La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, junto a su número 3, Jaime González Taboada.

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, junto a su número 3, Jaime González Taboada. EFE

Las grabaciones de Lezo

González pone el ventilador: “Cifuentes y Taboada hacían chanchullos en los pueblos”

Para el exmandatario madrileño, el actual número tres de Cifuentes “debía de sacar de todos lados”.

Carlota Guindal Daniel Montero Alejandro Requeijo

El expresidente madrileño Ignacio González no dejó títere con cabeza durante los meses que la Guardia Civil estuvo grabando sus conversaciones en el marco de la Operación Lezo. Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, María Dolores de Cospedal y esposo o Alberto Ruiz-Gallardón están entre una larga lista de nombres respecto de los cuales González disparó. Pero no le podía faltar su compañera de partido y quien al final de su carrera se ha convertido en una de sus peores enemigas, su sucesora en el cargo, Cristina Cifuentes.

“Cristina, ¿por qué tira de éste ahí y tal?, le pregunta González a su hermano Pablo, en una reunión mantenida en su despacho el pasado 24 de noviembre y que fue interceptada por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Al hablar de “éste” se refiere a su número tres, Jaime González Taboada, consejero de Medio Ambiente y coordinador general autonómico en el PP regional.

“Pues porque se llevaba bastante bien en otras cosas, porque, como ella se encargaba de la coordinación en la campaña electoral de los pueblos y quien daba dinero a los pueblos, era éste. Yo creo que ahí hicieron sus chanchullos, pero que tenían relación porque él se debió portar bien con ella (...)”, le explicó su hermano Pablo, tal y como consta en las grabaciones a las que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

“La Consejería le viene grande”

Los hermanos González hacen referencia a la época en la que Cifuentes era secretaria ejecutiva de política territorial del PP en la Comunidad de Madrid (2004 a 2008) y González Taboada tenía el cargo de director general de cooperación con la Administración Local de la Comunidad de Madrid (de 2003 a 2015).

En la conversación con su hermano, el expresidente madrileño pone en entredicho la valía de González Taboada para asumir el cargo de consejero: “Joder, a Jaime le viene grande la Consejería por siete sitios”.

“En algún momento en el que Cristina fue secretaria del territorial, yo creo que los cuatro primeros años, y éste, alguna historia tenía. Porque si no, no es normal”, añade Ignacio González en esa reunión en la que estaban presentes los dos hermanos -ambos en prisión incondicional actualmente- y una tercera persona por identificar.

“Sacaba de todos lados”

El nombre de González Taboada está puesto en entredicho después de que el empresario David Marjaliza -socio de Granados, y principal imputado del caso Púnica- le señalara ante el juez en un “reparto” de las obras de infraestructura financiadas por la empresa pública madrileña Arpegio dentro del Plan Regional de Inversiones y Servicios de Madrid (Prisma). Este proyecto, dotado con cientos de millones para la realización de infraestructuras en municipios madrileños, era planificado por Taboada como director general de Cooperación con la Administración Local. Francisco Granados -en prisión incondicional desde 2014-, consejero de Presidencia desde 2004, ostentaba la Presidencia de Arpegio.

Tal y como desveló este diario, en su ánimo de colaborar con la Justicia Marjaliza explicó al juez encargado del caso Púnica, Eloy Velasco, y ante las fiscales Anticorrupción que las obras programadas se repartían en tres lotes y sus adjudicaciones eran amañadas para obtener comisiones ilícitas. Un lote iba para determinados funcionarios, otro para Taboada y el tercero para él y Granados.

El modus operandi consistía en la apertura irregular de las plicas para conocer el orden de valoración de las empresas que acudían a la licitación. La empresa que, tras ser contactada, aceptaba pagar comisiones era situada en primer lugar aunque su oferta no fuera la más ventajosa para la Administración y a ella se adjudicaba la obra en cuestión. No obstante, el juez todavía no tiene investigado oficialmente al número tres de Cifuentes, a la espera de analizar la documentación incautada en el registro de Arpegio realizado por la UCO el pasado 16 de mayo.

La versión de Marjaliza cuadra con la afirmación de Ignacio González a su hermano en una de las reuniones interceptadas por los investigadores. “Yo luego me he enterado, yo no tenía ni idea, pero éste, Jaime, debía de sacar de todos los lados”.

Su hermano Pablo le contesta: “Nosotros solamente tuvimos con él lo de los campos de fútbol y evidentemente algo tiene. Tú sólo te catapultas. O sea ten en cuenta que entonces estaba en Arpegio. El capítulo menor que tenía era lo de los campos de fútbol, o sea...”.

“Se la han follado”

En esa misma reunión, el expresidente madrileño relata a su hermano cómo una tercera persona, Isabel, le ha llamado porque Miriam Rabaneda quiere hablar con él después de que Cifuentes la quitara del cargo de directora general de Administración Local en noviembre de 2016. “Esta chica, que es encantadora, pero encantadora y se lo acaba de follar”, explica González.

“¿Y se le ha cargado ahí? ¿De quién depende eso?, de él (en referencia a González Taboada) o de…”, le pregunta su hermano. “De él, de él. Y ahí ha pasado algo raro, no sé. Me he enterado porque el otro día me viene Isabel y me dice: es que esta chica, me ha llamado discretamente porque ella sabe que vais a hacer y tal y cual, que quiere tomar un café con usted discretamente y tal” Algo raro ha pasado”, explica el expresidente.

“Y ¿has quedado con ella?”, le pregunta Pablo. “Le he dicho que diga que sí, si viene bien y si no me la suda, vamos no me interesa nada. Es como anoche que me llama Esperanza, que me quiere consultar y tal para lo del congreso regional y tal. Tú me consultas si viene Esperanza Aguirre, paso no quiero saber absolutamente nada de ellos y sino pues… ¿Cómo lo ves tú?”, contesta.