El mito de comer en un plato pequeño: ni comes menos ni adelgazas

El mito de comer en un plato pequeño: ni comes menos ni adelgazas Pixabay

Nutrición Dieta

El mito de comer en plato pequeño: ni comes menos ni sirve para adelgazar

Servir los alimentos en platos pequeños puede influir negativamente en quienes tienen un peso normal.

Es una creencia extendida que cuanto menor es el tamaño del plato, menor será también la cantidad de alimentos que se ingieren. En los últimos años, el tamaño de los platos para comer ha registrado un incremento del 23%. Y algunas investigaciones sugieren que el incremento de tamaño de los platos alienta a las personas a consumir una mayor cantidad del contenido, en comparación con los "pequeños".

Sin embargo, según un estudio publicado en el último número de la revista Clínica y Salud, editada por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, se trata de un falso mito sobre la alimentación. En realidad, los resultados de esta publicación muestran que comer en plato pequeño no influye en la cantidad de comida ingerida por las personas obesas o con sobrepeso. Por el contrario, servir los alimentos en platos pequeños sí puede influir negativamente en quienes tienen un peso normal, porque incrementan la ración.

Otros estudios han tratado previamente esta cuestión con resultados contradictorios, probablemente porque la mayoría de ellos analizaron la información en muestras de jóvenes sin distinguir sexo o estado nutricional. En este estudio publicado en Clínica y Salud, a diferencia de los anteriores, sí se incluyeron como variables el sexo y el índice de masa corporal (IMC) de los participantes. 

En el estudio, un total de 55 participantes, 29 mujeres y 26 hombres entre 18 y 26 años de edad, en un primer experimento, fueron expuestos en dos sesiones, a platos de 26 y 22,5 centímetros de diámetro, respectivamente, en los que se les sirvieron 730 gramos de espagueti con tomate y queso, para que comieran lo que desearan. En un segundo experimento, también en dos sesiones, los participantes recibieron un recipiente con el alimento y debían servirse la cantidad que desearan comer en un plato grande y en otro pequeño.  En ambos experimentos las sesiones se llevaron a cabo con una semana de diferencia y la comida se sirvió entre las 13 y 14 horas. 

A los participantes se les midió el IMC y la ingesta energética. Posteriormente, se aplicó la Escala Análoga Visual (EVA) para medir el nivel de saciedad. Esta escala cuantifica la percepción subjetiva de una sensación, particularidad o cualidad que no puede ser medida directamente, mediante una línea horizontal de 10 centímetros, en cuyos extremos se encuentran unas etiquetas con los límites de la sensación a medir.

Sorprendentemente, los participantes consumieron más en la condición de plato pequeño. Pero al analizar los datos por IMC se vio que fueron los participantes con peso normal quienes comieron más del plato pequeño, y en especial las mujeres. 

"Los participantes con normopeso consumieron más alimento del plato pequeño que del plato grande, mientras que los participantes con sobrepeso y obesidad informaron una ingesta energética similar en todas las condiciones. Y no se encontró correlación entre el tamaño de platos y nivel de saciedad medida con la escala EVA", señalan los autores de la investigación de la Universidad de Guadalajara, en México, cuya primera autora es la doctora Alma G. Martínez-Moreno.

En el primer experimento, los participantes consumían en el plato grande el 33% de kilocalorías disponibles, mientras que consumieron el 57,5% de las kilocalorías disponibles cuando el plato era pequeño. Por su parte, las mujeres con normopeso incrementaron un 19% su ingesta energética cuando comieron en plato pequeño. Curiosamente, en los participantes con sobrepeso y obesidad no se encontraron diferencias significativas en su ingesta.

Según las conclusiones de este estudio, el uso de platos pequeños podría tener un efecto perverso, ya que puede contribuir a que las personas se sirvan una segunda ración, lo que significaría una ingesta mayor incluso a la consumida en un plato grande. 

Sin embargo, los autores del estudio señalan que son necesarias más investigaciones para continuar explorando la posibilidad de que el tamaño de platos y recipientes para comer puedan considerarse como una estrategia en el control del consumo de alimentos, especialmente para personas con sobrepeso y obesidad.

[Más información: ¿Y si no pasa nada por comer sólo lo que nos gusta? Ni más gordos ni menos sanos]