Operación City

El cerebro de Nummaria: "No sé qué hacen aquí Imanol Arias y Ana Duato"

Fernando Peña ha declarado ante el juez por su implicación en la presunta creación de estructuras opacas y ha asegurado que ambos actores "están al corriente de todas sus obligaciones fiscales".

Fernando Peña a su salida de la Audiencia Nacional.

Fernando Peña a su salida de la Audiencia Nacional.

El cerebro del despacho 'Nummaria', Fernando Peña, ha quitado toda responsabilidad a los actores Imanol Arias y Ana Duato de los delitos fiscales que se les atribuyen durante su declaración ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno. "No sé qué hacen aquí. Ambos están al corriente de todas sus obligaciones fiscales", ha declarado el principal investigado de la trama implicada en la supuesta creación de estructuras societarias opacas.

Peña, que solo ha contestado a las preguntas de su abogado, ha asegurado que él no tiene nada que ver con la creación de sociedades en el extranjero. Se le investiga por montar empresas pantalla, principalmente en Londres, con testaferros costarricenses  tanto en beneficio propio como el de sus clientes con el objeto de defraudar a Hacienda. Sin embargo, en su interrogatorio ha negado su participación en la creación de estos entramados. 

Según fuentes presentes en el interrogatorio, Peña ha explicado que él asesoró en alguna ocasión a sus clientes crear una agrupación europea de interés económico para beneficiarse de reducciones fiscales, algo "perfectamente legal". Sin embargo, aunque les aconsejara nunca creó ninguna sociedad en el extranjero.

A su juicio, estas estructuras fueron creadas por despachos extranjeros que nada tienen que ver con él. Respecto a su "enjambre" de sociedades -tal y como lo define la Fiscalía Anticorrupción- Peña insistió que todas ellas son reales con sus trabajadores y su trabajo real. Respecto al cruce de facturas entre las sociedades, que para los investigadores es una forma para ocultar el dinero a Hacienda, el fiscalista insistió que se debía a prestación de servicios reales.

Peña no ha querido contestar a las preguntas del magistrado ni al fiscal anticorrupción al no haber tenido acceso todavía a la documentación incautada en el registro del despacho. En su breve alegato ha culpado a Hacienda de querer entrar en el bufete con el único objetivo de llevarse dicha documentación sin que existan datos realmente incriminatorios.

Imanol Arias y Ana Duato señalan a Peña

Dos de los beneficiarios de estas presuntas prácticas son los actores Imanol Arias y Ana Duato, quienes habrían defraudado al fiscal 2,1 millones de euros y 800.000 euros respectivamente, tal y como contó en exclusiva este diario.

Ambos actores han asegurado públicamente que Peña les engañó. Ellos no sabían que con su nombre se habían creado sociedades vinculadas a otras a su vez administradas por testaferros costarricense y a través de la cual se dejó de tributar en España el 80% de sus ingresos obtenidos por la serie de TVE Cuéntame. Los dos artistas han insistido que confiaron en Peña para que les llevara sus declaraciones de la renta y los asuntos fiscales pero, en ningún caso, le ordenaron crear estructuras opacas para defraudar a Hacienda.

Tanto Imanol Arias como Ana Duato han acusado públicamente a Peña de utilizar su nombre para engañar a Hacienda. Ahora, el asesor fiscal tenía la oportunidad de decirle al juez si lo hizo bajo petición de sus clientes o, sin embargo, lo hizo por su propia cuenta y riesgo para que aquellos que habían puesto su confianza en él pagaran los menos impuestos posibles, y ha eximido de responsabilidad a los actores.

Fernando Peña, a la derecha, con sombrero, a su salida de la Audiencia Nacional

Fernando Peña, a la derecha, con sombrero, a su salida de la Audiencia Nacional

Estructuras delictivas

Según la investigación iniciada por la Agencia Tributaria y la Fiscalía Anticorrupción, el despacho Nummaria habría estado facilitando estructuras jurídico-económicas que han sido diseñadas, implementadas y gestionadas por el despacho con la única finalidad de asegurar la opacidad de las operaciones económicas de sus clientes, bien frente a la Hacienda Pública, bien frente a otras terceras personas físicas y jurídicas que ostentan algún derecho de crédito contra aquellos. Los integrantes del despacho son conscientes de que esas estructuras van a ser utilizadas para realizar actividades delictivas.

Fernando Peña es el cerebro del despacho Nummaria, lo dicen los investigadores y lo dicen sus clientes. Sin embargo, su nombre no aparece en el registro del bufete. Aun así es el titular real de otras sociedades vinculadas al bufete, como por ejemplo de Varnot, que a su vez es la sociedad que tiene la propiedad del domicilio donde se encuentra el bufete, en la calle Juan Bravo.

Según el informe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), utilizado por Anticorrupción para elaborar su querella, los principales responsables de Nummaria son Peña, Francisco Javier Gómez Gutiérrez y José Luis Álvarez, “administradores y autorizados en cuentas de las principales entidades del grupo”. Además existen otros profesionales que mantienen estrechos vínculos con el despacho y ostentan el cargo de administrador, representante y/o autorizado en cuentas bancarias de algunas de sus entidades como es el propio Pedro Mena.

Blanqueó en Suiza y Portugal

Según la querella de Anticorrupción, en los ejercicios 2010-2014, las entidades operativas de Nummaria declararon ventas por más de 30 millones de euros, ingresando por IVA cero euros, y un total de 3.200 euros por el Impuesto sobre Sociedades. Por tanto, de acuerdo con sus declaraciones tributarias, las sociedades del grupo generan pérdidas de manera constante. Sin embargo, han detectado en sus cuentas un incremento de 5,4 millones de euros en esos cuatro años, además de desvío de dinero de 2,3 millones de euros a Suiza y de casi un millón a Portugal. La Agencia Tributaria calcula de manera muy inicial un fraude del IVA de 2 millones de euros.

Otro dato de todo punto sospechoso es que los profesionales del despacho cobran de manera indistinta de muchas de las sociedades del grupo. Además, se emiten facturas de manera cruzada y masiva, residenciando así los ingresos del grupo en la entidad que estiman más oportuna. Por ejemplo, en 2014, el grupo recibió facturas de seis entidades distintas del grupo, por un total de 358.000 euros.

Por otro lado, las entidades del despacho declararon haber efectuado transferencias a Suiza entre los años 2010 y 2012 por, al menos, 2,3 millones de euros, lo que hace indiciar la comisión de un delito de blanqueo de capitales. En 2014-2015, las salidas al exterior han sido a Portugal, por un total de, al menos, 931.000 euros. Asimismo, las entidades operativas de Nummaria disponen de un importante patrimonio inmobiliario, con un valor catastral total de 16 millones de euros.