Vicky Flores en 'Lazos de Sangre'.

Vicky Flores en 'Lazos de Sangre'. TVE

Televisión UN REPASO POR SU VIDA

Vicky Flores, en 'Lazos de Sangre': “Marisol sigue viviendo en Pepa Flores, no la ha matado”

El programa de Televisión Española repasa la trayectoria de la saga.

Noticias relacionadas

Aunque hace años que dejó de tener presencia en la vida pública, Pepa Flores (71 años), conocida popularmente como Marisol, es una cara sobradamente conocida por su carrera como actriz y cantante desde una edad temprana. La trayectoria de la malagueña fue abordada este miércoles por Lazos de Sangre, a través de un documental en el que tienen mucho peso su hermana Vicky Flores y dos de sus grandes amigos, Jeanette (67), y Manuel de la Calva (82), del Dúo Dinámico.

Su andadura como artista arranca muy joven, a los seis años, tal y como cuenta el periodista José Manuel Parada (65), quien recuerda que destaca en un coro de la Sección Femenina. Su primera película, Un rayo de luz, ya fue un éxito, pero se empezaba a ver el precio que tendría que pagar por la fama: la cambiaron el nombre (Marisol) y además la tiñeron de rubio platino, ya bajo la representación de Manuel José Goyanes.

José Manuel Parada durante el documental.

José Manuel Parada durante el documental. TVE

Desde ese momento, Pepa se convierte en la principal fuente de ingresos para la familia, una responsabilidad que tiene una cara negativa. Lo pasaba mal en los rodajes, con horarios de trabajo "salvajes" e incluso la amenazaban cuando tenía que llorar en la interpretación con no ver a su familia. Con tanto estrés sufrió una úlcera de estómago por la que fue hospitalizada.

A pesar de ello, en el documental su hermana Vicky ensalza el papel profesional de Pepa: "Siempre ha sido muy responsable con su trabajo. La encantaba dormir, pero cuando tenía que levantarse era la primera". En la cinta, además, se habla del nexo con el Franquismo, a través de varios periodistas que conocen en profundidad a Pepa Flores: "Iba todos los sábados a El Pardo para merendar. Marisol era el sueño español: se podía pasar de la miseria al éxito absoluto".

Su popularidad era tan grande que su hermana Vicky "un día decidimos caminar por Málaga y tuvimos que coger un taxi para volver a casa, había muchísima gente para saludarla". También llegó a actuar en Estados Unidos, pero Goyanes no estaba por la labor de que ella se fuese a Hollywood, según defienden varias voces autorizadas en el documental. Una de las personas que fue testigo de su éxito es Manuel de la Calva: "Ella triunfaba porque tenía luz, podía haber 60 artistas más en el escenario, pero la que destacaba era ella", valora.

La célebre portada de Marisol.

La célebre portada de Marisol. TVE

De más a menos

Esa carrera meteórica fue encontrando varios obstáculos a medida que Pepa crece. En el programa de Lazos de Sangre se hace hincapié en que empieza a encarnar en el cine papeles de adolescente, como en Búscame a esa chica, donde coincide en el reparto con el Dúo Dinámico. Hubo rumores de que tuvo una relación con alguno de ellos, pero el propio Manuel lo desmiente: "Nunca salimos con ella de copas ni a bailar, estaba muy arropada con el clan de los Goyanes". También se habló de un posible noviazgo con Palomo Linares.

Sobre estas relaciones, su amiga Jeanette destaca que "en la discoteca solían coincidir Rocío Dúrcal y Juan Pardo, y por otro lado Junior con Marisol, parecía que iba a haber dos matrimonios. Al final solo hubo uno: Junior y Marieta (Rocío Dúrcal)".

Después de eso Carlos Goyanes se convierte en su primer marido, tras haber vivido muchos años juntos, ya que era el hijo de su representante. La boda en 1969 fue muy mediática, había tanta gente que Vicky asegura que no vio casarse a su hermana. Carlos Goyanes pasa a ser el manager de Pepa Flores.

Ese buen momento sentimental contrasta con la decadencia artística, ya que comienza a recibir críticas por su estilo musical. Además, su hermana Vicky destaca que “se quedó sin voz”. Pocos años después, la relación con Carlos Goyanes se deshace, tanto a nivel profesional como sentimental. El matrimonio fue declarado nulo por "inmadurez de los cónyuges".

En ese momento, y tras algunos rumores que la emparejaron con Joan Manuel Serrat (75), aparece el bailarín Antonio Gades en su vida, con el que tendrá tres hijas (María, Tamara y Celia) sin haber pasado por el altar.

Episodio sonado en el ocaso

Esa relación coincide con la época más reivindicativa de  Pepa Flores quien rompe tabúes e incluso se desnuda para Interviú, en una portada mítica que “mató a la niña Marisol” y que además fue una de las más vendidas por parte de la revista. Las fotos fueron tomadas 6 años antes. La polémica estaba servida, ya que la Fiscalía llega a actuar de oficio y a censurar la publicación por escándalo público.

A pesar de ello, sus apariciones públicas se van reduciendo y se limitan a acompañar a Antonio Gades en sus espectáculos. Sin embargo, la relación toca a su fin. “Una fractura que cambia la vida de Pepa, creo que no lo pasó muy bien”, valora José Manuel Parada.

Marisol en una de sus actuaciones.

Marisol en una de sus actuaciones. TVE

En 1985, tras rodar Caso cerrado se retira del mundo del espectáculo para no volver jamás. Su última entrevista la concedió en el año 2000 a José Manuel Parada. Desde entonces no ha vuelto a aparecer en los medios, por eso el reportaje tiene un valor mayor a través de los testimonios de su hija Celia (38), quien asegura que “Marisol es una persona y Pepa Flores es otra. Conozco el personaje y me encanta, pero parecerse creo que solo físicamente, en la persona casi nada”. Por su parte, su hermana Vicky destaca que Pepa "vive feliz, tranquila, relajada, con el apoyo de todos nosotros y toda Málaga, una ciudad que la quiere muchísimo”.

Marisol y Pepa Flores, Pepa Flores y Marisol, una dualidad que explica su hermana Vicky: “Hay una cosa importantísima que siempre ha querido decir. Hay una leyenda negra que dice que Pepa Flores mató a Marisol. No es cierto. Ella ha sido la mayor defensora de MarisolMarisol sigue viviendo en ella, no la ha matado”.

[Más información: Jesús Mariñas, en 'Lazos de sangre': “Carlos Larrañaga era infiel por aburrimiento”]