, el Madrid se sobrepuso a todo aquello y sacó su garra de campeón de Europa. Zidane sacó al mismo equipo que ganó en Cardiff, premiando al once que le hizo tocar por segunda vez la cima de Europa hace ahora seis meses. Y todos ellos respondieron. La defensa estuvo al fin bien, el centro del campo recuperó su papel de cerebro y en ataque se alivió la falta de gol algo más temprano que en el pasado.

El Real Madrid fue feliz este sábado en Abu Dhabi porque Modric recuperó su mejor versión. El croata, con un actuación excelente, llevó la batuta del partido en todo momento. Dirigió, ordeno e hizo jugar al Madrid mejor que en los últimos partidos. La victoria fue un trabajo de todos, porque fue el Madrid más coral, pero sin el trabajo de Modric muy difícil sería imaginar a este Madrid tan campeón.

Con ese juego del croata y otra actuación decisiva a Cristiano es imposible perder. El portugués volvió a ser determinante en una final con un gol, esta vez el único del partido. Ronaldo marcó en la final de Champions (dos), en el último partido de Liga en Málaga, en la Supercopa de España en el Camp Nou y en este Mundial de Clubes. Le faltó solo la Supercopa de Europa para hacer el pleno de goles en todos los títulos conseguidos.

Una falta de Cristiano en el minuto 53 valió para desequilibrar la balanza en un encuentro que el Gremio, campeón de Sudamerica, quiso llevarlo por el terreno del aburrimiento pero no lo consiguió. Tuvo muchas más ocasiones el Madrid, llegando a los 16 disparos, pero las paradas de Marcelo Grohe o la puntería blanca evitaron la goleada. El Gremio, en realidad, poco aportó. Hay mucha diferencia entre el campeón de la Champions y la Libertadores.

La victoria en este Mundial de Clubes alivia a un Madrid que llegó a este torneo con muchas dudas. Su mal inicio de Liga y sus dudas en Champions, donde quedó segundo de grupo y le espera el PSG en febrero, dejó un sufrimiento interno en un equipo al que se le criticó por no tener gol tras las bajas de Morata o Mariano. A siete días del Clásico de Liga, donde muy posiblemente el Real Madrid tenga su última oportunidad de reengancharse al torneo, los blancos cogen aire para afrontar con optimismo el segundo tramo de la temporada.

Fiable en finales, sólido durante todo el partido y campeón como (casi) siempre. El Madrid no pierde una final a nivel internacional desde 2000, lo que demuestra el idilio que tienen los blancos con las grandes citas. Es el tercer Mundial de Clubes que consigue (iguala al Barcelona) y el sexto título mundial, ya que ya tenía otras tres Copas Intercontinentales. 

No hay equipo en el mundo que tenga más Copas de Europa, más Ligas (de las grandes ligas solo la Juventus italiana le iguala) y más títulos mundiales. Es la envidia del mundo, porque es el equipo que más gana en el pasado y en el presente.

El Madrid sí, otra vez campeón del mundo.

Cristiano celebra su gol al Gremio en la final del Mundial de Clubes.

Cristiano celebra su gol al Gremio en la final del Mundial de Clubes. REUTERS