Los hechos sucedieron en la estación de Nueva Numancia, en la línea 1.

Los hechos sucedieron en la estación de Nueva Numancia, en la línea 1.

Sucesos

Manuel, el guardia civil que ha frenado una pelea con machete en un vagón atestado del Metro

El hombre logró reducir al joven abalanzándose sobre él. El guardia civil fuera de servicio se encontraba en la línea 1 del Metro de Madrid.

Noticias relacionadas

El pasado 31 de octubre, Manuel, un guardia civil que se encontraba fuera de servicio, consiguió detener una reyerta entre dos bandas latinas en un vagón del Metro de Madrid. Los hechos tuvieron lugar en la línea 1 del mencionado transporte que recorre Pinar de Chamartín hasta Valdecarros. El agente intervino en el momento en el que uno de los miembros sacó de su mochila un machete. Los pasajeros comenzaron a gritar presos del pánico. Todo ocurrió entre las estaciones de Pacífico y Portazgo

Como informa Telemadrid, el guardia civil se encontraba sentado en uno de los vagones cuando cuatro jóvenes latinos comenzaron a discutir. La tensión fue creciendo hasta que el convoy llegó a la estación de Nueva Numancia. En ese momento, uno de los jóvenes sacó un machete de grandes dimensiones de su mochila. Algunos de los viajeros se tiraron al suelo para evitar ser atacados. Aun así, el chico que portaba el arma se dirigió en todo momento a sus otros tres acompañantes y agredió a uno de ellos.

Un viajero decidió activar la palanca de seguridad y aprovechando el despiste se abalanzó sobre el agresor y consiguió quitarle el arma. Tras identificarse como guardia civil ante los pasajeros y el maquinista del metro, el hombre se bajó del convoy junto a la víctima, a quien retuvo. Allí esperó a que llegara la Policía Nacional para que se hiciera cargo de la investigación. 

No se trata del primer gran incidente protagonizado por bandas latinas en los últimos meses. El pasado 1 de octubre, una reyerta se inició junto a un locutorio del barrio de Vallecas. Esta acabó con nueve detenidos y cuatro personas graves por machetazos y heridas de bala. La mayoría de los detenidos eran menores -de 16 y 17 años-. La Policía incautó una escopeta de cañones recortados, cuatro machetes tipo cortacañas y dos cuchillos.