Elecciones EE.UU. 2016

"Sacudida por un gran pene": los peores insultos de Trump a Clinton

El candidato republicano es aficionado a inventar descalificativos contra su adversaria demócrata. 

El último insulto de Trump a Hillary: "Es el diablo".

El último insulto de Trump a Hillary: "Es el diablo". Reuters

  1. Elecciones EE.UU. 2016
  2. Donald Trump
  3. Estados Unidos
  4. Hillary Clinton
  5. Casa Blanca
  6. Partido Republicano
  7. Barack Obama
  8. Insultos

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha pedido a los líderes del Partido Republicano que abandonen a Donald Trump y apoyen a otro candidato, después de sus comentarios despectivos sobre la familia del militar musulmán de Estados Unidos muerto en Irak que han llevado a líderes del partido a desautorizarle públicamente. En una rueda de prensa en la Casa Blanca este martes ha sostenido que "si tienen que decir continuamente que lo que él [Trump] ha dicho es inaceptable, ¿por qué siguen apoyándole?".

La respuesta de Trump no se ha hecho esperar y ha afirmado que "Obama quizá pasará a la historia como el peor presidente de los Estados Unidos".

De hecho, el principal representante de los republicanos en Nueva York, Richard Hanna, ha dado un paso más a favor de Obama al afirmar este martes que Donald Trump "no es apto para servir" y que apoyará en las elecciones a Hillary Clinton. 

No obstante, Trump continúa su carrera por la presidencia con la técnica que lleva usando desde hace meses: insultar a sus rivales, en especial a la candidata demócrata:

1. "Es el diablo"

Este lunes, Donald Trump hizo una de sus primeras apariciones públicas en Pensilvania tras ser nominado oficialmente como candidato republicano a la Casa Blanca, y tras haber provocado una crisis de liderazgo en su partido en menos de dos semanas por sus declaraciones despectivas sobre el militar musulmán.

En su discurso, acusó al otrora rival de Clinton y finalista de las primarias demócratas, Bernie Sanders, de haber hecho “un trato con el diablo”, cuando “debería haber sido recordado por hacer algo realmente importante”. Sanders pidió a sus seguidores que votaran por Hillary Clinton durante la Convención Nacional Demócrata que se celebró la última semana de julio en Filadelfia. Votantes del senador progresista se han sentido decepcionados por su apoyo a Clinton y no votarán a la nominada demócrata, situación que aprovecha el magnate.

2. Mentirosa patológica

Este martes, Donald Trump ha continuado sus insultos a la candidata demócrata en Twitter. "El Washington Post ha llamado a Hillary por lo que realmente es: ¡una mentirosa patológica!", ha señalado. 

En el mensaje, Trump ha adjuntado un vídeo con una recopilación de declaraciones de Clinton durante el último año sobre los mensajes clasificados que envió desde su correo electrónico personal durante su etapa como secretaria de Estado, el gran lastre que arrastra la presidenciable demócrata. Conforme van avanzando los testimonios de Clinton, le va creciendo la nariz a una caricatura de la mujer al más puro estilo Pinocho. El vídeo concluye con un mensaje: “¡Demasiadas mentiras!”.

“Mentirosa” es uno de los adjetivos más usados por Trump para referirse a la candidata demócrata. Ya lo había usado en diciembre, cuando Hillary afirmó que los comentarios del magnate sobre los musulmanes estaban siendo usados por el grupo terrorista Estado Islámico para reclutar.

3. Podrida

En un acto de campaña la última semana de julio en Roanoke, Virginia, el candidato republicano transformó el segundo nombre de la demócrata. Aprovechó el segundo nombre de su rival demócrata, que es Rodham, y la sustituyó por “rotten”, que significa "podrida": "¿Por qué Hillary se deshace de su segundo nombre? ¿Es Hillary Podrida Clinton, verdad?". El magnate fue ovacionado por su público.

4. "Nadie tiene peor juicio"

En una serie de tuits publicados el 29 de julio, después de que Clinton aceptara la nominación demócrata, Trump aseguró que la política de la antigua secretaria de Estado en Oriente Medio llevó la destrucción, el terrorismo y a Estado Islámico al resto del mundo. Además, aseguró que  “nadie tiene peor juicio” que la mandataria demócrata. "La corrupción y la devastación la siguen allá donde va", añadió.

