El viernes la Comunidad de Madrid anunciaba el cierre de todos los comercios exceptuando farmacias y supermercados, lo que afecta directamente al sector de la hostelería con el cese de actividad de bares y restaurantes.

Noticias relacionadas

El objetivo es evitar concentraciones de gente y aglomeraciones que favorecen al contagio del coronavirus. La CAM ha considerado que las medidas que estaban tomando los restaurantes por su cuenta como separar mesas no eran suficientes y se ha procedido al cierre obligatorio a partir del sábado.

Muchos restaurantes ya estaban anunciando su cese voluntario desde el miércoles, en un acto de responsabilidad social sin precedentes, ya que esto supone parar de forma indeterminada con sus actividades y dejar de percibir por lo tanto ingresos. Hasta este punto nos ha movido la pandemia del coronavirus.

Pedir comida a domicilio durante la pandemia de coronavirus

Como ya habíamos informado desde COCINILLAS, no existe ni un solo caso de propagación del coronavirus a través de los alimentos, y según había confirmado EFSA "se está realizando un seguimiento estrecho de la situación en relación con el brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), que está afectando a un gran número de países de todo el mundo. En la actualidad no hay pruebas de que los alimentos puedan ser una fuente o una vía de transmisión probable del virus".

El problema más allá de la seguridad tiene que ver con los cierres de bares y restaurantes impuestos por la Comunidad de Madrid. Si estos están cerrados, ¿qué pasa con sus cocinas?

Según ha informado la propia CAM en un comunicado, "en el caso de cafeterías, bares y restaurantes permanecerán cerradas al público, pudiendo prestar exclusivamente servicios de entrega a domicilio o para su recogida en el local y consumo a domicilio".

Además de ello marca unas pautas, indicando que "La permanencia en estos establecimientos deberá ser la estrictamente necesaria. En todo caso se evitarán aglomeraciones y se controlará que consumidores y empleados mantengan la distancia de seguridad establecida a fin de evitar posibles contagios".

Por último se ha aclarado que este cierre de bares y restaurantes que se toma como medida al coronavirus "no afecta a los bares y restaurantes ubicados en establecimientos hoteleros o en el interior de las instalaciones destinadas a la prestación de servicios públicos".

Es decir, que no solo es seguro pedir comida a domicilio, sino que está previsto y totalmente permitido por la Comunidad de Madrid pese al cierre de restaurantes, más enfocado a evitar aglomeraciones de gente.

Además, la seguridad de la cadena en la entrega de comida a domicilio está garantizada, y desde Glovo nos explican que "La compañía ha desarrollado e implementado un nuevo proceso en la plataforma para garantizar la máxima seguridad eliminando la firma en la recepción de un pedido entre el usuario y el repartidor para evitar el contacto".

La compañía de entrega de comida a domicilio aseguran que "el repartidor dejará el pedido en la puerta del domicilio del usuario y mantendrá la distancia hasta que el pedido sea recogido".

Desde Deliveroo, otra de las grandes empresas de comida a domicilio, nos explican que "se ha compartido guía de buenas prácticas de seguridad e higiene con restaurantes y Riders y se mantiene relación constante con ellos".

También se han tomado medidas para trabajar con los clientes, ya que "se han establecido medidas de higiene como desinfectar las bolsas antes de entregarlas a los repartidores" y se ha hablado con los restaurantes para que este "cogerá las bolsas por los lados, para evitar tocar las asas".