Caso Nummaria

Arias y Duato cedieron todos sus ingresos por una renta vitalicia para no pagar por Cuéntame

Dieron todos sus ingresos a la estructura creada por Nummaria a cambio de 30.000 euros anuales para evitar a Hacienda.

Ana Duato e Imanol Arias.

Ana Duato e Imanol Arias.

El despacho Nummaria ideó unas estructuras opacas y unos mecanismos defraudatorios que tiene asombrados a los investigadores. El cerebro de bufete, Fernando Peña, ideó un sistema ingenioso y complejo para que sus clientes pagaran lo menos posible a Hacienda. Sin embargo, la Agencia Tributaria ha conseguido atar los cabos, lo que ha llevado a varios clientes a ser investigados por fraude fiscal.

Entre ellos, los actores Imanol Arias y Ana Duato, quienes se han visto inmersos en un proceso judicial apuntados por varios delitos fiscales. La 'genialidad' creada por Peña para que los protagonistas de la serie 'Cuéntame' pudieran ocultar al fisco sus ingresos fue que ambos cedieran todos los derechos económicos a las estructuras opacas creadas por el bufete a cambio de percibir una renta vitalicia de 30.000 euros durante 50 años. De esta manera, en vez de tributar por el IRPF de todos sus ingresos como actores, lo hacían únicamente por lo percibido de la renta vitalicia.

Los protagonistas de la serie emitida por TVE sostienen que toda esta mecánica defraudatoria se creó y mantuvo a sus espaldas por parte de Fernando Peña, su fiscalista y a quien le confiaron encargarse de sus asuntos fiscales. Ambos se sienten engañados por el despacho Nummaria, centro de la investigación que llevó al registro de éste por orden del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno.

Nummaria creó para cada uno de ellos una estructura opaca. En el caso de Imanol Arias era Leitmotif Projects AEIE y en el caso de Ana Duato, Gaumukh AEIE. Ambas sociedades, participadas por sociedades británicas a su vez administradas por testaferros de Costa Rica, firmaron un contrato privado con cada uno de los dos actores, que reza en el mismo sentido:

“Leitmotif Projects/Gaumukh adquiere la totalidad de los derechos económicos derivados de cualquier intervención que el actor/actriz (Imanol Arias/Ana Duato) pueda ejercitar en el futuro, dentro de su actividad profesional como autora, artista, intérprete o ejecutante de todo tipo de obra literaria, periodística, teatral, cinematográfica, publicitaria, audiovisual o sonora.” A cambio, la sociedad se compromete a pagar en el caso de Arias 30.000 euros anuales y para Duato 33.000 euros anuales, durante 50 años.

De esta manera, todos los ingresos de los actores acababan en el entramado opaco, evitando así declararlo a Hacienda. Esas estructuras al estar constituidas como Agrupaciones Europeas de Interés Económico, lo que hacían era atribuir a la sociedad con la que formaba esa agrupaciones (Una especie de unión temporal de empresas pero a nivel europeo), sita en Reino Unido, gran parte de los ingresos y por tanto tendría que ser ésta la que tributara en Inglaterra. Aún así, Hacienda sospecha que tampoco se tributó al fisco británico. En el caso de Arias, parte de ese dinero lo retornaba a una sociedad suya a través de facturación por trabajos, según Hacienda, que realmente no se realizaron.

Ganga pagaba a través de estas estructuras

Así consta en el informe de la Agencia Tributaria que analiza la mecánica de Nummaria, y en el que se basó la Fiscalía Anticorrupción para elaborar la querella y al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. Los inspectores reseñan que el momento que se firmó el contrato en 2010 por los derechos de Arias, éste debía recibir por parte de Ganga Producciones 63.101 euros más IVA por cada capítulo de la serie que emite TVE 'Cuéntame'. En el año 2011, cobró por su participación más de 1,2 millones de euros. Tras este contrato, Leitmotif ingresó, entre 2011 y 2014, 4,3 millones de euros, siendo Ganga Producciones su principal fuente de ingresos.

En el caso de Ana Duato, el contrato de cesión de derechos lo firmó en 2007. “Se ha de significar que en 2006, el año inmediato anterior a la firma del contrato privado, Ana Duato percibió de Grupo Ganga Producciones unos rendimientos del trabajo por importe de 831.689 euros, seguramente por su participación en la serie de televisión", recoge el documento.

Así, la Oficina Nacional de Investigación de Fraude señala que "con este esquema, presuntamente, Duato no declaró en su IRPF parte del importe percibido por el desarrollo de su actividad como actriz. Esta ocultación al fisco de las rentas obtenidas se articuló a través de Gaumukh AEIE, una entidad en la que formalmente el obligado tributario solo participa de manera indirecta, siendo ésta supuestamente participada por una sociedad británica, Nevington Limited, inactiva y administrada por un testaferro internacional, Bernal Zamora Arce”.

Duato declaró más

En el caso de la estructura utilizada por Ana Duato, percibió de Ganga Producciones 2,2 millones de euros entre 2010 y 2013. Según los inspectores, la actriz cobraba personalmente de Ganga antes de crear Gamukh AEIE y pasar a desviar sus honorarios a esta estructura. Antes de la firma del contrato de cesión de derechos, Duato cobró de la productora de Cuéntame -de la que ellas tiene el 40% y su marido el otro 40%), un total de 831.68 euros. Al año siguiente, sólo declaró la mitad.

Por otro lado, las estructuras opacas creadas por Nummaria declararon con gasto anual, en caso de Arias de 800.000 euros y en caso de Duato 700.000 euros, en concepto de precio de la renta vitalicia. Además, el actor sólo incluyó en su IRPF el 28% del importe recibido por a renta vitalicia. Por su parte, Duato solo incluyó en su IRPF, según Hacienda, el 40% del importe percibido en concepto de renta vitalicia.

“Hemos de recordar que de acuerdo con el régimen fiscal, propios de las AEIE's, Leitmotif Projects/Gaumukh no tributó por las bases imponibles declaradas”. En el caso de la estructura de Arias, la suya imputó el 80% de las mismas a la sociedad británica Rosadale Limited, y en el caso de la estructura de Duato, imputó el 40% de las mismas a la británica Nevington Limited.