Zinedine Zidane y Cristiano Ronaldo celebran una victoria.

Zinedine Zidane y Cristiano Ronaldo celebran una victoria. Stefano Rellandini Reuters

Fútbol Internacional MUNDIAL DE CLUBES

Zidane, de profesión ganador de finales

El francés no sabe lo que es perder en un duelo por el título desde que llegó al banquillo del Real Madrid, que buscará su segundo Mundial de Clubes consecutivo ante el Gremio brasileño este sábado (18:00).

Noticias relacionadas

Zinedine Zidane siempre ha tenido estrella. Y lo que es mejor: se la ha contagiado a sus respectivos equipos tanto en el campo como en la banda cuando ha habido títulos de por medio. 'Zizou' casi nunca falla. Ahí están su Mundial y su Eurocopa con Francia. También tres Ligas, una Champions, tres Supercopas nacionales, dos Supercopas de Europa y dos Copas Intercontinentales. Su imán para engordar el palmarés va unido, sobre todo, a un Real Madrid al que también ha conseguido llevar a la cima ya como entrenador.

La estadística no engaña: el francés no ha perdido ni una sola final desde que forma parte del cuerpo técnico madridista. Como ayudante de Carlo Ancelotti, conquistó una Champions y una Copa del Rey. En calidad de primer espada del banquillo blanco, han caído dos Copas de Europa, dos Supercopas también europeas, una Supercopa de España y un Mundial de Clubes (más la pasada Liga, esta a base de regularidad y no de ganar finales).

Es esta última competición, el Mundialito, la encargada de volver a poner a prueba la fiabilidad del Zidane entrenador. En esta parcela no hay subcampeonatos que valgan, como el de la Champions de 1998 con la Juve o el del Mundial de 2006 vía 'Les Bleus' tras el encontronazo con Materazzi: todo han sido alegrías. Una tendencia que intentará revertir el Gremio de Porto Alegre este sábado (18:00 horas, La 1 de TVE).

Sergio Ramos en la rueda de prensa previa a la final del Mundialito.

Sergio Ramos en la rueda de prensa previa a la final del Mundialito. AMR ABDALLAH DALSH Reuters

En el horizonte, una nueva cumbre más a hollar por este Madrid: ser el primer equipo de la historia que gana dos Mundiales de Clubes consecutivos. Todos sus hombres estarán disponibles para lograrlo. Incluido el capitán Sergio Ramos, que jugará infiltrado tras perderse las semifinales ante el Al-Jazira por una contractura en la espalda. ¿Objetivo? Que el partido carezca del surrealismo que envolvió el encuentro ante el conjunto árabe, del protagonismo del temido VAR y de las tarjetas rojas, que dejarían a sus destinatarios madridistas sin Clásico liguero dentro de una semana.

Puede que la mejor noticia del miércoles fuese la nueva reaparición saldada con gol de Gareth Bale. El galés quedó en el punto de mira para bien. No fue el caso de Karim Benzema, cuyos fallos de cara a portería le convirtieron en el gran señalado, para mal, del último compromiso del Madrid. Aunque Zidane, a pesar de todo, confía en recuperar a su compatriota para la causa.

No estoy de acuerdo con la crítica a Benzema. Con él no miro sólo el gol, es un jugador diferente que no va a marcar 50 goles al año, lo sabemos. Ha hecho muchos, pero hace otras cosas que me gustan para el equipo. Esto es un juego de equipo y para mí él es uno de los mejores en este sentido. Lo valoro muchísimo y lo voy a defender como siempre hasta la muerte”, declaró el entrenador del Real Madrid antes de la gran final.

Luan, gran amenaza de un Gremio sin Arthur

Enfrente, un rival brasileño que viene de derrotar al Pachuca (1-0) y de ganar la última Copa Libertadores. Eso sí, su gran estrella, el centrocampista Arthur, no ha sido de la partida en Abu Dhabi. Un esguince de tobillo dejó en el dique seco a un jugador curiosamente pretendido por el Madrid, pero también por el Barça. De hecho, el joven de 21 años se reunió con su director deportivo, Robert Fernández, e incluso se hizo una fotografía con la camiseta azulgrana.

Sin embargo, no hay nada cerrado con el club catalán y en el Madrid no verían con malos ojos realizar una apuesta de futuro por Arthur. Aunque, al faltar en este Mundial de Clubes, el futbolista más determinante del Gremio ha pasado a ser Luan. A sus 24 años, desprende talento a raudales en la delantera y fue pieza clave en la consecución de la Libertadores, a la par que campeón olímpico con Brasil en Río 2016.

La vida le brindó estas dos grandes alegrías a Luan tras perder a su padre en un accidente de tráfico a los cinco años. También tras crecer en las calles, de las que su madre pudo sacarle a duras penas gracias a su trabajo como limpiadora. Del fútbol sala pasó al deporte rey, que le pudo dar billete con destino a Europa de la mano del Spartak de Moscú este verano. Sin embargo, siguió en su país natal para ser una estrella en Gremio: 41 goles en 163 partidos con los de Porto Alegre.

Luan en la última Copa Libertadores.

Luan en la última Copa Libertadores. AGUSTIN MARCARIAN Reuters

Más allá de Arthur y Luan, el rival del Madrid este sábado cuenta en sus filas con un viejo conocido del fútbol español, el defensa Pedro Geromel, y otro del balompié continental, el delantero Lucas Barrios. Tampoco hay que olvidarse de Everton, capital para pelear por el Mundialito gracias a su gol en la prórroga ante el Pachuca. O de Fernandinho y Jaílson.

Ni siquiera es posible pasar por alto al técnico del equipo, Renato Gaucho. Se ha ganado cierta atención horas antes del partido al afirmar que fue mejor futbolista que Cristiano Ronaldo, nuevo máximo goleador histórico del Mundial de Clubes: “El portugués, fuera del área, no tiene mucha influencia en el juego”. ¿La tendrán sus hombres para evitar el sexto título del Madrid en la competición (tercero en la era moderna)? ¿Y para que no se prolonguen la racha ganadora de Zidane y la del conjunto blanco en las finales disputadas lejos de España en lo que va de siglo XXI? Eso está por ver.