'Caso Nummaria'

El dueño del despacho creó una fundación para pagar un palco del Real Madrid y comprar joyas

La ONIF calcula, de manera inicial, que el bufete cometió un fraude del IVA de 2 millones de euros.

Agentes de la Policía en el registro del despacho Nummaria

Agentes de la Policía en el registro del despacho Nummaria

  1. Grupo Nummaria
  2. Audiencia Nacional
  3. ONIF

El cerebro del despacho Nummaria y quien ideó todas las estructuras opacas es Fernando Peña, uno de los fiscalistas que iba a ser detenido el pasado miércoles cuando saltó la operación pero consiguió librarse de la Policía al estar fuera del país, concretamente en Etiopía. Aunque no conste como presidente, ni accionista ni administrador único del bufete, sin embargo, sí está en sociedades interpuestas; y todas ellas conforman un enjambre societario con el ánimo de defraudar a Hacienda.

A lo investigadores les llama poderosamente la atención que creó la Fundación Nummaria destinada “a la promoción y fomento del estudio y desarrollo de las ciencias humanísticas” y lo único que aparece es el pago al Real Madrid por valor de 77.000 euros y que sospechan son para alquilar un palco, además de comprar joyas y relojes por 70.000 euros en un año.

Precisamente, tal y como ha sabido EL ESPAÑOL de fuentes de la investigación, durante el registro de Nummaria aparecieron en el despacho de Peña -condenado en año 2002 a tres años de cárcel por apropiación indebida- cinco entradas para un palco en el Santiago Bernabéu para presenciar el encuentro de la vuelta de semifinales de la Liga de Campeones frente al Manchester City. 

En la querella aparecen como principales responsables de Nummaria Fernando Peña, Francisco Javier Gómez Gutiérrez y José Luis Álvarez. Este último es quien consta como principal accionista y administrador único. Además, existen otros ocho profesionales que mantienen estrechos vínculos con el bufete y ostentan el cargo de administrador, representante y/o autorizado en cuentas bancarias de algunas de sus entidades, y que también aparecen como querellados.

En los ejercicios 2010-2014, las entidades operativas de Nummaria -entre las que están Varnot SA, Txofa CB, Ad Hoc CB y Estudio 44, además de tener tres AEIE (Agrupaciones Europeas de Interés Económico)- declararon ventas por más de 30 millones de euros, ingresando por IVA cero euros, y un total de 3.200 euros por el Impuesto sobre Sociedades. Por tanto, de acuerdo con sus declaraciones tributarias, las sociedades del grupo generan pérdidas de manera constante, datos que no cuadran con la realidad.

Facturación cruzada

Otro dato de todo punto sospechoso es que los profesionales del despacho cobran de manera indistinta de muchas de las sociedades del grupo. Además, se emiten facturas de manera cruzada y masiva, residenciando así los ingresos del grupo en la entidad que estiman más oportuna. Por ejemplo, en 2014, el grupo recibió facturas de seis entidades distintas del grupo, por un total de 358.000 euros.

En esta operativa, “llama especialmente la atención” el caso de la Fundación Nummaria, una entidad supuestamente dedicada “a la promoción y fomento del estudio y desarrollo de las ciencias humanísticas”, sin empleados y de la que no consta en internet que haya realizado ningún acto relacionado con su supuesta actividad. En 2014 registró unos pagos de 170.000 euros, siendo sus principales “proveedores” el Real Madrid CF, con pagos por importe total de 77.400 euros, y la Sala Retiro SA, dedicada a la venta de objetos de arte, joyas y antigüedades, al que pagó 70.299 euros.

Los “ingresos” de la Fundación que permitieron satisfacer dichos gastos procedieron de las facturas que emitió a cinco sociedades de Nummaria.

Dentro del sistema defraudatorio, las entidades vinculadas al despacho no presentan de manera correcta el modelo de declaración informativa de operaciones con terceros, “ocultando a parte de sus clientes, con los que actuarían de manera concertada”. En este modelo los obligados tributarios informan de los pagos e ingresos superiores a 3.000 euros que han realizado durante cada ejercicio, identificando a sus clientes y proveedores. De este modo, en el año 2013, en sus declaraciones de IVA, el conjunto de entidades de Nummaria manifestaron haber facturado (IVA incluido) un total de 7,7 millones de euros, si bien, declararon haber tenido cobros por casi dos millones de euros menos.

Transferencias a Suiza

Por otro lado, las entidades del despacho declararon haber efectuado transferencias a Suiza entre los años 2010 y 2012 por, al menos, 2,3 millones de euros, lo que hace indiciar la comisión de un delito de blanqueo de capitales. En 2014-2015, las salidas al exterior han sido a Portugal, por un total de, al menos, 931.000 euros. Asimismo, las entidades operativas de Nummaria disponen de un importante patrimonio inmobiliario, con un valor catastral total de 16 millones de euros.