Reportajes gastronómicos

Comprar un horno no es una misión imposible si sabes qué necesitas

Ha llegado el momento de comprar un horno que pase a ser la joya de la corona de tu cocina. Aprende los detalles de los tipos de horno que vas a encontrar en las tiendas para decidir tu mejor opción.

Si tu horno ya no funciona como antes, si lo heredaste con la casa hace años o si te has dado cuenta de que no eres capaz de sacar al chef que llevas dentro por falta de un modelo con más funciones, es hora de comprar un horno nuevo. 

Son muchos los tipos de horno que podemos encontrar en el mercado y tu elección variará dependiendo del espacio con el que cuentes en casa, tu presupuesto, el uso que le vas a dar, etc.

Te explicamos las particularidades, ventajas y desventajas de cada uno, detalles en los que debes fijarte y algunos modelos que nos han llamado la atención. 

Tipos de hornos según su instalación

Lo primero que debes saber es que hay tres grandes grupos de hornos: los hornos independientes, los hornos polivalentes y los hornos de sobremesa. Cuál necesitarás depende de si tienes una cocina de gas, una vitrocerámica eléctrica o una cocina de inducción y del espacio disponible en tu cocina.

Horno polivalente

Si nuestra placa tiene sus propios mandos, el horno podrá ser independiente. En caso contrario necesitaremos un horno polivalente, aunque cada vez se instalan menos.

El más habitual de este tipo es el horno de gas. Cuando contamos un horno o cocina de gas es una opción a tener en cuenta. A la hora de cocinar, el resultado es estupendo ya que el calor de los hornos de gas es algo más húmedo que un horno convencional que usa electricidad. También cabe plantearnos el ahorro energético, porque el gas natural es más barato que la electricidad. 

Foto: BEKO CSG 42009DW

Foto: BEKO CSG 42009DW

Este horno o cocina de gas Beko CSG-42009DW está preparada para usarse con gas butano. Cuenta con cuatro fogones y es un modelo sencillo pero no por eso menos válido. De hecho, energéticamente también es muy eficaz como demuestra su calificación A. 

Horno independiente

Los hornos independientes pueden instalarse también bajo la placa de cocina o en cualquier otro lugar que queramos: una columna, bajo una encimera, etc., algo que es posible cuando en la cocina hay una placa de inducción, ya que no requiere de un horno bajo ella gracias a su instalación. 

Este tipo de hornos ya son los más comunes, en parte porque empotrarlos en una columna bajo el microondas, por ejemplo, le da un aire moderno a la cocina y permite aprovechar mucho mejor el espacio. 

Horno de sobremesa

Si acabas de alquilar una casa y te encuentras con que no hay horno o por razones de espacio has tenido que prescindir del empotrado, un horno de sobremesa es una fantástica opción a la hora de comprar un horno.

Solo necesitas reservar un espacio suficiente de una encimera para poder colocarlo y asegurarte de que está cerca de un enchufe. No necesitan instalación y usarlos es sencillísimo, ya que suelen contar con tres diales: Uno para el temporizador, otro para la temperatura y otro con la que escoger si queremos calor arriba, abajo o en ambas alturas. Suelen calentar con resistencias y el resultado es muy bueno. No son hornos profesionales pero para elaboraciones sencillas son perfectos. 

Foto: Orbegozo HO 232

Foto: Orbegozo HO 232

El modelo Orbegozo HO 232 es un horno de sobremesa eléctrico sencillo pero que cumple con su función. Su capacidad de 23 litros es suficiente para fuentes pequeñas o cocinar una o dos raciones. Perfecto para personas que viven solas o en pareja o que usan el horno de forma muy puntual. 

Tipos de horno según sus funciones

Encontraremos cuatro tipos y cada uno de ellos funciona de una forma diferente.

Horno convencional

Es el horno tradicional, el más común en las cocinas. Su instalación se recomienda para aquellas personas que cocinan poco usando este electrodoméstico. Funciona gracias a las resistencias que tiene en su interior, una en la zona superior y otra en la inferior. Pueden usarse ambas resistencias a la vez, o tan solo la de abajo o solo la superior. Al calentarse, el aire alcanza la temperatura seleccionada. Actualmente es muy común encontrarlos con sistema de convección incluido.

