Las berenjenas son una hortaliza de lo más versátil, son como una carne vegetal con la que se pueden preparar multitud de recetas como estas berenjenas con queso y tomate, una versión de pizza alternativa que puedes preparar con los mismos ingredientes de tu pizza favorita.

Ingredientes

  • Berenjenas, 2 medianas
  • Salsa de tomate, cantidad suficiente
  • Queso rallado para fundir, cantidad suficiente
  • Orégano
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

01: Asar berenjenas

Foto: Cristina López

Ponemos a calentar el horno a 180ºC.

Cortamos las berenjenas a lo largo en rebanadas de al menos un centímetro de espesor, las salamos por ambos lados y las dejamos reposar durante unos diez minutos para que suelten el agua de vegetación. 

Pasado este tiempo, secamos bien cada rebanada con papel absorbente de cocina.

Forramos la bandeja de horno con papel de hornear y disponemos sobre ella las rebanadas de berenjena que previamente habremos pincelado con aceite de oliva.

Horneamos 10 minutos a 180ºC, les damos la vuelta y horneamos otros 10 minutos.

02: Cubrir con tomate y queso

Foto: Cristina López

Sacamos las berenjenas del horno, en el que subiremos la temperatura a 200ºC.

Cubrimos las rebanadas de berenjena con salsa de tomate, queso rallado y orégano. Opcionalmente se pueden añadir otros ingredientes como jamón, atún, bacon, cebolla, champiñones o los que lleve nuestra pizza favorita.

03: Hornear las berenjenas con queso

Foto: Cristina López

Introducir de nuevo la bandeja en el horno y hornear 5 minutos más a 200ºC hasta que el queso esté fundido. 

04: Servir

Foto: Cristina López

Las berenjenas con queso se sirven inmediatamente y son perfectas para la cena o como primer plato a la hora de comer. Es, además, una receta de verduras que a los más pequeños les suele encantar.

Notas

Vale, no es lo mismo que una pizza, pero te ahorras amasar, poner la cocina perdida de harina y unas cuantas calorías. Lo mejor de todo, es que cuando lo pruebas, no te puedes creer lo bueno que está y se te olvidan todas las pizzas.

Le puedes poner los ingredientes de tu pizza favorita y entonces querrás hacerte la ola a ti mismo, que te la mereces. Si tienes peques en casa, no te lo pienses, cuando la prueben seguro que te piden que repitas.

Y cuando eso pase, no dudes en hacerles foto, subirla a las redes sociales y etiquetarnos en Facebook o en Instagram para que nosotros también podamos verlo.