Diana Quer

Cinco patrullas del Ejército participan en la búsqueda de Diana Quer

EL ESPAÑOL habla con los efectivos de la Infantería de Marina que colaboran en el operativo: "No rastreamos en el mar".

Efectivos de la Infantería de Marina en el operativo de búsqueda de Diana Quer.

Efectivos de la Infantería de Marina en el operativo de búsqueda de Diana Quer.

  1. Diana Quer
  2. Personas desaparecidas
  3. Galicia
  4. Fuerzas Armadas
  5. Ejército
  6. Guardia Civil

No hay respuesta a ninguna de las incógnitas. Nueve días después de su desaparición, nadie tiene indicio alguno sobre el paradero de Diana Quer, la joven madrileña que mantiene en vilo a los vecinos de A Pobra do Caramiñal. "Me consta que se está trabajando con todos los medios, recursos humanos y materiales necesarios", señala su padre, Juan Carlos Quer. Y eso engloba, además de a la Guardia Civil, Protección Civil y Policía Municipal, al Ejército. Muchos vecinos de la localidad se preguntan cuál es su papel en el operativo.

La Infantería de Marina no busca a Diana Quer en la ría de Arousa, como sostienen algunos de los habitantes de la localidad. Tampoco tienen desplegada ninguna embarcación en el operativo de rastreo, siempre coordinado por la Guardia Civil.

A Pobra do Caramiñal es uno de los municipios cubiertos por la operación Centinela Galego, que tiene por objetivo prevenir e intervenir ante los incendios que, habitualmente, se despliegan en la zona. En él participa el Tercio Norte de la Infantería de Marina, de Ferrol. La misión se extiende desde el 15 de julio hasta el 15 de septiembre.

La desaparición de Diana Quer, no obstante, empujó a los mandos de la misión a tomar la decisión de actuar. "El viernes pasado -en referencia al 26 de agosto- comuniqué a mi jefe la posibilidad de ofrecernos en las labores de rastreo de la joven desaparecida", explica a EL ESPAÑOL el capitán de Infantería de la Marina Daniel Castromil.

El capitán Daniel Castromil, de la Infantería de Marina, en el mirador de la Curota.

El capitán Daniel Castromil, de la Infantería de Marina, en el mirador de la Curota.

Los efectivos del Cuerpo militar tienen desplegadas a sus cinco patrullas permanentemente por la región, 24 horas al día. Durante este tiempo -y en los años anteriores en los que se ha desplegado el operativo- han rastreado hasta la saciedad las rutas forestales y los principales caminos. Pocos como ellos conocen estos caminos, que forman parte de la investigación.

El rastreo en zonas boscosas

Tras recibir la aprobación de la BRILAT, la Infantería de Marina activó el dispositivo de búsqueda de Diana Quer. Las cinco patrullas recibieron una foto de la desaparecida y la orden de permanecer alerta ante cualquier indicio de la joven desaparecida.

Además, los efectivos se incorporaron a una batida que tuvo lugar el lunes en las inmediaciones de la casa en la que veranea Diana, junto a su madre -también Diana- y su hermana, Valeria. Los infantes de Marina cubrieron un espacio de unos 200 metros de ancho por un kilómetro de largo.

"Enseguida reconocimos los caminos que había en esa zona boscosa -explica el capitán Castromil-. También, y con más dificultad, revisamos las áreas que eran menos accesibles". Los efectivos del Ejército admiten que no son "especialistas en labores de rastreo", pero en todo momento les acompañó un enlace de la Guardia Civil para dirigir la búsqueda. El resultado del operativo, no obstante fue negativo: "No vimos nada".

Horas clave para la investigación

Los efectivos de Infantería de la Marina están dispuestos a colaborar siempre que la Guardia Civil se lo solicite. Su prioridad siempre ha sido -y será- el cumplimiento de la Operación Centinela Galego, que no ha quedado descuidada por su participación en la búsqueda de Diana Quer. "Siempre lo hemos compatibilizado", afirma el capitán Castromil.

Pero los investigadores de la Guardia Civil -los mismos que resolvieron el caso de la niña Asunta Basterra- han accedido a que los vecinos de A Pobra do Caramiñal que se han ofrecido voluntarios inicien una batida. El Ayuntamiento acogerá en la tarde de este miércoles la reunión que servirá para coordinarlos; el despliegue se producirá el jueves y el viernes.

El pueblo se mantiene en vilo y su alcalde, Xose Lois Piñeiro, admite que todas las hipótesis siguen abiertas: "No sabemos si buscan un cuerpo o pruebas -detalló a EL ESPAÑOL-. Es duro decirlo".

La única opción que ha parecido perder fuerza es la de una fuga voluntario. En la casa de Diana Quer se encontraron su DNI y sus tarjetas, lo que resta credibilidad a esta posibilidad. Las demás opciones son verosímiles y cualquier detalle que encuentren la Guardia Civil o los vecinos en su batida puede ser clave para la investigación.