El cuerpo ha sido encontrado a 100 metros de su casa, en la localidad de Siero.

El cuerpo ha sido encontrado a 100 metros de su casa, en la localidad de Siero.

Sucesos

Aparece el cadáver de un hombre en una carretera de Asturias con un disparo de rifle en la cabeza

En un primer momento, se pensó que el hombre, de 68 años, había sufrido un accidente de tráfico. 

Noticias relacionadas

El cadáver hallado este domingo con signos de violencia en una carretera de Siero (Asturias) tiene un disparo de rifle en la cabeza, según han informado fuentes cercanas al caso. Las fuentes han señalado que en un primer momento se pensó que la causa había sido un accidente de tráfico, pero más tarde los encargados del atestado vieron que tenía un disparo de rifle.

Anteriormente, fuentes de la Guardia Civil habían confirmado la muerte de un hombre de 68 años, cuyo cadáver presenta lesiones en la cabeza y había sido encontrado sobre las 6:30 horas. El cuerpo ha sido trasladado al Instituto de Medicina Legal de Oviedo para que se le practique la autopsia y determinar las causas de la muerte. El cuerpo del hombre ha sido localizado por un vecino a 100 metros de su casa. 

Las fuentes de la Guardia Civil han detallado que el caso se encuentra bajo secreto de sumario en el Juzgado de Guardia de Pola de Siero. La Guardia Civil se ha hecho cargo de las investigaciones y se encuentra trabajando en la zona para aclarar este fallecimiento.

En Valladolid, los Bomberos han tenido que rescatar de un pozo el cadáver de dos hombres. Los cuerpos se encontraban en una fábrica de piensos. Los dos cuerpos sin vida, que estaban situados uno encima del otro, han sido extraídos del pozo y puestos a disposición de los servicios sanitarios. No obstante, los facultativos únicamente han podido certificar su fallecimiento. 

Agentes de la Policía Nacional se han personado en el lugar y se han hecho cargo de las investigaciones. Según las primeras hipótesis, podría tratarse de dos trabajadores de la empresa de piensos, aunque este extremo todavía no ha podido ser confirmado.