Caso Nummaria

Ana Duato “simuló” todas las operaciones realizadas por su estructura societaria

La actriz ya ha tenido dos inspecciones de Hacienda como persona física y otra a su sociedad. En una de ellas pagó 270.000 euros.

Ana Duato, una de los clientes del despacho

Ana Duato, una de los clientes del despacho

La actriz Ana Duato declara hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, investigada por delitos fiscales en tres ejercicios. Su nombre salió a la luz en la investigación al despacho de fiscalistas Nummaria, y el que habría creado a la protagonista de la serie de televisión 'Cuéntame' una estructura societaria con fin defraudatorio.

La Agencia Tributaria sostiene que Gaumukh AEIE fue creada con el principal fin de ocultar a la Hacienda Pública parte del montante real de las rentas obtenidas por Duato en el desarrollo de su trabajo como actriz. “Todas las operaciones realizadas entre el obligado tributario -ella- y Gaumukh debieran considerarse simuladas, debiendo imputarse dichas rentas en la base imponible de Duato”, recoge un informe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL.

Según los inspectores de Hacienda, los rendimientos de capital mobiliario declarados por la actriz y satisfechos por el entramado societario con ramificaciones costarricenses Gamukh AEIE suman un total de 1,2 millones de euros entre 2010 y 2014. La cuota defraudada es de 800.000 euros, según los primeros cálculos de Hacienda pero que pueden ir modificándose a lo largo de la instrucción y una vez que los inspectores analicen toda la documentación incautada.

Según la investigación, Duato habría utilizado una estructura para cobrar a través de ésta sus ingresos en la serie 'Cuéntame' y evitando así pagar a Hacienda todo lo que realmente le correspondería dados sus ingresos. La estructura está participada en un 60% por Ganga Producciones, la productora de la serie 'Cuéntame', propiedad tanto de Duato como de su marido, Miguel Ángel Bernardeu.

Este entramado está creado como una Agrupación Europa de Interés Económico (AEIE), unida a otras sociedades radicadas en Londres pero administradas por testaferros profesionales de Costa Rica, concretamente por Bernal Zamora.

Su fiscalista, imputado desde 2013

La británica es Nevington Limited, que a su vez tiene como socios al 50% a dos entidades costarricenses Dudley International SA y Hillside Finance SA. Éstas son igualmente utilizadas en las estructuras de otros clientes del despacho Nummaria, según los datos que constan en la investigación.

Lo que hacían era simular que dentro de esa agrupación, la mayoría de los ingresos percibidos se obtenían por parte de la sociedad británica, lo que evitaba declarar a la Hacienda española. Teóricamente, sus ingresos tendrían que estar siendo declarados en Reino Unido. Sin embargo, de las primeras comprobaciones realizadas por los inspectores en varias de las estructuras similares creadas por Nummaria se ha podido comprobar que tampoco declaraban allí.

En el caso de Duato, constituyó Gaumukh en el año 2007, con la intervención “directa y personal” del abogado de Nummaria José María Aramburu, quien ya en 2013 fue imputado por un juzgado de Madrid por su participación en la presunta comisión de un delito contra la Hacienda Pública.

Las inspecciones previas de los Duato

Ana Duato se ha visto salpicada por una investigación penal, dado que el presunto fraude por el que se le investiga supera los 120.000 euros de cuota defraudada por ejercicio fiscal, superando así el umbral marcado por el Código Penal para considerarlo delito.

Sin embargo, la actriz no era la primera vez que era inspeccionada. Hacienda ya comprobó su IRPF de 2007-2008, que concluyó con una deuda a ingresar de 270.000 euros. En 2014, se le volvió a investigar por su IRPF de los años 2010-2012, proceso que a fecha del informe de la Agencia Tributaria todavía no había finalizado.

En el acta se concluye que Duato no valoró a precio de mercado el servicio prestado a Gaumukh AEIE y por tanto se incrementaba su base imponible del IRPF en el importe de las rentas generadas por su actividad como actriz. Sin embargo, cuando se hicieron estas cuentas, Hacienda no había descubierto que Gamukh era una tapadera y que en realidad facturaba por trabajos no prestados.

“En nuestra opinión, la regularización administrativa se ha realizado sin detectarse que la estructura societaria en la que se encuentran integrada Gaumukh es ofrecida con fines defraudatorios y de manera recurrente por el grupo Nummaria. En consecuencia, si bien el importe de las cuotas presuntamente defraudadas no varía, sí apreciamos que en cada ejercicio podrían concurrir los elementos propios de un delito contra la Hacienda Pública”, recoge el informe de la ONIF incorporado en la causa y el que utilizó la Fiscalía Anticorrupción para elaborar su querella presentada en la Audiencia Nacional.

Aparte de sus inspecciones por el IRPF de varios ejercicios, la propia Gaumukh también fue comprobada por la Inspección de Hacienda, en relación con el Impuesto de Sociedades de 2009-2012 y por el IVA de 2010-2012. Además, la productora Ganga está siendo inspeccionada por el Impuesto de Sociedades de 2010-2012 y el IVA de 2011-2012.