5. Corrupta

A finales de junio, Trump usó también su cuenta de Twitter, en la que es muy activo, para descalificar a Hillary en varias ocasiones. Entre otras valoraciones, aseguró que "Hillary defraudó a EEUU como secretaria de Estado", dijo que había usado el cargo para enriquecerse y que era "corrupta, peligrosa y deshonesta" y opinó que debía de ser "la persona más corrupta que haya optado a la presidencia".

El candidato republicano también sostuvo en enero que era "un peligro para la seguridad nacional".

6. Insensible

A lo largo de toda la campaña, Trump ha puesto varios calificativos a sus rivales. A finales de mayo, bautizó a Hillary Clinton como "la insensible", aunque confesó que seguía prefiriendo el que se había convertido en el mote estrella para su rival demócrata: “Crooked Hillary” (la deshonesta Hillary).

7. Deshonesta

Es el mote que más veces ha usado para referirse a Clinton, según un recuento de insultos del New York Times. La primera vez que lo utilizó fue el 16 de abril durante uno de sus actos de campaña. En el primer mes y medio, Trump insultó más de 50 veces con esta fórmula a Hillary y ya es habitual en todas sus apariciones. De hecho, este apelativo suele aparecer en sus redes sociales y ha inaugurado la tendencia en la red social de los 140 caracteres #CrookedHillary.

Este apelativo también puede traducirse por sospechosa. Era un apodo que muchos republicanos habían usado antes para criticar a los Clinton, pero sobre todo a Hillary, por su cuenta personal de correo electrónico y por cómo afrontó el asalto al consulado estadounidense en Bengasi (Libia) en 2012, cuando era secretaria de Estado.

8. Incompetente

El nuevo alias para Hillary surgió como respuesta a las críticas de ella al magnate por su poco conocimiento sobre política exterior. "La incompetente de Hillary no sabe sobre qué está hablando". Con esta frase comenzaba Trump su intervención en la cadena de televisión Fox News para analizar los ataques terroristas en Bruselas. “Quiero decir, ella sólo sabe hacer una cosa y es viajar”, continuó. “Esa mujer ha sido un desastre en cada decisión que ha tomado, especialmente en Oriente Medio”.

El 23 de marzo, el candidato republicano completaba esta crítica denunciando que no tenía ningún sentido mantener las fronteras abiertas y dejando entrar a musulmanes.

9. Débil

En una entrevista en la CNN en marzo, Trump aseguró que Hillary no sería capaz de solventar todos los problemas a los que tiene que hacer frente el país: "No tiene la fuerza necesaria para ser una buena presidenta". Además, durante la entrevista, los periodistas le mostraron un vídeo en el que se oían varios de sus comentarios sexistas como; “Mirad su cara. ¿Quién votaría por eso?” o “Me gustan los niños. Yo aporto los fondos y ella se encarga de cuidarlos”.

Trump respondió que no tenía nada que aclarar, porque la gente había entendido lo que quería decir y “nadie respeta a las mujeres más que yo”.

10. "Sacudida por un pene grande"

En un encuentro con sus seguidores en diciembre, Trump aseguró que “en cada cosa que participó, Hillary perdió” y puso como ejemplo la campaña presidencial de 2012 cuando la ahora candidata demócrata tuvo que enfrentarse a Obama. En esa ocasión, Trump utilizó la palabra schlonged, que tiene una doble acepción en lenguaje vulgar y sirve habitualmente para referirse vulgarmente a unos genitales masculinos de gran tamaño. "Ella iba a ganar, era la favorita, pero fue sacudida [por un pene de gran tamaño], perdió", sería la traducción más aproximada sobre lo que afirmó el republicano.

Fue uno de los insultos más sonados en la prensa, sobre todo después de los comentarios de la salida al baño de la demócrata durante un debate. El candidato republicano tuvo que defenderse asegurando que su intención sólo era decir que había sido derrotada. Mientras que la directora de comunicación de la campaña de Clinton, Jennifer Palmieri, escribió en Twitter que “todo el mundo entiende la humillación que este lenguaje degradante inflige en las mujeres”.

De hecho, según el diccionario Merriam-Webster, no hay otra definición para la palabra que empleó el candidato republicano.