  • Ventajas: Es sencillo, fácil de usar y de precio económico.
  • Desventajas: Los hornos convencionales tienen prestaciones limitadas. Son para recetas sencillas y sin complicaciones.  
Foto: Amazon Candy FCS100X

Foto: Amazon Candy FCS100X

Si has decidido que quieres un horno convencional porque es lo que mejor se adapta a ti y además su precio es más que competitivo, la marca Candy cuenta con el modelo FCS100X, que es eléctrico y con capacidad para 71 litros. Hecho en acero inoxidable quedará además precioso en la cocina, dando un toque moderno con su color y el efecto espejo de la puerta.

Como detalle interesante, incluye un cuba para que puedas usarla al limpiar el horno con vapor o aqualisis como comentábamos antes. Está calificado con una A en cuanto a eficiencia energética, detalle a tener en cuenta. Y gracias a la convección, el calor se repartirá perfectamente. 

Horno multifunción

Los hornos de este tipo incorporan, además de las resistencias superior e inferior, un ventilador en la parte trasera. De ese modo el aire circula en el interior del electrodoméstico, lo que permite cocinar dos platos diferentes en dos alturas, lo que lo hace perfecto para familias grandes o quienes quieren cocinar varios platos a la vez para ahorrar tiempo y dinero. 

Es el horno que habitualmente encontramos en todas las tiendas de electrodomésticos y fabricado por casi todas las marcas.

Su precio es algo más elevado que un horno convencional, pero también depende de los añadidos con los que cuente, como el temporizador manual o electrónico, si cuenta con una puerta tradicional o si se trata de un carro extraíble, si incluye diferentes programas de cocinado, etc. También es normal que incluyan un sistema de convección.

  • Ventajas: Son fáciles de usar y el resultado final de los platos es excelente. Pueden ir desde una gama básica hasta contar con numerosas funciones de cocinado como vapor, asado lento, fermentación, etc.
  • Desventajas: El precio algo más elevado.
Foto: Teka HE 615 ME

Foto: Teka HE 615 ME

Este modelo es un horno con capacidad de 57 litros. El Teka HE 615 ME llama la atención porque cuenta con guías telescópicas extraíbles por las que podemos deslizar la bandeja en cualquiera de sus cinco alturas

Incluye también una parrilla y una bandeja especial para los asados. No es pirolítico pero sí fácil de limpiar gracias al esmalte con el que su interior está recubierto. 

Cuenta con cinco funciones de cocinado diferentes y, por supuesto, el ventilador permite que se distribuya el calor de forma uniforme en el interior de horno. 

Horno de vapor

La particularidad de este tipo de horno es que el cocinado se realiza con vapor, pero va mucho más allá. No solo es posible cocer con vapor sino que también suelen contar con una función especial para calentar platos ya preparados logrando que queden más jugosos de lo que conseguiríamos con un microondas. No está disponible en todos los modelos pero es un detalle interesante a la hora de valorar su compra si nos gusta preparar comida de un día para otro. 

Hay que observar antes de comprarlo si cuenta con termosonda, ya que gracias a ella y a que nosotros seleccionamos el tipo de alimento que estamos cocinando, el horno es capaz de saber cuando está la elaboración hecha, lo que hace que se apague por sí solo. 

Hay hornos a vapor que cocinan todo el tiempo con vapor seco a 100º C y otros que lo van administrando. Detalle también importante en el precio. Si lo que más horneas son recetas asadas y dulces, busca un horno con vapor añadido (es decir, que cuenta con un depósito que se va rellenando con agua) porque es perfecto para estas elaboraciones.  

