Paseo de la playa de Levante de Benidorm, en imagen de archivo.

Paseo de la playa de Levante de Benidorm, en imagen de archivo. EFE

Turismo FISCALIDAD

Compromís insiste con la tasa turística en plena crisis del sector: ahora en la Diputación de Alicante

Presenta una propuesta para que la institución se posicione a favor de este impuesto que han rechazado el conseller de Hacienda y los empresarios.

21 octubre, 2021 13:49
Alicante

Noticias relacionadas

El grupo de Compromís en la Diputación de Alicante ha presentado una propuesta de debate para el próximo pleno que defienda "la necesidad de articular propuestas de recaudación que equilibren el déficit entre la necesidad de visitantes del sector turístico y los efectos que esa necesidad tiene en los servicios a la ciudadanía y el medio ambiente". Por eso piden que la institución provincial contribuya a un debate que "dé como resultado una tasa turística efectiva y aceptada por el mayor número de sectores implicados".

El grupo valencianista pretende trasladar así el debate que se ha dado en la elaboración de los presupuestos del Gobierno valenciano a la provincia de Alicante, que concentra el 60% del negocio turístico de la Comunidad. En Valencia la propuesta se ha saldado con un "no" del conseller de Hacienda, el socialista Vicent Soler, al asegurar que no era el momento adecuado por la crisis que atraviesa el sector tras la pandemia.

Hasta ahora el rechazo empresarial a este impuesto (realmente no es una tasa) ha sido unánime, y solo Compromís y Unidas Podemos se han mostrado a favor.

En el escrito, el grupo que dirige Gerard Fullana incluso asegura que "la oposición a la tasa denota la voluntad de perpetrar un modelo turístico masivo basado en la cantidad y no la calidad del servicio". "Ahora mismo, perpetúa la llegada de turismo que no busca un valor añadido en el destino y genera más pobreza que riqueza", añade.

A pesar de que no elabora un informe exhaustivo de cómo se aplicaría, la formación considera que la imposición de este tributo apenas repercutiría "en la factura de las personas visitantes". "El método de cobro de la tasa también puede diferir, cargándose en algunos casos en los viajeros por su estancia hotelera o a las compañías aéreas durante la compra del billete de avión, por poner dos ejemplos".

Las preguntas sobre la aplicación

Esta última afirmación de Compromís demuestra uno de los principales problemas que presenta el diseño de este impuesto: si se carga a un subsector determinado, como los hoteles, o a varios, y qué pasa con el importante parte de alojamiento alegal que aún existe en los principales puntos turísticos de la región. También si solo lo deberían de pagar determinados turistas o todos los que se desplacen a la Comunidad, incluyendo los visitantes de larga estancias o quienes se alojen en casas de familiares.

En este sentido, el propio Soler aseguró hace dos días en las Cortes que, aunque se podría debatir del tema en el futuro, la aplicación homogénea de la tasa turística en todo el territorio valenciano sería "un error" por los desequilibrios que podría producir, y dejó caer que su presunta implantación sería de tipo municipal. Lo cual es un problema para los defensores del tributo, porque hoy por hoy solo el Ayuntamiento de Valencia parece dispuesto a ponerlo en marcha.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha mostrado este jueves todo su "apoyo" al PSOE en su rechazo a la implantación de la tasa: "No espantaremos al sector, a los touroperadores y a los turistas".