Pan de trigo e integral.

Pan de trigo e integral. Gtres.

Salud Intolerancia al gluten

Ésta es la revolucionaria vacuna que podría curar a nueve de cada 10 celíacos

Noticias relacionadas

Si bien es cierto que durante los últimos años los alimentos sin gluten se han popularizado entre los grandes supermercados, tanto en sus versiones saludables como en sus versiones más procesadas, la realidad sigue siendo que, cuando se sufre enfermedad celíaca o intolerancia al gluten, no es fácil comer librándose de él. Las contaminaciones cruzadas y las pequeñas trazas en multitud de alimentos siguen siendo un problema.

Por ello, la "dieta sin gluten" sigue siendo solo un parche contra esta intolerancia. Y es por eso que los investigadores continúan buscando un remedio más efectivo para mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren este trastorno gastrointestinal crónico. Todo esto podría cambiar gracias a la empresa ImmusanT, la cual asegura haber desarrollado una vacuna efectiva contra la celiaquía.

Aunque generalmente se suele relacionar el concepto de "vacuna" con los virus -y en menor parte con algunas infecciones bacterianas- la nueva vacuna denominada Nexvax2 podría cambiar dicho concepto: también es posible "vacunar" contra enfermedades autoinmunes.

Según la compañía responsable del proyecto, el fármaco expondría al sistema inmune del paciente a una pequeña cantidad de la sustancia peligrosa. En una vacuna típica dicha sustancia suele ser un virus muerto, debilitado, o bien partes del mismo que logren desencadenar una respuesta inmune potente y duradera. En este caso, Nexvax2 inocularía en el organismo una muestra de gluten.

¿Por qué ocurre la celiaquía?

Para entender realmente este concepto, es necesario comprender cómo se desarrolla la enfermedad celíaca en el organismo humano: no es una alergia, sino una intolerancia. En las alergias, el sistema inmune del organismo humano produce una respuesta exagerada contra una sustancia que realmente es inofensiva. Se liberarán histaminas, sustancias cuyo efecto secundario más típico suelen ser las lesiones de urticaria en la piel, el picor generalizado, y en casos graves incluso un shock anafiláctico que podría tener como desenlace la muerte.

Sin embargo, en las intolerancias, como la celiaquía, el sistema inmune no libera histaminas de forma exagerada sino que empieza a "atacarse a sí mismo". En el caso de la intolerancia al gluten, cuando se consume dicha sustancia, el sistema inmune ataca deliberadamente al revestimiento del tracto intestinal. Y, si hay suficiente gluten o si se tiene un grado de intolerancia elevado, se pueden llegar a producir graves daños en las vellosidades intestinales. Esto, a medio y largo plazo, produciría no solo las conocidas diarreas y dolores abdominales asociados a la celiaquía sino también una malabsorción de nutrientes, pudiendo llegar incluso a un estado de desnutrición si la situación se dilata en el tiempo.

Este ataque erróneo del sistema inmune es coordinado por unas células llamadas células T, responsables de reconocer a los invasores del organismo humano (como virus y bacterias). Sin embargo, los individuos que sufren celiaquía poseen células T que aprendieron de forma errónea que el gluten es una sustancia peligrosa, e identifican a dicha proteína como a un enemigo. Y precisamente en este tipo de células está la clave: la vacuna de ImmunsanT pretende "enseñar" a las células T que el gluten no es peligroso.

Un nuevo concepto de vacunación

Inicialmente, la empresa buscó saber qué partes de la proteína del gluten provocan realmente la reacción errónea de las células T. Y resulta que son muy pocas zonas, que pueden aislarse e inyectarse. Así lo hicieron con individuos diagnosticados de enfermedad celíaca, llegando a desencadenar síntomas de la misma si la dosis inyectada era demasiado elevada. Posteriormente, con tan solo 900 microgramos de gluten (0,0009 g de gluten), se logró evitar los síntomas, pero a la vez enseñar al sistema inmune a tolerar esta sustancia.

De media, en el mundo occidental se consumen entre 10 y 14 g de gluten diarios, por lo que la cantidad necesaria para desencadenar síntomas en un individuo celíaco es muy pequeña. Aún así, de momento la vacuna no será posible hasta que se lleven a cabo más ensayos: la empresa debe demostrar que es segura y más efectiva que las alternativas actuales, que en este caso es la dieta libre de gluten. 

Además, no es apta para cualquiera: cada paciente diagnosticado de enfermedad celíaca responde a una zona específica del gluten, por lo que su sistema inmune reacciona tan solo a ciertas partes de la proteína y no a todas. De momento, la vacuna tansolo serviría para los individuos que poseen la mutación HLA-DQ2.5, que son el 90% de los pacientes diagnosticados de celiaquía. Existe un 5% que posee la mutación HLA-DQ8 y el otro 5% posee diversas mutaciones no identificadas. Este 10%, lamentablemente, no sería apto para la vacunación.

El objetivo es lograr que los pacientes celíacos desarrollen tolerancia al gluten y puedan comer sin restricciones dietéticas, probablemente precisando dosis de refuerzo de esta vacuna de forma ocasional, pero aún faltan años para lograr dicho objetivo: los ensayos de fase 2 finalizan en 2019, y la fase 3 aún precisará años y la aprobación de la FDA de los Estados Unidos, sin olvidar el necesario plazo de fabricación y distribución de las vacunas a gran escala.

[Más información: Ojo: la dieta sin gluten te puede envenenar (si no eres celiaco)]