  • Ventajas: La comida cocinada en estos hornos queda muy tierna en su interior pero crujiente. Además, el sabor se potencia. La cocción es homogénea. Además dicen que es más sana porque de este modo se conservan más vitaminas y minerales de los alimentos. Se limpian de forma fácil.
  • Desventajas: Si cocinas poco, te costará cogerle el truco a la cocina con vapor. 
Foto: AEG BSE576321M

Foto: AEG BSE576321M

El modelo AEG BSE576321M es un horno a vapor que además cuenta con la función de recalentar usando el vapor y también autolimpieza, así que la comodidad y versatilidad que ofrece es excelente. Además, se apaga de forma automática cuando termina el cocinado gracias a que su sonda térmica detectará cuando está listo nuestro plato. 

Horno de convección

La convección es un sistema que logra que el aire circule por el interior del horno, consiguiendo una temperatura uniforme gracias a los ventiladores del interior del horno. Esta temperatura también se alcanza de forma más rápida, lo que nos permite ahorrar tiempo.

Esto es gracias al "aire forzado", que se calienta rápidamente y al circular por el horno de forma homogénea y sin sufrir variaciones en la temperatura, los platos se cocinan con gran rapidez. 

Este tipo de hornos es idóneo cuando queremos cocinar varios platos a la vez. Eso sí, hay que calcular muy bien si podemos tenerlo en nuestra cocina porque su tamaño es algo mayor que el de los demás tipos de horno. Y además, es algo más caro. 

  • Ventajas: Se cocina de forma rápida y homogenea. Se pueden preparar varios platos a la vez. Funcionan tanto con gas como con electricidad.
  • Desventajas: No es adecuado para todo tipo de recetas. Precio más elevado. Mayor tamaño. 

Tipos de horno en función de su sistema de limpieza

Algunos de estos hornos cuentan con un sistema de limpieza concreto que suele ser la pirólisis o la aqualisis. Si no están preparados para eliminar la suciedad así, entonces son hornos cuya limpieza debe realizarse con productos indicados para ello o empleando productos naturales, que también puede hacerse de forma muy sencilla.  

Horno pirolítico

La pirólisis es un sistema de limpieza mediante el cuál el horno alcanza la temperatura de 500ºC, carbonizando toda la suciedad de su interior. Una vez ha terminado este proceso de aproximadamente una hora de duración, tan solo hay que pasar un trapo húmero por su interior para completar la limpieza. 

El resto de funciones son las habituales y normales en los horno, aunque depende del modelo. Un horno pirolítico es adecuado para aquellas personas que cocinan con mucha frecuencia, ya que lo ensuciarán más y necesitarán limpiarlo más a menudo.

  • Ventajas: Tu horno estará limpio siempre que quieras sin que tengas que esforzarte.
  • Desventajas: Si no lo usas habitualmente, es un gasto innecesario.
Foto: Sauber SHMP01I

Foto: Sauber SHMP01I

En la imagen vemos el Sauber SHMP01I. Un horno multifunción que además es pirolítico, en acero inoxidable y con calificación energética A. Sencillamente, perfecto para mantener nuestra cocina impoluta por mucho uso que hagamos de este electrodoméstico. 

Hydroclean o Aqualisis

En este caso se emplea el vapor del agua para la limpieza del electrodoméstico. Colocando un recipiente con agua en el interior del horno y seleccionando la función de limpieza, el vapor limpiará el horno haciendo que la suciedad de su interior se retire después de forma fácil con un trapo. El horno convencional que veíamos más arriba está preparado para la aqualisis, por ejemplo. 

  • Ventajas: La limpieza es más rápida, ya que suele durar entre 25 y 30 minutos. 
  • Desventajas: Como sucede con la pirólisis, invertir en un horno con Aqualisis o Hydroclean es necesario cuando cocinamos mucho. Si no, no le sacaremos partido. 

Sin sistema de limpieza

En caso de que no cuente con ninguno de los anteriores, habrá que limpiar el horno de forma manual. No es ningún problema ni una desventaja y mucho menos cuando se le da poco uso al horno, porque menos se manchará y habrá que limpiarlo con menor frecuencia. 

Si quieres mantener tu horno limpio por más tiempo, procura cocinar en fuentes o usando la bandeja. También puedes colocar una capa de papel de aluminio sobre la rejilla para evitar que se ensucie (algo muy normal cuando se cocina sobre ella directamente como pasa con las pizzas). 

  • Ventajas: Lo notarás en el precio. 
  • Desventajas: Tienes que limpiar de forma manual el horno.

Tipo de horno según su sistema de apertura

Puede que no te hayas parado a pensar qué tipo de apertura quieres para tu horno pero es otro de los puntos a valorar, ya que hablamos de ganar comodidad a la hora de extraer las bandejas y cada uno tenemos nuestro sistema favorito.

Horno con puerta abatible

El más común en las cocinas. Gracias a las bisagras colocadas en la zona inferior de la puerta, esta baja hasta quedar horizontal. El gran punto a favor del horno con puerta abatible es que un se puede instalar donde queramos, bien empotrado bajo una placa de cocina o en una columna y en altura. Los diferentes modelos que hemos visto más arriba son de puerta abatible.  

  • Ventajas: Se puede instalar en cualquier punto de la cocina. Incluso por encima de los 70 cm.
  • Desventajas: Manipular el interior del horno es algo más complicado. 

Puerta y carro extraíble

Un horno con puerta y carro extraíble es, además de moderno, muy cómodo y seguro. Funciona como la apertura de un cajón y el punto a favor es que el contenido del horno también sale. Si preparas habitualmente recetas en las que hay que añadir ingredientes durante el cocinado o líquidos, notarás la diferencia, ya que puedes ver desde arriba y evitar quemaduras porque no es necesario manipular la bandeja. 

  • Ventajas: Comodidad y seguridad. 
  • Desventajas: Su precio puede ser más elevado. No se puede instalar a más de 70 cm de altura.
Foto: Bosch HBB537BS0

Foto: Bosch HBB537BS0

Bosch hace tiempo que apuesta por incluir en su catálogo hornos con puerta extraíble como el HBB537BS0. Se trata de un horno multifunción con 10 recetas ya pre-programadas para que solo con pulsar un botón se cocinen. Su panel trasero está recubierto con un material especial que hace que la limpieza sea muy sencilla.

Guía para comprar un horno

¿En qué debes fijarte antes de comprar un horno? Por supuesto, es importante conocer todos los tipos que hemos explicado, y conocer sus diferencias, ventajas y desventajas para poder valorar correctamente cuál de ellos encaja mejor con nuestras necesidades. 

Pero además, hay otros puntos que es importante conocer y observar para tomar la decisión de compra correcta: 

  • Sistema de apertura: Muy importante estudiar el sistema de apertura que vamos a necesitar por cuestiones de espacio y la situación dentro de la cocina. 
  • Limpieza: Ya hemos visto que hay hornos pirolíticos y también con sistema de limpieza mediante vapor. No es algo imprescindible pero sí muy útil si le damos un gran uso al horno. 
  • Gasto energético: Cuando compramos cualquier electrodoméstico es importante fijarnos en la etiqueta de eficiencia energética. Lo ideal es optar por aquellos calificados con A o A+.
  • Tamaño de tu familia: ¿Vives solo, en pareja o sois una familia numerosa? ¿Organizas los domingos grandes comidas familiares? Plantéatelo porque si quieres cocinar grandes fuentes o varios platos a la vez, vas a necesitar más capacidad. 
  • Espacio disponible: Como comentábamos, los hornos de sobremesa son más pequeños que los hornos empotrados. Los primeros suelen estar entre los 18 y 28 litros de capacidad y los segundos entre 57 y hasta 70 litros de capacidad. 
  • Funciones: Piensa qué tipo de platos son los que más preparas en el horno. Postres, asados, pizzas... Y estudia bien las funciones que incluyen los diferentes modelos porque, si muchas de ellas te sobran, igual no es necesario invertir en un horno multifunción, por ejemplo. 

Como has podido comprobar, comprar un horno es algo que necesita de cierta investigación previa porque hay tantos tipos y modelos como necesidades puedan existir.